Nacho Barberá posa junto con sus compañeros tras ser convocado por la selección valenciana.

Nacho Barberá posa junto con sus compañeros tras ser convocado por la selección valenciana.

Fútbol

Así era Nacho Barberá, la promesa del fútbol valenciano de 15 años que murió en un partido del Alzira

El adolescente, cadete de primer año, falleció mientras disputaba un encuentro contra el Ontinyent. Su padre era miembro de la junta directiva del club y responsable del fútbol base. 

Hubo un Dani Jarque, un Antonio Puerta… Y hay, tristemente, un Nacho Barberá. El deporte se ha vuelto a vestir de luto tras la muerte del cadete del Alzira (categoría de 15-16 años), que falleció el sábado por la tarde mientras jugaba al fútbol. El adolescente perdió la vida durante el partido que disputaba su equipo contra el Ontinyent en el Campo Municipal de La Purísima. Cayó al suelo desplomado y, aunque todavía se desconocen las causas o los detalles que causaron su fallecimiento, todo indica a que se trataría de un infarto por una anomalía cardíaca.

Nacho Barberá era una de las jóvenes promesas del club. Había sido capitán en la categoría de infantil, como se puede ver en la foto de archivo que adjuntó la entidad, y había desarrollado toda su carrera en el Alzira. Entró en el club cuando tenía siete años, en la categoría de prebenjamines, y había ido progresando y pasando por el resto de divisiones del club. Había sido benjamín, alevín, infantil y ahora era cadete de primer año.

El fútbol, además, lo llevaba en los genes. Su padre, Fernando Barberá, es miembro de la actual junta directiva del club y responsable del fútbol base de la entidad. Y él, siguiendo la estela familiar, era uno de los jugadores más destacados del equipo cadete. De hecho, había sido convocado con la selección valenciana comarcal y había estado entrenando esta misma semana junto a sus compañeros Alberto Bernabéu, Sergi García y Alejandro Pérez, tal y como hizo público en su día el club a través de su página de Facebook.

Su fallecimiento se produjo, tristemente, en la tarde del sábado y el club lo hizo público en sus redes sociales a la hora de la cena: “La UD Alzira está de luto. Esta tarde ha fallecido durante un partido en Ontinyent su futbolista Nacho Barberá. Quedan suspendidos todos los partidos de los equipos de fútbol base, tanto en casa como de visitantes”, escribió la entidad en su cuenta de Twitter, adjuntando la noticia con una foto del adolescente cuando pertenecía al infantil A del club. Entonces, llevaba el brazalete de capitán.

Ahora, queda por esclarecer cuáles han sido las causas de la muerte de Nacho Barberá. Todo indica a que se trata de un infarto producido por una anomalía cardíaca. Pero eso se sabrá con posterioridad. De momento, sólo queda lamentar su fallecimiento. De nuevo, el fútbol, por desgracia, se viste de luto y pone de relieve la necesidad de que cualquier deportista se haga pruebas médicas antes de ponerse las zapatillas. Esta vez le ha tocado a Alcira, población de 44.000 habitantes, que llora pérdida del adolescente. Que descanse en paz.