Nairo Quintana y Egan Bernal en la París-Niza

Nairo Quintana y Egan Bernal en la París-Niza EFE

Ciclismo PARÍS-NIZA

Nairo Quintana y el espíritu de Peter Pan: rejuvenecer para soñar con el Tour

El buen comienzo de temporada refuerza al colombiano ante su asalto a la ronda gala en la que, además de Froome y Thomas, aspira una nueva generación.

Noticias relacionadas

No han sido fáciles los últimos años para Nairo Quintana (29 años, Colombia). El ciclista del equipo Movistar ha visto como, lejos de progresar, sus resultados se han estancado y no ha vuelto a brillar al nivel que mostró entre 2013 y 2016. 

Esta temporada se planteaba como definitiva para conocer el presente y, sobre todo, el futuro del de Boyacá. Lejos queda aquella irrupción en su primer Tour de Francia en el que plantó batalla al mismísimo Chris Froome y subió al cajón en París por su segunda plaza en la general. 

A partir de entonces se creó un "sueño amarillo" que también sirvió de lema para Movistar cada vez que se acercaban las fechas de la ronda gala. Las victorias en el Giro de Italia en 2014 y La Vuelta a España en 2016 hacían presagiar que tarde o temprano llegaría la ansiada vuelta triunfal por los Campos Elíseos.

Sin embargo, el sueño se convirtió en pesadilla a partir de 2017. El colombiano solo pudo ser duodécimo en el Tour y el propio Eusebio Unzué afirmó en una entrevista publicada en El País que "Nairo comenzó muy pronto a ser mayor". Una verdad del máximo responsable del equipo navarro que provocó que se especulara con una salida del ciclista a final temporada que no ocurrió. 

Llegó 2018 y Unzué añadió a su lista de líderes a Mikel Landa como gran fichaje. El vasco se unía así a Alejandro Valverde y al propio Nairo. La estrategia de Movistar pasó entonces por llevar al tridente al Tour de Francia para combatir así con el 'dream team' formado por Sky

El de Boyacá siempre desconfió de no ser el líder claro del equipo telefónico en Francia. La apuesta, entre caídas e infortunios, terminó fracasando. Quintana fue décimo en la general, aunque minimizó la catástrofe con una victoria en la etapa que concluía en Saint-Lary-Soulan. Un botín menor para una de las mejores plantillas del pelotón y que salió a ganar la gran ronda del calendario. 

El mejor de Movistar en el pasado Tour de Francia fue Mikel Landa con un séptimo puesto muy alejado del podio y de Geraint Thomas, vencedor de la edición. Tampoco marcharon bien las cosas para Unzué en La Vuelta al quedarse fuera del podio con Valverde, quinto, y un decepcionante Nairo, octavo.  

Solo el triunfo de Alejandro Valverde en el Mundial de Innsbruck alegró el curso a un Movistar que no consiguió pisar el podio en ninguna de las tres grandes. El arcoíris logrado por el murciano tapó el naufragio en las vueltas por etapas, ya que a sus 38 años estaba ante la que podía ser su última oportunidad de proclamarse campeón del mundo. 

Para 2019, y con el buen sabor que dejó el Mundial de 'Bala', Unzué cambió de estrategia y repartió a sus líderes entre Giro, Tour y Vuelta. La ronda italiana sería para Landa y Valverde, mientras que la francesa contaría con Nairo como líder y también acudiría el ciclista vasco. Por último, en España estarían el propio Quintana y el flamante maillot arcoíris. 

El nuevo Nairo y la incógnita sobre su futuro

Nairo termina contrato con Movistar este año, aunque Telefónica anunció que renovaba el patrocinio con Unzué hasta 2021. "Sigo pensando que tengo un Tour en mis piernas", afirmó el colombiano antes de comenzar la temporada. Su cabeza y su preparación están puestas en Francia y en el mes de julio. 

Las sensaciones son buenas de momento para el ciclista, que ya ha vencido en una etapa del Tour de Colombia y que se ha medido de tú a tú con gran parte de los gallos del pelotón en la París-Niza. No pudo llevarse el triunfo final ante su compatriota Egan Bernal (22 años), pero plantó batalla y, sobre todo, se vio otro Nairo en su forma de correr. 

Podio de la París-Niza

Podio de la París-Niza EFE

El estilo del colombiano ha sido muchas veces criticado por su falta de atrevimiento. Ante Froome en el Tour se conformaba con marchar a rueda cuando parecía que tenía fuerzas para un ataque más y, exceptuando el Giro y La Vuelta que tiene en su palmarés, nunca ha ofrecido un gran espectáculo en los últimos años. 

Muy lejos de la locura de Alberto Contador, que prefería morir matando incluso en sus peores días, Quintana siempre se ha mostrado como un corredor frío. Por eso sorprendió más su lejano ataque en la París-Niza que puso en jaque al Sky y al joven Egan Bernal. No logró el objetivo, pero fue su segunda plaza más meritoria.

La generación de oro del ciclismo colombiano

Y es que Nairo, que se ha hecho mayor tal y como afirmó Unzué, no solo tiene más competencia en su "sueño amarillo", sino que su figura también se ha visto eclipsada en Colombia por una gran generación de ciclistas: 'Superman' López, Rigoberto Urán, el propio Bernal o el sprinter Fernando Gaviria.  

A ellos se suman otras jóvenes promesas como Iván Ramiro Sosa, de 21 años, que ganó la pasada campaña la Vuelta a Burgos y que ha protagonizado uno de los fichajes del año al unirse a Sky o Daniel Martínez, que a sus 22 años ha brillado y ha ganado una etapa en la París-Niza. 

Egan Bernal no será rival en el Tour, eso sí. La promesa de Sky ya se ha hecho una realidad y será el jefe de filas de la escuadra británica en el próximo Giro. En Francia sí estarán los Froome, Thomas, Dumoulin y compañía. Palabras mayores, pero Movistar puede volver a soñar tras ver la mejor versión de Nairo en la París-Niza. 

Quintana se ha quitado años de encima durante la última semana. Cada vez que la carretera se empinaba, allí estaba el de Boyacá para hostigar al pelotón. Por momentos se parecía a aquel ciclista que enamoró e ilusionó en 2013. Nairo quiere seguir soñando y para ello amenaza con convertirse en Peter Pan.

[Más información: Un aficionado tira a Nairo Quintana durante la última etapa del Tour de Colombia]