Luis Suárez, Messi y Coutinho celebran un gol en La Coruña.

Luis Suárez, Messi y Coutinho celebran un gol en La Coruña. Lavandeira jr Agencia EFE

1ª División

El Barcelona, campeón de Liga por 25ª vez en su historia

La victoria del equipo catalán al Deportivo de La Coruña en Riazor (2-4) cierra un torneo brillante en el que los culés se han merecido ganar su séptima Liga en diez años.

El Barcelona ya es campeón de Liga. A falta de cuatro partidos por disputar, los culés ya tienen el título tras ganar al Deportivo en Riazor. Los culés no es que jugaran bien en La Coruña, pero la tranquilidad con la que disputaron el partido, les valió para ganar a un rival muy inferior y para certificar su victoria en el torneo. El Barça es justo campeón. [Narración y estadísticas: Deportivo de La Coruña 2-4 Barcelona]

En un partido light de fútbol, carente de emoción y en el que el conjunto gallego ya certificó su triste descenso a Segunda, el conjunto de Ernesto Valverde celebró la Liga con una regular actuación en Riazor, adornada con goles de Coutinho y Messi, el argentino en tres ocasiones, a los que respondió Lucas Pérez y Emre Colak. En un ambiente frío, con el Dépor ya agonizando, el Barça 'pasó' del partido y selló al tran tran su séptima liga en la última década. Cuando le empató el Dépor, volvió a acelerar. Todo muy fácil.

En realidad, la Liga culé no se cerró este domingo en La Coruña, sino hace dos meses en el Camp Nou ante el Atlético de Madrid. Aquél 4 de marzo, el Barça llegó por primera vez con cierto aprieto en la clasificación. Si perdía, el equipo de Simeone se colocaba a dos puntos. Lo que acabó pasando fue que los azulgrana alargaron la distancia a ocho puntos gracias a un solitario gol de Leo Messi de falta en un partido lejos de la brillantez.

Leo Messi celebra con Coutinho uno de sus goles en Riazor.

Leo Messi celebra con Coutinho uno de sus goles en Riazor. REUTERS

Y esa ha sido la tónica general de la Liga culé. No es que no haya tenido encuentros excelentes (el del Bernabéu, por ejemplo, fue perfecto), pero si que ha sido un Barça más efectivo que otros años. Ernesto Valverde hizo más práctico a su equipo y se centró en ganar fuera como fuera, sin preocuparse de la forma en la que se jugara. Y así consiguió victorias tan vitales como la de Getafe (jornada 4), la de Bilbao (j10), la de Villarreal (j15), la de Eibar (j24) o el empate en el Pizjuán (j30). En todos esos partidos fue peor, pero siempre sacó los tres puntos (o uno, en caso del Sevilla). Y ahí estuvo la clave.

Que los azulgrana tuvieran esos partidos más flojos no quiere decir que su Liga la haya ganado únicamente por eso. Al contrario, esos encuentros fueron el complemento, quizá también la diferencia con Atlético y Real Madrid, que fallaron en duelos similares. El torneo del Barcelona ha sido brillante y a falta de cuatro jornadas (Real Madrid, Villarreal, Levante y Real Sociedad) tiene la opción de acabar la liga invicto, algo que en España solo ha ocurrido dos veces: el Athletic en 1930 y el Real Madrid en 1932.

El empate en el Metropolitano y la espectacular remontada en Anoeta (de 2-0 a un 2-4) fueron otros momentos claves de una Liga en la que el mejor calificativo para el Barça ha sido el de indestructible. Hasta nueve veces remontó y en otras ocasiones salió vivo de situaciones en las que parecía un milagro hacerlo.

Además de la victoria al Atlético de Madrid en el Camp Nou, otro momento determinante fue la goleada que endosó al Real Madrid en la previa de Nochebuena. El 0-3 en el Bernabéu es la mejor representación de este equipo: una primera parte en la que leyó muy bien el partido y una segunda en la que salió a 'matar' a su rival. La superioridad fue aplastante y la Liga, con ese tipo de victorias, es más prestigiosa.

Sin duda, la gran figura ha sido Leo Messi, que este año no solo ha sido el mejor sino que ha sido decisivo, algo que le faltaba en los últimos años. El argentino ha dado directamente más de diez puntos a su equipo y, en Liga y a diferencia de Champions, sí apareció cuando su equipo le necesitaba. Así como en el último titulo liguero del Barcelona (2016) el jugador más relevante fue Luis Suárez, este año lo fue el argentino.

Después de Messi, Ter Stegen. En los últimos tiempos no ha sido tan decisivo, pero la primera parte del campeonato fue vital. En muchos partidos él mantuvo al Barça y se erigió en mejor portero de la Liga y el mundo junto a Oblak. Eso sí, aún no es Zamora, ya que el esloveno está por delante en esta clasificación. Los últimos partidos, en los que los azulgrana han recibido goles con más facilidad, le puede pasar factura al alemán.

Justo campeón el Barcelona, que logra su título 25 (a ocho del Real Madrid), el séptimo en diez años. Este año dominó de principio a fin, fue el mejor y nunca vio peligrar el título. La distancia siempre fue cómoda y la superioridad, evidente. El Barça, sí, otra vez campeón en España.