Sergio Ramos en el momento de su expulsión.

Sergio Ramos en el momento de su expulsión. Televisiones

1ª División

Sergio Ramos a Piqué tras su expulsión: "¡Olé, ahora hablas!"

El capitán del Real Madrid vio la roja tras una entrada a Leo Messi y se retiró del terreno de juego dedicándole estas palabras (y el gesto de la boca con la mano) a su rival del Barcelona.

Noticias relacionadas

Sergio Ramos ha protagonizado una de las acciones más sonadas de este Clásico. Tras una entrada a Leo Messi que el árbitro Hernández Hernández sancionó con roja directa, el capitán del Real Madrid se retiró del césped del Santiago Bernabéu mandando un 'recado' a Gerard Piqué. "¡Olé, ahora hablas!", le dijo Ramos a su homólogo del FC Barcelona mientras aplaudía, señalaba a toda la grada y miraba a Piqué haciendo el gesto de la boca con la mano, en clara desaprobación con la decisión del colegiado.

Esta reacción del camero es el último episodio de una serie de desencuentros entre ambos futbolistas, todos ellos sucedidos en las últimas semanas. El primero fue a finales de marzo, tras una victoria de la selección española ante Francia en Saint-Denis. Piqué aprovechó su intervención en zona mixta para arremeter contra el eterno rival.

"Yo jamás trabajaría para el Madrid. Del Madrid no me gustan los valores que transmite, a los jugadores los aprecio muchísimo y muchos son amigos. A mí del tema del Madrid lo que no me gusta es ver en el palco las personalidades que hay y cómo mueven los hilos. La persona que imputó a Messi y Neymar y tiene un trato diferente con Cristiano está en el palco", reconoció el jugador del Barça.

Ramos no tardó en responderle minutos después también ante los periodistas. "En todos los palcos se mueven hilos, pero ellos tienen más que callar que nosotros. Si tiramos de hemeroteca... aquel gol de Iniesta (2009)... No están para hablar. Este año, no", aseguró, en clara referencia a la vuelta de octavos de final de Champions entre Barça y PSG.

"Forma parte del personaje de Piqué, no lo vamos a cambiar con 30 años. Hay que disfrutarlo como un gran futbolista que es y que se vista más de blanco porque le va a ir mejor. Lo que diga Piqué no va a cambiar los valores ni los títulos de nuestro club, de nuestro escudo. Lo que diga le va a dar portadas e informativos y vivimos de eso. Las declaraciones, si viniesen de Iniesta, sí que molestarían al club; viniendo de Piqué, no", sentenció.

El "hacha de guerra" quedó enterrada hasta el pasado martes, cuando el pique entre ambos futbolistas fue azuzado por Twitter. Un mensaje del propio Piqué en tono suspicaz sobre la actuación arbitral en la vuelta del Real Madrid-Bayern europeo llevó a que Ramos volviese a responderle con la prensa de por medio.

"Nada nuevo, no me sorprende. Pero que Piqué rebobine un poco, que se ponga el partido del PSG y los tres puntos se le quedarán cortos. A ver mañana (por el miércoles) el árbitro con el Juventus. Que cada uno barra su parcela, pero a veces hablar del Real Madrid da más protagonismo", aseveró el capitán madridista.

Así hasta el Clásico de este domingo, con la clara alusión de Ramos a Piqué a la hora de abandonar el campo. Sin duda, un nuevo episodio de su uno contra uno dialéctico está servido.

Ramos: "Después de un Clásico no me pidas que le dé un abrazo a Piqué"

Sergio Ramos, después del Clásico, habló sobre su acción. Reconoció que su roja había sido "excesiva", y que ha "condicionado al Madrid para jugar los últimos minutos con un jugador menos". Eso sí, admitió haber "llegado tarde". 

En cuanto a las palabras de Piqué, que confesó que "en el Bernabéu están acostumbrados a arbitrajes muy permisivos", el jugador del Real Madrid lo atacó frontalmente: "Dirán lo que quieran los medios de su casa, no me he dirigido al árbitro... Con tanto morbo en cada tuit, en cada cosa, parece ser que os lleváis el gato al agua", dijo a los periodistas. 

Por último, dijo "llevarse bien con Piqué", aunque bromeó: "Después de un Clásico no me pidas que le dé un abrazo".