Mourinho durante el partido del Manchester United ante el Leicester City

Mourinho durante el partido del Manchester United ante el Leicester City EFE

Fútbol FÚTBOL INTERNACIONAL

Mourinho pensó en dimitir con el Manchester United

José Mourinho sopesó este verano presentar su dimisión como entrenador del Manchester United tras sentirse insatisfecho debido a sus demandas en el mercado de fichajes

Según Daily Mirror, el técnico portugués habría comentado a su entorno que "en otro club habría dimitido". Finalmente decidió continuar en los red devils debido a sus ganas de triunfar en Old Trafford. En enero de este año, prolongó su contrato dos temporadas más, hasta 2020.

El entrenador portugués no está muy contento con Woodward, vicepresidente ejecutivo del Manchester United, debido a que no atendido sus peticiones de fichajes este verano. El luso piensa que sin más refuerzos será difícil plantar batalla por el título al Manchester City y a otros equipos como puede ser el Liverpool o el Chelsea. Mourinho solicitó con mucha insistencia la incorporación de un central, pero Woodward no quiso pagar lo que el Leicester y el Tottenham pedían por Habby Maguire y Toby Alderweireld, respectivamente.

Gasto del United este verano

El equipo inglés ha invertido este verano casi 75 millones de libras (unos 82,7 millones de euros) en varios fichajes. Destacan los de Fred, por 59 millones, y Dalot por 22, además de los casi dos millones pagados por el portero Lee Grant. Los de Old Trafford se sitúan así como el séptimo equipo con mayor gasto en la Premier, por detrás del Liverpool, casi 183 millones, y Chelsea, 137 millones. A su vez han gastado más que Arsenal (79 millones) o Manchester City (casi 72 millones).

La propuesta por echar a Mourinho fracasó

Mourinho era uno de los entrenadores, según las apuestas, que más opciones tenía para ser destituido esta temporada en la Premier League. Incluso un aficionado lanzó una campaña para intentar ver lejos al portugués del banquillo de Old Trafford.

Un seguidor del United aprovechó para lanzar una campaña de crowdfunding con la intención de reunir el dinero necesario para pagar los 12 millones de libras de su finiquito. La campaña, como era de prever, fracasó reuniendo tan solo 25 libras, unos 30 euros, en casi dos semanas.