Al-Khelaifi, presidente del PSG. Foto: psg.fr

Al-Khelaifi, presidente del PSG. Foto: psg.fr

Fútbol CORRUPCIÓN

Al-Khelaifi, presidente del PSG, envuelto en un caso de corrupción

Una empresa cuya propiedad pertenece en parte al catarí, habría pagado a la IAAF para lograr que el Mundial de Atletismo se celebre en Qatar.

Noticias relacionadas

Le crecen los 'enanos' a Nasser Al-Khelaifi. Poco tiempo después de las filtraciones de Football Leaks que relacionan al PSG con un supuesto dopaje financiero y un sistema de registro con discriminación étnica, el presidente del club se ha visto envuelto en un caso de corrupción.

Tal y como informa Mediapart, el catarí acudió como testigo asistido al juicio celebrado el pasado miércoles 20 de marzo bajo la instrucción del magistrado Renaud Van Ruymbeke. "Testigo asistido" es un paso intermedio entre simple testigo y procesado, por lo que el empresario árabe, presidente del canal televisivo beIN Sports, podría estar en serios problemas.

El caso en cuestión se debe a un supuesto lavado de dinero en la adjudicación del Campeonato Mundial de AtletismoQatar. Las sospechas provienen de dos transferencias reveladas por el diario Le Monde, las cuales sumaban un total de 3,5 millones de dólares -algo más de tres millones de euros- realizadas en los meses de octubre y noviembre del año 2011 por la compañía Oryx Qatar Sport Investments a favor de la compañía Pamodzi Sports Consulting, propiedad del empresario senegalés Papa Massata Diack.

Al Khelaifi, presidente del PSG.

Al Khelaifi, presidente del PSG. REUTERS

Este no es otro que el hijo de Lamine Diack, presidente de la Federación Internacional de Atletismo entre los años 1999 y 2015. De esta forma, y bajo sospecha de corrupción, una orden de arresto fue emitida e 2017 por los tribunales frances en contra de Papa Massata Diack. Instalado en Dakar, Papa Massata nunca respondió a la citación de magistrados.

Tal y como afirma Mediapart, Oryx Qatar Sport Investments es totalmente independiente de Qatar Sports Investments, fondo presidido por Nasser Al-Khelaifi. Se trata de una empresa registrada en Qatar y cuya propiedad está dividida a partes iguales entre el propio Al-Khelaifi y su hermano Khalid.

Esta compañía supuestamente pagó a Papa Massata Diack justo antes de la votación del 11 de noviembre de 2011, en la que se otorgó el mundial de atletismo mundial de 2017 a Londres, pero se asignó la siguiente edición, la de 2019, a Qatar.

[Más información: Al-Khelaïfi: "El Real Madrid sabe que Neymar no está en venta"]