Iván Llull posa para EL ESPAÑOL al concluir la entrevista.

Iván Llull posa para EL ESPAÑOL al concluir la entrevista.

Euroleague

Iván Llull: “El talón de Aquiles de Sergio es la Play y el SuperManager”

Entrevista con el hermano del jugador del Real Madrid antes del Clásico de Euroliga: "Muy bien se tendrían que poner las cosas de parte de la NBA como para que Sergio decidiera marcharse" / "Me gustaría que el Madrid ganara el triplete” / "Sergio está a un nivel de acierto muy superior al que ha tenido siempre".

Millán Cámara

Iván Llull (Mahón, Menorca, 1992) no sólo presenta un extraordinario parecido físico con su hermano Sergio. “Siempre que queda poco tiempo o que hay una canasta importante que tenemos que meter, a mí también me gusta intentar coger el balón o buscar la mejor opción para que el equipo meta, se pueda ganar el partido o sacar alguna ventaja”, reconoce a EL ESPAÑOL.

Fisioterapeuta de profesión y jugador de baloncesto por devoción del UE Barberá en la liga EBA (cuarta división), intentará ver el Clásico de Euroliga entre Real Madrid y Barça este miércoles (21:00, #0). Si no le coincide “con entrenos ni nada”, claro. Como “el Barça estuvo muy fuerte el otro día (en ACB) y no le perdió la cara al partido en ningún momento”, cualquiera no saca un hueco para ponerse frente al televisor.

Y menos con Sergio, cinco años mayor que él, en acción. Iván le comentó que “otra vez había metido dos tiros increíbles” con ocasión del último duelo entre madridistas y azulgranas. También piensa que “cada año está jugando mejor” y espera que “aún queden mejores cosas por ver” a cargo del '23' madridista.

¿Ve al Madrid ganando el triplete?

Me gustaría que lo ganara. Es muy complicado. Ganar la Euroliga lo es de por sí, con grandes potencias europeas como CSKA, Fenerbahçe, Olympiacos, Panathinaikos… Siempre están ahí. Además, se demuestra que la liga española cada vez es más complicada, con equipos como Valencia, Baskonia, Barça… Esperemos que lo consigan.

¿No le sorprende lo mal que le están yendo las cosas al Barça este curso?

Claro, siempre es sorprendente que un equipo como el Barça pierda tantos partidos. Sí que es verdad que han tenido mala suerte con las lesiones y eso no les ha ayudado. Yo siempre digo que del Barça nunca te puedes fiar. No va a poner las cosas fáciles de aquí en adelante para ganar la liga y estoy seguro de que va a luchar para intentar meterse en los playoffs de Euroliga, aunque lo tiene bastante difícil [Esta entrevista se realizó antes de que el Barça quedase eliminado matemáticamente de la carrera por la postemporada europea este martes].

¿Su hermano Sergio siempre ha tenido ese talento innato para anotar canastas imposibles o lo ha desarrollado en los últimos años?

Siempre le ha gustado tomar la responsabilidad. Antes no entraban tantas como ahora. Eso es una cosa que ha ido mejorando y entrenando. Ahora mismo, está a un nivel de acierto muy superior al que ha tenido siempre.

Parece que le ha salido competencia en casa. Menudo canastón metió usted hace unos días.

Yo metí uno, pero él lleva unos cuantos más. Así que de competencia tiene bien poco (risas).

¿Hay más similitudes o más diferencias entre cómo juega usted y cómo lo hace Sergio?

Creo que él es mucho más anotador que yo. Yo soy un base más director, que puede anotar y al que le gusta coger responsabilidad, pero no soy un jugador que meta 20 puntos por partido, como él.

¿Sergio lo tendría difícil para ganarle en una competición de 'mandarinas'?

No, lo tendría muy fácil. Hoy en día, hay poca gente que pueda meter tantas como él, así que yo creo que él ganaría sin duda.

¿Y en las pachangas en general entre los dos, quién suele ganar?

