Dembelé, en un partido de Liga esta temporada.

Dembelé, en un partido de Liga esta temporada. REUTERS

Fútbol FC BARCELONA

El Barcelona empieza a buscar una salida para Dembélé en enero

Noticias relacionadas

Cuando parecía que el culebrón entre Ousmane Dembélé y el FC Barcelona se había terminado los rumores en torno a una posible salida han vuelto a cobrar protagonismo. El francés, que arrancó la temporada con tres goles en las primeras cuatro jornadas de Liga y fue fundamental para que el Barça lograra la Supercopa de España, ha vuelto a las andadas.

El pasado miércoles, Dembélé llegó tarde 25 minutos a la concentración del equipo previa al duelo de Champions ante el Inter de Milán, algo que ha vuelto a poner al galo en el disparadero de salida. Y es que según comentó ayer la emisora catalana RAC1, desde el pasado jueves el club vuelven a barajar la marcha de Dembélé en el próximo mercado de fichajes.

El primero en darle un nuevo toque de atención fue Ernesto Valverde, que lo dejó en el banquillo ante el Inter, presumiblemente, por su despiste horario, aunque el 'txingurri' aseguró en la previa del Clásico que su suplencia no tuvo nada que ver con eso: "Si llega algún día un poco más tarde no tiene ninguna importancia. me fijo sobre todo en la cuestión deportiva y lo que nos da en el campo. ¿Lo importante es que si el otro día llegó tarde? Pues no... Cuando nos encontrábamos en la charla, estaba en el momento justo, en el sitio oportuno, donde tenía que estar", aseguró el técnico cacereño.

Dembélé, ante el Sevilla.

Dembélé, ante el Sevilla. Alberto Estevez EFE

Un fichaje estrella que sigue sin dar sus frutos

La trayectoria de Dembélé en el FC Barcelona ha sido una montaña rusa. Llegó en agosto a cambio de 103 millones de euros más 43 en variables, en el que fue el fichaje más caro de la historia azulgrana antes de la llegada de Coutinho en enero. En su primer año, y tras dos partidos de Liga, el extremo se rompió el tendón del bíceps femoral de la pierna izquierda y no volvió a reaparecer hasta el mes de febrero.

Después llegó el verano y el Mundial de Rusia, donde apenas contribuyó al título mundial de la selección francesa. Fue entonces cuando la directiva del Barça comenzó a barajar su marcha. Su mala adaptación al club, su dieta irregular y sus retrasos en algunos entrenamientos colmaron la paciencia en el Camp Nou.

Pero llegó agosto y las esperanzas con Dembélé volvieron a renacer durante los meses de agosto y septiembre con varias actuaciones de mérito, un espejismo que vuelve a preocupar en Can Barça.