Stephen Curry y Kevin Durant en un momento del encuentro de las Finales de la NBA.

Stephen Curry y Kevin Durant en un momento del encuentro de las Finales de la NBA. Efe

NBA NBA

La meningitis puso en peligro el título y la vida de los Warriors el año pasado

Los Golden State Warriors fueron los ganadores de la NBA la temporada pasada, sumando su segundo título consecutivo. Volvieron a ganar a Cleveland Cavaliers en una temporada que no fue muy fácil para ellos. Lesiones y otro tipo de problemas que afectaron a los hombres de Steve Kerr estuvieron presentes a lo largo de todo el año. 

David West, miembro de los Warriors y ahora jugador retirado, comentó a finales de la pasada temporada que habían tenido que luchar contra enemigos diferentes a los rivales en la pista sin dar más pistas sobre ello. Hasta ahora. 

En una conversación con Sam Amick, de The Athletic, cuenta que un caso de meningitis puso en riesgo la temporada del equipo y las vidas de los integrantes de los Warriors. "Todos estábamos impactados. Todos. Fue una locura", decía David West.

"Fue nuestro corazón. Fue algo que, de nuevo, demostró la fuerza de ese equipo, que pudo rehacerse para ganar el título", comentó. 

"Uno de los manipuladores externos de la comida del equipo contrajo un tipo de meningitis. El trabajador sobrevivió al tratamiento antes de volver a su puesto de trabajo", dijo Sam. 

Todo ocurrió entre el 11 y el 14 de marzo, una fecha que coincidió con la peor racha del equipo en la Liga regular. Desde el 9 al 28 de marzo, los Warriors perdieron siete de sus 10 partidos. 

[Más información: "No puedes tener en la NBA a una entrenadora que esté buena"].