En todo deporte en el que pueda imponer su capacidad física y talento, suele ganar él. En deportes más calmados o de estar sentado, suelo ganar yo (risas). Por ejemplo, en la Play y en el SuperManager. Si pudiéramos encontrar algún talón de Aquiles para mi hermano, a lo mejor podría ser ese.

Si Sergio parece mantenerse fiel a la ACB, usted hace lo propio con la EBA. ¿Qué tal le va a su equipo, el Barberá Team Values?

De momento, esta temporada vamos cuartos, a una cierta distancia de las dos primeras plazas, que nos darían la clasificación para intentar jugar por el ascenso. La EBA es una liga en la que estoy cómodo, que me permite trabajar y, a la vez, disfrutar del baloncesto sin tener esa responsabilidad profesional.

Iván durante un partido.

Iván durante un partido. Archivo personal Iván Llull

¿Nunca se vio jugando con los mejores, como Sergio?

Claro que sí. Todos los niños, en algún momento de su vida, se ven ahí. A medida que vas creciendo y que se va desarrollando el baloncesto nacional, tienes que tomar una decisión: arriesgar e intentar estar con los mejores o disfrutar el basket de otra manera y forjarte una carrera en otra profesión, como hice yo con la fisioterapia.

¿Le ha pasado lo típico de que un cliente se da cuenta de que usted es el hermano de un famoso?

Claro que sí. Sobre todo, con gente que sigue el baloncesto. Asocian muy rápido el apellido y habitualmente me preguntan si tengo alguna relación con Sergio Llull. Admito que es mi hermano con mucho orgullo (risas).

¿Alguna vez ha tratado a Sergio?

No. Al estar a este nivel de exigencia, tiene poco tiempo libre. Está todo el día entre el Real Madrid y la selección española. Al año, le quedarán una semana y media-dos semanas de parón. Siempre está bien cubierto por algún fisio de su equipo. Nunca ha necesitado que yo le trate. Si lo necesitara, estoy seguro de que me lo pediría.

¿Cómo es posible que jugadores como él aguanten tan bien el ritmo de unas temporadas que cada vez tienen más partidos?

Es complicado. Siempre hay épocas en las que hay un pequeño bajón deportivo, alguna lesión, los jugadores están un poco tocados… Son importantes para nivelar un poco la carga que tiene el cuerpo y poder aguantar estas temporadas tan largas.

Vistas sus últimas declaraciones, ¿podemos confirmar que su hermano tampoco se va a ir a la NBA este verano?

De momento, está contento en el Real Madrid y creo que, a corto plazo, es complicado que pueda salir. Nunca se sabe, las cosas pueden girar mucho, pero de momento no es una cosa que se esté contemplando.

¿Cree que podría darse el mismo caso que con Sergio Rodríguez el verano pasado y que el salto a Estados Unidos llegase a última hora y por sorpresa?

No tengo ni idea, imagino que no. Si el Madrid sigue haciendo un buen trabajo, muy bien se tendrían que poner las cosas de parte de la NBA como para que él decidiera marcharse.

¿Qué le cuenta su hermano del Madrid, de sus compañeros?

Están con ganas de continuar ganando títulos. Quedan la Euroliga y la liga e intentarán luchar por ellas. Siempre quieres verte más tiempo con él, pero estás contento porque sabes que las cosas le van bien y que está tan ocupado porque realmente está haciendo un buen papel en lo que le gusta.

Sergio e Iván Llull cocinando juntos.

Sergio e Iván Llull cocinando juntos. Twitter

De Llull a Llull

Todos sabemos cómo es Sergio en la cancha. ¿Y fuera de ella?

Es un chico muy tranquilo, al que le gusta hacer cosas cotidianas: ir al cine, a comer a un restaurante, dar algún paseo con el perro… Muy familiar.

Su madre se volvía loca cuando fabricaban aquellas canastas con cinta aislante de pequeños, ¿no?

