Wayne Shaw, con su bocadillo durante el Sutton-Arsenal.

Wayne Shaw, con su bocadillo durante el Sutton-Arsenal.

Fútbol Internacional FÚTBOL INTERNACIONAL

¿Hay una apuesta ilegal detrás del bocadillo que se comió el portero de 115 kilos?

Wayne Shaw, de 45 años, renuncia a seguir en el Sutton tras destaparse que casas de apuestas pagaban 8 a 1 que se comiera un bocadillo ante el Arsenal. 

¿Puede imaginar a un portero de 45 años y 115 kilos? Pues vamos más allá: ¿puede imaginar a un portero de 45 años y 115 kilos que juega en un equipo de 5ª división y que en su partido de FA Cup contra el Arsenal se come un bocadillo con su papel de plata y todo? Y un poco más allá todavía: ¿puede imaginar que ese bocadillo tuviera su origen en una casa de apuestas que se preguntaba si se lo comería en el descanso o no? No imagine, es todo realidad.

Wayne Shaw, que efectivamente tiene 45 años y pesa 115 kilos, se hizo famoso cuando su equipo, el Sutton, eliminó al Leeds United en la FA Cup inglesa y se clasificó para los octavos de final. Un personaje peculiar en el ultraprofesionalizado mundo del fútbol que se ha ganado el cariño no sólo de su afición, sino que ha robado un trocito del corazón de cada aficionado al fútbol. De hecho, las previas de un partido claramente decantado para los 'gunners' incluso antes del pitido inicial eran para él, no para Arsene Wenger o Alexis Sánchez. No, eran para él.

Quizás por todo ello a nadie le pareció extraño que en pleno partido (y una vez su equipo había hecho los tres cambios, que la profesionalidad va por delante), Shaw desenvolviese un bocadillo perfectamente cubierto de papel de plata y cual infante en pleno recreo se diese un homenaje. Nadie le preguntó qué llevaba dentro, pero siendo inglés como es puede hacerse una idea. Eso sí, al final del encuentro sí le preguntaron por un asunto algo más peliguado: ¿tenía su bocadillo algo que ver con las casas de apuestas?

El portero renuncia a seguir en el equipo

Al bueno de Wayne Shaw le ha costado caro ese bocadillo. En la tarde de este martes, horas después del partido ante el Arsenal, ha renunciado a seguir en el Sutton. Una dimisión en toda regla que ha aceptado el equipo londinense. Así lo confirmó Paul Doswell, entrenador del equipo: "Ha sido muy decepcionante. Es un final muy triste a lo que era una buena historia", comentó el técnico. 

"Estoy devastado y el presidente también. He hablado con Wayne y el tipo está llorando por el teléfono. Es una situación muy triste", dijo a Sky Sports News. "Podría ser divertido para algunas personas, pero para mi y el club en una mala imagen", añadió.

Shaw: "No había comido nada en todo el día"

"Algunos amigos me lo han dicho antes: 'Oye, ¿qué pasa con esa apuesta 8 a 1 de si te comías el bocadillo?'. Y yo les dije: 'No tengo ni idea, no he comido nada en todo el día, así que...'", señaló Wayne Shaw nada más acabar el encuentro. Claro, que no terminó ahí: "Pensé que podríamos seguir la broma, así que me dije 'Vamos a hacerlo'. Todos los cambios estaban hechos y ya perdíamos 2-0".

Estas declaraciones hacen referencia a la apuesta que horas antes del encuentro apareció en Sun Bets, la casa de apuestas del diario The Sun, en la que se paga 8 a 1 a quienes apostasen que Wayne Shaw se comería "una tarta" (no un bocadillo) en cualquier momento del encuentro contra los gunners. Apuesta que unida a sus declaraciones constituye una probable irregularidad en lo referente a la participación de los futbolistas en apuestas ilegales.

"Creo que unos pocos apostaron, aunque obviamente nosotros (los jugadores del Sutton) no tenemos permitido apostar. Quizás apostaron unos pocos amigos y algunos aficionados", reconoció minutos después.

La regulación sobre apuestas de la federación inglesa establece que un jugador no debe "instruir, causar o permitir" a cualquier persona apostar "al resultado, el desarrollo del partido, la conducta de los jugadores o cualquier otro aspecto que pueda suceder durante un partido de fútbol o una competición". Además, prohibe específicamente a los jugadores transmitir "cualquier información relacionada con el fútbol" que haya sido "obtenida en virtud de su posición dentro del terreno de juego". 

La casa de apuestas Sun Bets utilizó el encuentro como forma de promoción y no sólo patrocinó la camiseta del Sutton durante su encuentro con el Arsenal sino que copó las vallas publicitarias del estadio Gander Green Lane como parte de una promoción especial con motivo del encuentro de la FA Cup.