Un seguidor del Liverpool, en el suelo antes del partido ante el Sevilla

Un seguidor del Liverpool, en el suelo antes del partido ante el Sevilla

Champions League Sevilla - Liverpool

Discriminación y agresiones: los seguidores del Liverpool denuncian el trato de la policía de Sevilla

Varios aficionados narran el "maltrato" de los agentes durante el partido de Champions: "Me dijeron que al ser ciego no debía estar ahí".

La afición 'Red' clama contra el trato policial recibido en Sevilla el pasado martes con motivo de su enfrentamiento en Champions. Agresiones, insultos, empujones, masificación e incluso discriminación son algunos de los hechos que varios seguidores del Liverpool denuncian. El club, "preocupado" por la seguridad de quienes les acompañan en sus visitas europeas, lo investiga. En el Sevilla niegan los hechos: "Solo hubo problemas con entradas falsas, la afición del Liverpool tuvo un buen comportamiento".

Policía de sevilla partido

Así lo creen también en la ciudad del Merseyside, donde decenas de seguidores han mostrado su queja pública por los "malos tratos" recibidos en el Sánchez Pizjuán pese a no haber causado ningún problema durante el día en la ciudad. "Nunca me han tratado así en un partido de fútbol, nos maltrataron", dice Craig Hanan, jefe de marketing de la web The Anfield Wrap. "Llegamos media hora antes del inicio del partido y ya allí vimos que tendríamos un recibimiento hostil". En la puerta 10 del estadio esperaban impacientes su entrada, pero los antidisturbios, preparados con escudos, impidieron todo movimiento de centenares de aficionados. "Un amigo estaba haciendo un vídeo del estadio y le tiraron el móvil al suelo de un golpe".

Policía Sevilla

Allí también se encontraba Eamon con su novia Helena Martel, residente en Chester y de origen español, quien puso una queja formal a la Policía. "Hemos ido a países donde piensas que van a ser mucho más hostiles", dice Eamon a The Guardian. Helena cuenta cómo la situación general se complicó con su novio al ser ciego. "Le trataron muy mal. Pedí a una agente ayudarle a llegar a la puerta. Le entregó la entrada y su respuesta fue que si era ciego no debería estar allí". Además, denuncia que le quitaron el bastón. "Lo recuperé, me lo volvieron a quitar y tuvo que intervenir gente. Es asqueroso que traten así a una persona ciega".

Cuando el partido ya había empezado, centenares de personas seguían a las puertas del Pizjuán sin ninguna explicación. "Nos empujaron a otra zona con los escudos, nos quitaron las mochilas sin ninguna indicación de dónde buscarlas luego. Tenía mi ordenador y mi cartera", narra Craig. "Un amigo se quedó sin entrar después de pagar el viaje y la entrada. Tres personas de seguridad y un policía le empujaron varias veces". 

Una vez dentro, el caos. Así lo explica Gareth Roberts, editor de The Anfield Wrap: "Conforme subíamos las escaleras, vimos que todo era un desastre. Sentarte donde pudieras, ir donde pudieras", lamenta. "Nos fueron empujando hacia arriba, incluso a los que no teníamos entrada para esa zona", narra Craig. "Me encontré dentro con un amigo que estaba asustado, acababa de ver cómo pegaban a un compañero con la porra mientras estaba en el suelo. La Policía seguía empujándonos con los escudos y perdí a mis amigos. ¡No había espacio para tanta gente! Nos sentimos inseguros, no cabíamos. Cuando intenté explicarles que tenía entrada para otra zona, me siguieron empujando. Es como si antes del partido ya hubieran decidido hacernos la noche difícil. Y eso que durante el día hubo un gran ambiente en la ciudad". El ambiente fue tan festivo que incluso homenajearon a Antonio Puerta. 

Una bandera con el lema 'Defiance' (desafío) fue otro de los objetos de la polémica. "Nos la arrancaron porque decían que era demasiado política. ¿Política? ¡Es sobre el carácter de la gente de Liverpool". Anna Burgess, en declaraciones a la radio local de la ciudad, Radio City Talk, cuenta que acabó en el suelo cuando fue "agarrada y empujada por la espalda" en la puerta mientras se disponía a entrar. 

La pesadilla no finalizó al llegar al aeropuerto. "Cuando después del partido intentamos recuperar nuestras cosas, la gente de seguridad nos gritaba 'fuck off'. Fuimos tratados como criminales", concluye Craig. 

El Liverpool lo investiga

"Debido a las numerosas quejas recibidas, el Liverpool investigará el trato dado por el personal de seguridad y la policía local de Sevilla a nuestros aficionados. La seguridad de nuestros seguidores es importante", rezaba un comunicado del club inglés el día posterior al encuentro.

Entradas del Sevilla - Liverpool

Entradas del Sevilla - Liverpool

Pese a este anuncio, el club también ha sido objeto de críticas por no defenderles. Matt Vanenburg, uno de los afectados, explotó minutos después en redes sociales: "Los policías españoles son gilipollas, todos lo sabemos. Pero qué decir del personal del LFC. No les importamos en absoluto, no hacían nada mientras nos daban una paliza en el suelo y eso es inaceptable. Preguntamos a una chica que llevaba una chaqueta del Liverpool para conseguir una ambulancia para un chico que estaba en el suelo con su cabeza abierta, y se fue. Este club está acabado, la máquina del fútbol moderno no se preocupa por nosotros, solo por el dinero".

En un nuevo comunicado, el Liverpool pidió este viernes documentar sus experiencias durante el partido debido al gran número de quejas recibidas. "Tenemos la colaboración de la policía de Merseyside y de FA (Federación inglesa). "Tienen que enviarnos su entrada, localización y cualquier documentación que ayude como fotografías o vídeos", dicen.

Versión del Sevilla

Fuentes del club informaron a EFE de que la Policía Nacional y el propio Sevilla permitieron la permanencia en el acceso de la afición del club inglés de tres policías británicos, entre ellos el coordinador de seguridad para el club de LiverpoolTambién señalan que adicionalmente se encontraban en esa misma zona el director de seguridad del Liverpool y seis auxiliares, que fueron testigos directos de una entrada de la afición del Liverpool y una permanencia en la grada sin problema alguno de seguridad.

Según el Sevilla, la actitud de los seguidores ingleses fue en todo momento correcta y el dispositivo de seguridad público y privado se limitó a ejercer los controles oportunos.En estos controles se detectaron aproximadamente 200 entradas falsas que no daban acceso al estadio y cuyos portadores no pudieron acceder al mismo, algo que se había advertido formalmente al club británico con ocasión de las reuniones de seguridad que se han tenido desde el pasado septiembre, según las mismas fuentes.