Claro, no le gustaba porque ensuciábamos el armario de pegamento. Luego se tenía que lavar. Intentábamos fabricarlas rápido y disfrutarlas lo máximo posible. A lo mejor después nos tocaba limpiar (risas). Las peores trastadas cuando éramos pequeños eran esas, cuando el pegamento no se iba del todo.

¿Su hermano le hacía rabiar mucho? Esos cinco años de diferencia se tenían que notar…

Lo normal entre hermanos: competición natural. Estuvo conmigo hasta que yo tuve 10 años. Siempre se ha portado muy bien y me ha cuidado mucho.

Imagino que se acordará de aquel partido cadete en el que Sergio anotó 71 puntos.

Me acuerdo sobre todo por la trascendencia que se le dio después y no por el partido en sí mismo. Estaba jugando muy bien, pero no parecía que estuviera sobresaliendo tanto como para meter 71 puntos. Una vez terminó y repasaron el acta, nos dimos cuenta de que había sido una barbaridad.

Los Llull al completo.

Los Llull al completo. Twitter

Años después, ¿cómo reaccionaron en casa al enterarse de que se iba al Madrid cuando apenas había despuntado en Manresa?

Con sorpresa. Fue una cosa muy rápida, en dos-tres días se forjó todo. Era un sueño que él tenía y una oportunidad muy buena. A lo mejor no estaba con mucha confianza en Manresa y eso le abría muchas puertas para seguir avanzando. Que siempre soñó con jugar allí no son habladurías. Nosotros hemos sido del Madrid durante toda la vida.

¿Les chocó aquella vez que, recién llegado a la selección, se jugó la última contra Turquía, falló y Marc Gasol se calentó un poco al terminar el partido?

Más que calentarse, yo creo que le entendieron mal. Él no estaba calentado ni hablando en contra de mi hermano. Simplemente señalaba que se tenía que haber ganado ese partido. No me sorprendió la jugada. Sabía que Sergio Scariolo confiaba en mi hermano y que él era capaz de meter esa canasta. La hubiera metido si no hubiera sido por la falta que le hicieron.

Entre tantos buenos momentos con el Madrid y el equipo nacional, ¿con cuál ha disfrutado más usted?

La primera liga, en el Palau, tuvo más morbo a lo mejor. También me quedo con la Euroliga, que no se gana cada día. O títulos de Copa como este pasado, en el que Sergio ha tenido tanta trascendencia y con partidos tan igualados.

¿Y qué canasta ganadora de su hermano le parece la mejor hasta ahora?

La de Valencia desde su campo, sin duda. Es muy complicado meter limpia esa canasta, hay que tener un poco de suerte. Es una barbaridad ganar un partido metiendo esa canasta.

Por lo que parece, los primeros sorprendidos de que él haya triunfado en el mundo del baloncesto son sus propios familiares.

No te lo esperas nunca. Es complicado llegar donde ha llegado Sergio. No es un camino fácil. Ha ido dando pasos poco a poco, con mucho trabajo y sufrimiento, y al final ha conseguido ganar títulos y hacerse un hueco en el Real Madrid.

¿A qué cree que se habría dedicado su hermano si no hubiese sido deportista?

Él siempre comenta que le ha gustado mucho la música. No me imagino a mi hermano habiendo sido famoso por eso, pero podría haber sido así. Me parece que se licenció en Empresariales cuando estaba en Manresa.

Volviendo al Clásico, si pudiera retar a su hermano a hacer alguna celebración o tiro especial en el partido del miércoles, ¿qué le propondría?

Creo que le retaría a que haga una crestita de pollo, como hacen él y sus amigos para pasárselo bien. Así compartiría ese momento con todos ellos (risas).

¿Se atreve con un pronóstico para el partido?

Victoria blanca (risas). Vamos a poner un +7 para el Madrid. Como hemos dicho victoria, espero que supere los 80 puntos. Cuando llegan a esa cantidad, suelen ganar.

Sergio e Iván con su madre de pequeños.

Sergio e Iván con su madre de pequeños. Twitter