Arnaiz celebra con Paulinho su gol ante el Celta.

Arnaiz celebra con Paulinho su gol ante el Celta. Efe

Copa del Rey COPA DEL REY

El Barça espera al Camp Nou y Leganés y Levante ya sueñan con los cuartos de Copa

Arnaiz hizo de Messi en Balaídos, aunque el conjunto azulgrana aún tendrá que asegurar la eliminatoria en el encuentro de vuelta.

Dictará sentencia el Camp Nou en la eliminatoria entre Barcelona y Celta después del 1-1 de Balaídos, mientras que Leganés (1-0 ante el Villarreal en Butarque) y Levante (1-2 frente al Espanyol en Cornellà) ya sueñan con estar en el bombo de los cuartos de final de la Copa del Rey.

Sin Messi, Luis Suárez e Iniesta, y alertado de la idea del Celta de buscar la posesión de la pelota, Ernesto Valverde colocó al joven Arnáiz como delantero centro, rodeado por Aleix Vidal, Denis Suárez y André Gomes. , metió músculo para afrontar el encuentro. De hecho, no se equivocó  y el Celta salió presto para robarle el balón al Barcelona y marcar el ritmo de partido. E intuyó que solo con velocidad podría cuartear la defensa del equipo menos goleado de la Liga. Sin embargo, la paciencia tuvo premio para el equipo azulgrana.

En un contraataque de manual al cuarto de hora de partido, el único gol del Barça tuvo una secuencia con tres jugadores implicados: recuperó André Gomes en la frontal de su área; el portugués buscó a Denis Suárez, que avanzó en la contra sin ritmo 'messiniano'; Denis Suárez le devolvió el balón a André Gomes, que aguantó hasta encontrar el centro lateral perfecto; el joven talaverano acompañó la jugada por la zona central del área para marcar el gol. Una buena contra, un mal repliegue celeste y un gol con quince minutos de juego.

Ese gol desajustó el ritmo del Celta, que se recompuso en 10 minutos y con una jugada de tiralíneas de Sisto, Aspas, Jozabed y Maxi Gómez en la que, pase a pase, tuvo un primer remate al travesaño de Aspas y acto seguido un cañonazo lateral de Sisto convirtió el gol de empate.

El Barça tomó las riendas del encuentro a la vuelta del descanso y el Celta acusó el cansancio de más, aunque los cambios de Unzué, especialmente Mor, reavivaron al equipo y cerca estuvieron de darle un disgusto al equipo azulgrana, que vivió el retorno de Moussa Dembele después de casi cuatro meses de lesión.

Por su parte, el Levante sacó petróleo de su vista a Cornellà-El Prat al remontar su partido ante un Espanyol (1-2) que no mereció perder y que, la próxima semana, tendrá que ir a Valencia a dar la vuelta a la eliminatoria de octavos de final, si quiere seguir vivo en la Copa del Rey. Morales fue el hombre del partido al marcar, de penalti, el primer tanto visitante, y fabricar el segundo. El Espanyol llegó más, pero no tuvo el premio a su insistencia. Además, el Leganés tomó ventaja frente al Villarreal gracias a un tanto de Amrabat en el arranque de la segunda mitad.