Willy Caballero se lamenta tras su fallo.

Willy Caballero se lamenta tras su fallo. Reuters

Mundial

El error garrafal de Caballero por el que no volverá a pisar Argentina

El portero de la albiceleste, al intentar sacar el balón desde atrás, le regaló el balón a Rebic, que anotó el primero de Croacia en el Mundial. 

Argentina, tras el empate ante Islandia (1-1), lo tenía complicado. Contra Croacia, en el minuto 53, en su segundo encuentro, dio un paso más hacia su eliminación. La culpa, esta vez, no la tuvo Messi. Ni Agüero. Ni Sampaoli. El error garrafal fue de Willy Caballero. El portero, al sacar el balón jugado, la intentó picar por encima de Rebic, pero lo hizo mal. Muy mal. Y el delantero croata aprovechó para armar la pierna, golpear y marcar un tanto para hundir al país, para mandar al abismo cualquier esperanza.

Pero, obviamente, aunque el error garrafal fue del portero, la culpa es de toda la selección argentina. De primeras, de Sampaoli, que no incluyó ni a Higuaín, ni a Di María, ni a Dybala en la alineación titular. Y, de segundas, por el juego de Argentina, desastroso de principio a fin. Con Messi desaparecido, demasiado solo, con Agüero buscando balones imposibles, y con la defensa, en fin, de aquella manera. Un balón fallado. Otro. Y otro más.

Y, aunque posteriormente lo quiso arreglar Sampaoli metiendo en el campo a Higuaín y a Pavón, no pudo. Sufrió. Mucho. Y Argentina, ya con más corazón que con fútbol, siguió remando hacia el abismo en busca de un gol para la salvación. Pero con ese error de Willy Caballero, garrafal, impropio de un portero de su categoría y el que puso la guinda a un pastel explosivo: el portero, hoy por hoy, no podrá volver a Argentina. ¿Hace falta explicar las razones?