Megan Rapinoe escucha el himno nacional con una rodilla en el suelo.

Megan Rapinoe escucha el himno nacional con una rodilla en el suelo.

Fútbol Internacional

La ley que obliga a los futbolistas de EEUU a escuchar el himno con la mano en el corazón

La federación de fútbol impone una ley para censurar a todos aquellos actos que no sean "respetuosos" cuando suena el himno, tras las protestas que se han producido en el último año contra la violencia racial.

La federación de fútbol de EEUU reveló el pasado sábado una nueva norma para todos los jugadores que representen a su país en competiciones internacionales de cualquier edad y categoría: "permanecer respetuoso" cuando suena el himno nacional.

Es lo que se desprende del borrador de la norma que redactó la federación el pasado 9 de febrero y que desveló este martes el exjugador de la selección estadounidense y analista en 'Fox Soccer' Stuart Holden, quien se hizo con un ejemplar la última junta general anual de la federación que se celebró en Hawaii.

Una propuesta que, tal y como confirmó después Neil Buethe -director de comunicación de la federación-, fue aprobada. En la imagen hecha pública por Holden se puede leer el texto íntegro de la norma, que afirma que "todos aquellos que representen a una selección nacional de la Federación deben permanecer respetuosamente mientras suenen los himnos nacionales en cualquier evento en el que la Federación esté representada".

Megan Rapinoe kneels during national anthem

Sin embargo, el texto no especifica el castigo o pena en caso de incumplir la norma, por lo que desde la federación aseguran que el presidente del organismo, Sunil Gulati, ha establecido que las sanciones se determinarán tras estudiar "caso por caso". Una medida que persigue acabar con los incipientes gestos polémicos respecto al himno nacional que se han producido a lo largo de esta temporada.

El último lo protagonizó la internacional Megan Rapinoe, del Seattle Reign de la liga femenina estadounidense, quien durante el último año se arrodilló en señal de protesta contra la discriminación racial en dos ocasiones, imitando el ya mítico gesto del jugador de la NFL Colin Kaepernick, el quarterback que inició los mensajes subversivos tras la oleada de violencia policial de los últimos dos años vivida en EEUU.

Quizás para prevenir el contagio del espíritu de Kaepernick y Rapinoe, el pasado noviembre Gulati apuntaba en la revista 'FourFourTwo' que "la dirección [de la federación] cree firmemente que hay una diferencia entre jugar para tu club y hacerlo para tu país en esta cuestión. Hay un derecho de libre expresión, pero ella [Rapinoe] tiene obligaciones derivadas de vestirse con el uniforme nacional. Y creemos que esas obligaciones son más importantes cuando estás representando al equipo nacional de EEUU". Toda una declaración de intenciones que ha pasado de la mera advertencia a la censura normativa.