Griezmann celebra con Vitolo su gol ante el Málaga.

Griezmann celebra con Vitolo su gol ante el Málaga. EFE

1ª División

Griezmann sólo necesita 39 segundos para acabar con el Málaga

El delantero francés marcó el único tanto del partido. El Atlético se impone al conjunto andaluz (0-1) y sigue al acecho del Barcelona.

Noticias relacionadas

El partido duró 90 minutos, pero podía haber capitulado a los 39 segundos, tras el gol de Griezmann. Porque, realmente, eso fue lo más destacado del encuentro, el único hightlight de una tarde espesa, soporífera y, en definitiva, aburrida. Es la conclusión que se puede sacar de La Rosaleda. Poco más. El Atlético ganó, celebró, homenajeó a Nacho Barberáel cadete fallecido por una parada cardíaca el pasado sábado– y cumplió con lo establecido. Sigue vivo en Liga, mete presión al Barcelona y puede centrarse en la Europa League, a la que vuelve este jueves [narración y estadísticas: 0-1].

No hizo el Atlético su mejor primera parte, pero da igual. Tardó 39 segundos en adelantarse. Griezmann, casi sin quererlo, sin intención, vio caer la pelota en el área, la controló, levantó la cabeza y metió la pelota dentro de la portería. Inauguró el marcador y cerró prácticamente el partido. ¿Tan pronto? Sí. Realmente, el equipo de Simeone no necesitó mucho más. Anotado el gol, se replegó, esperó metido en su campo y manejó los tiempos. No sufrió en defensa, con Lucas y Giménez como pareja de centrales ante las bajas de Godín y Savic, y dejó el tiempo pasar esperando trenzar alguna jugada a la contra para hacer el segundo y sentenciar el encuentro. 

La tranquilidad, sin embargo, tardó en llegar. En primera instancia, porque el Málaga, aunque en el precipicio, lo intentó. De hecho, hasta tuvo alguna para hacer el empate: una falta de Rosales que Oblak consiguió alcanzar en la escuadra. Y en segundo lugar, porque el Atlético mantuvo el tipo en defensa, pero no fue capaz de crear ocasiones en ataque. Ni Diego Costa, bastante desaparecido, ni Griezmann, que tan solo apareció ofensivamente en el gol, ni Correa, que entró en la segunda mitad para sustituir a Vitolo. Ninguno atentó con aumentar la ventaja pasado el minuto 77. 

A partir de ahí, Simeone lo intentó con Fernando Torres, sustituto de Costa. Pero ni con esas. El partido capítulo sin ocasiones y con un incidente: un aparatoso golpe entre el Niño y Lacen que acabó con el segundo tendido sobre el césped. El jugador franco-argelino tuvo que ser atendido y sustituido. Y ahí terminó todo. El Atlético consiguió sacar tres puntos y sigue al acecho del Barcelona. Los rojiblancos no han dicho su última palabra en esta Liga. Van a tener una oportunidad. Y, quién sabe, quizá la aprovechen. Pero eso queda para la siguiente jornada.