LeBron James, en el partido ante Denver.

LeBron James, en el partido ante Denver. REUTERS

NBA NBA

LeBron ya manda en los Lakers: triple-doble y segunda victoria consecutiva

Noticias relacionadas

El primer triple-doble de LeBron James con la camiseta de Los Angeles Lakers llevó a la victoria a su equipo por 121-114 contra unos Denver Nuggets que perdieron su primer partido de la temporada. James acabó el duelo con 28 puntos, 11 rebotes y 11 asistencias, mientras que Kyle Kuzma aportó 22 tantos y Lance Stephenson fue todo un revulsivo en el último cuarto. Hasta seis jugadores del equipo acabaron con dobles dígitos en anotación. Nikola Jokic fue el mejor de los visitantes con 24 puntos y 11 rebotes y el español Juancho Hernangómez se quedó en dos tantos en ocho minutos.

Los Nuggets aspiraban a arrancar la campaña con un 5-0 por primera vez desde 2009, pero el torbellino ofensivo de su rival se impuso a la fuerte defensa de Denver, que venía encajando 99,8 puntos por partido.

Rompiendo la tónica de los primeros días de competición en la NBA, al comienzo del choque predominaron las buenas defensas y ninguno de los equipos se mostró especialmente inspirado de cara al aro, concluyendo el primer cuarto con 1/8 en triples para los de Mike Malone y con 2/9 para los angelinos.

James y McGee, líderes

Hernangómez entró en pista a falta de cuatro minutos para el final del cuarto y dio un plus de energía a su equipo, machacando el aro tras una puerta atrás y formando una buena sociedad en la pintura con Miles Plumlee.

Con James y JaVale McGee como líderes, los Lakers encontraron ayuda en el acierto de Kentavious Caldwell-Pope para poner las cosas de cara, pero el regreso a la cancha de Jokic dio un nuevo giro a la situación antes de que el esfuerzo defensivo de Josh Hart, Lonzo Ball y Kuzma diera dividendos con un parcial de 8-0.

Un triple de Kuzma sobre la bocina dejó en ventaja a los angelinos al descanso (58-57). La agresividad de los jóvenes de los Lakers señalaba el camino y resultaba clave, aunque no lo suficiente para contrarrestar el talento del pívot serbio, que se bastaba para mantener la incertidumbre al final del tercer periodo.

Kobe Bryant no se lo quiso perder

Denver, haciendo gala de una circulación de balón digna de elogio, se arremangó e hizo que el Staples Center comenzara a corear el nombre de Kobe Bryant, que seguía el partido en primera fila junto a Rob Pelinka, su exagente y actual gerente general de los de púrpura y oro.

Con James en el banquillo, los Nuggets se alzaban con su mayor botín (98-106), pero los locales reaccionaron con ocho puntos consecutivos de Stephenson -incluidos dos triples- y Hart empató el choque desde la personal.

El número 23 regresó a la pista, machacó el aro tras asistencia de Stephenson y Ball anotó desde el exterior (113-108) para provocar el delirio en el pabellón, un entusiasmo que no se detuvo ya hasta el final con dos mates seguidos de Kuzma.