Messi, en el Atlético - Barcelona

Messi, en el Atlético - Barcelona Rodrigo Jiménez Agencia EFE

Fútbol LIONEL MESSI

2018, el año para olvidar de Messi: fuera de los grandes premios individuales

Hablar de Lionel Messi son palabras mayúsculas. Es hacerlo de uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, ganador de todos los trofeos posibles a nivel de clubes tras una vida entera vistiendo los colores del FC Barcelona, club del que, por cierto, es el máximo goleador histórico. En 2018, el atacante argentino volvió a deslumbrar, ganando La Liga y la Copa del Rey con el conjunto azulgrana.

Sin embargo, este año será también recordado por la floja presencia del cinco veces ganador del Balón de Oro en los premios individuales. Su mala participación en la Champions League, donde la Roma remontó al Barça un 4-1 en el partido de ida de los cuartos de final, así como en el Mundial de Rusia 2018, donde la selección de Argentina fue eliminada en octavos por Francia tras pasar como segunda de grupo en una fase desastrosa, han pesado mucho.

Fuera de todos los premios individuales

Primero fue el Premio UEFA al Mejor Jugador en Europa, entregado el 25 de agosto y donde Messi se quedó fuera del top tres. Éste estuvo integrado por Luka ModricCristiano RonaldoMohamed Salah.

El segundo galardón individual en entregarse fue el The Best, otorgado por la FIFA el 24 de septiembre. Messi finalizó en la quinta posición entre los nominados a mejor jugador, con tan solo un 9,81% de los votos -los cuales se reparten entre capitanes, seleccionador, periodistas y aficionados- y superado de nuevo por Luka Modric -el ganador-, Cristiano Ronaldo, Mohamed Salah y Kylian Mbappé.

Modric recoge el Balón de Oro

Modric recoge el Balón de Oro Reuters

Después llegó el Balón de Oro, el más prestigioso de la lista, y que de nuevo fue a parar a las manos de Luka Modric, cuya gran temporada con el Real Madrid y la selección de Croacia le ha ganado elogios en el mundo entero. Messi volvió a quedar en quinta posición con 280 puntos -un 9,72% del total-, superado por el citado centrocampista, Cristiano Ronaldo, Antoine Griezmann y Mbappé.

Precisamente estos tres últimos han sido los nominados a mejor jugador del año en los Globe Soccer Awards, lo que ha supuesto el último fracaso de Messi. Pese a la insistencia de numerosos aficionados -generalmente culés- por reivindicar al extremo como el mejor jugador de todos los tiempos e insuperable por ningún otro contemporáneo, lo cierto es que periodistas, deportistas y numerosos hinchas parecen coincidir en que su año no ha estado a la altura.

Los motivos

Lo cierto es que, pese a su gran juego, Messi se ha visto opacado por un único pero gran defecto: desaparecer en las grandes citas. El argentino arrasó en los trofeos nacionales, donde a largo plazo tan solo el Real Madrid y en menor medida el Atlético de Madrid pueden hacer sombra al Barça.

Sin embargo, a la hora de la verdad, cuando la Roma estaba ganando 2-0 en el estadio Olímpico y se situaba a tan solo un gol de remontar la eliminatoria, Messi no apareció. El Barcelona cayó de manera histórica frente a un rival de mucho menor nivel.

Messi dando la mano a Sampaoli durante un partido del pasado Mundial

Messi dando la mano a Sampaoli durante un partido del pasado Mundial Reuters

Lo mismo ocurrió en el Mundial. Argentina no logró pasar del empate a uno ante Islandia, y fue aplastada por Croacia, quien ganó a los albicelestes por 3-0 en, precisamente, un gran partido de Modric. La victoria por 1-2 ante Nigeria tan solo sirvió para lograr una segunda plaza que maquillaba lo que ya era un descalabro histórico. Y este se confirmó en los octavos, donde Argentina cayó por 4-3 ante la que a la postre sería la campeona, Francia, ofreciendo más garra que buen juego.

En todas estas citas se puso el foco sobre Messi. Si bien su selección está muy descompensada -grandes delanteros, pero defensas y centrocampistas de segundo nivel-, en el Barça no estaba precisamente mal acompañado. El fútbol lo deciden detalles. Nadie sabe lo que hubiera pasado si Messi hubiera aparecido en los momentos más decisivos y guiado a su equipo a la gloria. Pero no apareció. Y lo ha pagado.

[Más información: Claudio Tapia: "Messi nunca se fue de la selección, cuando le convoque estará"]