Sonaban todas las alarmas en los despachos del Arsenal. La bomba informativa ha sido la publicación de un vídeo en el medio inglés The Sun en el que se podía ver a varios jugadores del club durante una fiesta inhalando hippy crack, droga comúnmente conocida en España como 'el gas de la risa'. La repercusión ha sido aún mayor al ser varias estrellas del conjunto de Emery las que se gastaron más de 30.000 euros durante esa noche.

Alexandre Lacazette, Matteo Guendouzi, Sead Kolasinac, Mesut Özil, Shkodran Mustafi y Pierre-Emerick Aubameyang son los jugadores reconocidos por las imágenes. Según el vídeo y la información del diario, varios de estos futbolistas del Arsenal "colapsaron" y "perdieron la consciencia" tras consumir el adictivo hippy crack inhalándolo a través globos.

A la fiesta privada en el exclusivo Tape Club de Londres, en la que tampoco faltaron el vino espumoso y el vodka, fueron invitadas 70 mujeres para acompañar a los futbolistas y la factura final de la noche ascendió a 33.685 euros.

¿Qué es el hippy crack?

'El gas de la risa' es el nombre que se le da al óxido nitroso o monóxido de dinitrógeno (N2O). Se trata de un potente defensor del sistema nervioso central. Cuentan los que lo han probado que el efecto es parecido de algún modo al que produce la inhalación de disolventes y pegamentos.

La droga que consumieron es una sustancia de comercialización legal solo si se trata con fines médicos o industriales. En el ámbito de la medicina se emplea como analgésico y anestésico ocasional. En el mundo de la automoción se utiliza para dotar de más potencia a los coches. Pero en el momento en el que se destina al consumo humano  pasa a ser considerada una droga de abuso y, por lo tanto, una sustancia ilegal. 

Su utilización en los hospitales debe ser controlada desde el primer momento. Cuando una mujer va a dar a luz se usa en ocasiones este gas y, en otras operaciones también, ante posibles alergias a la anestesia tradicional. No es una petición, es el hospital y los facultativos quienes lo recomiendan. La sensación de analgesia es la clave.

Comienza a ser un problema en España

Desde el año 2016, esta droga ha ganado protagonismo y su consumo aumenta según va pasando el tiempo. Tiene unos efectos agradables para el consumidor, pero a su vez es peligrosa y puede acabar con la vida de quien abusa de ella. Es dulce, te deja una sensación de borrachera instantánea y atonta. La posibilidad de comprarlo con la justificación de que es para otros fines ha ayudado a que su consumo se extienda.

En España comenzó a popularizarse su consumo ya se aseguraba que era una sustancia inocua debido a que los pulmones descomponen el gas. Hasta hace no mucho, el consumo no ha estado estigmatizado, tanto que incluso en el popular programa de entretenimiento El Hormiguero se ha utilizado dentro de la famosa sección de ciencia.

En 2013, cuando el programa aún se emitía en Cuatro, el cómico Enrique Pérez, popularmente conocido como Flipy, apareció en plató para explicar en qué consistía 'el gas de la risa', claramente bajo los efectos del mismo. Además del colaborador, otros miembros del equipo del programa aparecieron en la emisión mostrando los efectos que tenía el consumo del gas.

La droga 'Hippy Crack' en 'El Hormiguero'

Una droga famosa en la Premier

En 2015, el futbolista inglés del Manchester City, Raheem Sterling, fue visto en Ibiza tomando óxido nitroso. La publicación del vídeo fue un auténtico escándalo y los medios ingleses abrieron sus portadas con esas imágenes.

Otro jugador de la Premier League que consumió esta droga fue Kyle Walker, dos años antes. El actual lateral del Manchester City, pero que por aquel entonces militaba en el Tottenham, fue visto consumiendo la sustancia en un local nocturno. El lateral diestro pidió disculpas de inmediato tras el grave impacto que provocó la noticia por el aquel entonces. 

Portadas de la prensa inglesa tras los escándolos del 'hippy crack'

Portadas de la prensa inglesa tras los escándolos del 'hippy crack'

El principal consumidor de óxido nitroso del mundo es Gran Bretaña. En la noche de Londres o Manchester es muy habitual encontrar a distribuidores callejeros del 'gas de la risa'. Precisamente, en las tres operaciones que ha llevado a cabo la policía en España recientemente, los suministradores son ingleses. La policía británica explicaba que en una sola noche llegaron a encontrar 1.200 cartuchos vacíos de 'gas de la risa' en el barrio de Shoreditch.

En 2013, unos hosteleros visionarios de Villanueva de la Cañada (Madrid) decidieron empezar a ofrecer 'gas de la risa' en su bar de copas. El resultado fue una intervención de la Guardia Civil en la que se decomisaron 700 dosis de óxido nitroso. 

La muerte, un posible efecto secundario

Su consumo puede ser mortal, aunque no se trata de una sustancia muy peligrosa, siempre y cuando se controle su uso. En pequeñas cantidades es prácticamente inocuo y los pulmones descomponen todo el gas, pero el abuso puede llegar a producir un colapso pulmonar. Morir por la risa es técnicamente posible con el óxido nitroso

Detrás de la risa y la diversión, lo que empezó siendo como un gracioso pasatiempo, se ha convertido en un peligro para la sociedad. Desde 2006 se han registrado 17 muertes por la inhalación de 'gas de la risa' y la policía ha endurecido la facilidad de conseguirlo, con grandes redadas en los últimos años. 

En El Hormiguero se utilizó como un simple momento de diversión, pero nadie se podía imaginar el ascenso y el peligro que se le ha otorgado a dicha sustancia. Fuera del caso de los jugadores profesionales del Arsenal, el hippy crack se ha convertido en un gran problema debido a los temidos efectos secundarios.