Bíttolo abandonando el campo tras el golpe.

Bíttolo abandonando el campo tras el golpe. Más que Alba

Fútbol

Un jugador del Albacete necesita 10 puntos en el pene por un pisotón de Zozulya

Bíttolo tuvo que retirarse en los últimos minutos del partido ante el Huesca debido a un golpe fortuito de su compañero de equipo en un saque de esquina. Los locales se estaban jugando una victoria que finalmente no llegó.

En el Albacete-Huesca de este sábado no hubo goles (0-0), pero sí una anécdota de infausto recuerdo para Mariano Bíttolo, el futbolista que la protagonizó. En los últimos minutos del partido, el defensa argentino se llevó un pisotón fortuito de su compañero Roman Zozulya en un saque de esquina. Con tan mala fortuna que, tras retirarse del campo debido al golpe del delantero ucraniano, tuvo que recibir 10 puntos de sutura en el pene.

Otro futbolista del equipo albaceteño, Chus Herrero, recordó en sala de prensa que a él le hicieron una brecha en León hace años. Eso sí, el episodio fue mucho menos doloroso que el de Bíttolo, fruto del arrojo de Zozulya en busca de un gol de la victoria que no llegó para el Albacete. La madera y la actuación del meta oscense Álex Remiro impidieron el triunfo ante el Huesca en un partido en el que Susaeta, el mejor del encuentro, disparó dos veces al palo.

En los primeros minutos se vio a un Albacete que ejercía una presión asfixiante sobre la salida de balón del Huesca, lo que impedía que el cuadro blaugrana hilvanara jugadas con facilidad. Esa intensidad permitió al Albacete robar varios balones que generaron contras y provocaron faltas como la que ejecutó Susaeta, en el minuto diecisiete, que se estrelló en la cruceta de Remiro.

Los oscenses no lanzaban a puerta y el Albacete trataba de aprovechar las jugadas a balón parado. Susaeta, a los 40 minutos, volvió a encontrarse con la madera en otro libre directo que lanzó a cinco metros de la frontal del área. La presión, hombre por hombre, del conjunto de Enrique Martín anuló al potente centro del campo visitante en una primera parte inédita para el Huesca a nivel ofensivo.

Tras el descanso, nuevamente a balón parado y, otra vez, Susaeta, estuvo cerca de marcar en otra falta que lanzó desde el vértice derecho del área oscense, aunque en esta ocasión fue Remiro, con una gran estirada, el que evitó el tanto del futbolista vasco (minuto 57). El Huesca, sin ideas, sólo se acercaba al área de Tomeu Nadal a través de faltas lejanas.

Y Remiro volvió a negarle el gol al cuadro albaceteño después de un robo de balón de Chus Herrero, que cedió a Bíttolo, quien, solo, lanzó raso y paró el portero rival (minuto 64). Chimy Ávila, en el minuto 77, protagonizó la mejor oportunidad del cuadro de Rubi, pero cuando iba a fusilar a Tomeu apareció Saveljich para taponar su disparo. De ahí hasta el final, hubo mucho encontronazo y poco fútbol para terminar un enfrentamiento que supone el tercer partido consecutivo sin perder del equipo local y el séptimo seguido del Huesca.