Nunca ha conocido ni disfrutado la opulencia de los combates en Las Vegas. No ha peleado por sumas astronómicas de dinero ni tiene millones de seguidores en Twitter, ya que ni siquiera dispone de cuenta. Tampoco se espera que en un futuro se hable de él en términos parecidos a los que suscitan Muhammad Ali, Mike Tyson, Manny Pacquiao u Oscar de la Hoya. Sin embargo, Wanheng Menayothin, el 'enano gigante' (así le apodan), ha hecho historia este miércoles… y quién sabe si no lo hará también más adelante. ¿El motivo? Acaba de igualar el récord de imbatibilidad de Floyd Mayweather como boxeador50 victorias y ni una sola derrota.

Este tailandés de 32 años está en disposición de entrar todavía con más fuerza en los libros de historia con sus tan sólo 1,57 metros y 47,6 kilos. Su victoria ante el panameño Leroy Estrada en cinco asaltos es otro capítulo glorioso más en su historial, como el que ya saboreó en diciembre. Entonces, igualó los números victoriosos de otra leyenda, Rocky Marciano (49-0). Menayothin ya tiene a su alcance al mexicano Ricardo López, con 51 victorias, un empate y ningún tropiezo a lo largo de su carrera. Él era un peso mosca, así que no dista mucho de la condición del púgil asiático, actual campeón mundial del peso mínimo.

El enano gigante pelea desde los 12 años, cuando se inició en el Muay Thai.

El enano gigante pelea desde los 12 años, cuando se inició en el Muay Thai. AFP

Pequeño pero matón, Wanheng y las peleas son uña y carne desde que tenía 12 años. Fue entonces cuando empezó a combatir para intentar sacar de la miseria a los suyos. Nacido en el seno de una familia de granjeros y en una de las provincias más empobrecidas de Tailandia, Maha Sarakham, no le quedaba otra. Se inició en el Muay Thai para, tras desarrollar un buen golpeo de puños y una agilidad considerable en las piernas durante cientos de combates, dar el salto al boxeo recién superados los 20.

En su primera etapa como luchador, el 'enano gigante' sí que cayó derrotado en varias ocasiones. No ha sido el caso en materia pugilística: lleva desde que tenía 21 años sin perder. Con reconocimientos como el de campeón minimosca para jóvenes del Consejo Mundial de Boxeo, Cinturón Interino Internacional, Internacional de Plata, Internacional Absoluto y campeón mundial de peso mínimo (desde 2014 hasta la actualidad). Ha logrado defender hasta en nueve ocasiones este último título. Estrada fue el último en intentar arrebatárselo, pero a partir del tercer round su amenaza a la hegemonía del tailandés dejó de ser real.

Menayothin podría igualar el 50-0 de Money e incluso el 51-0 de López.

Menayothin podría igualar el 50-0 de Money e incluso el 51-0 de López. AFP

Y, a pesar de todo, Menayothin es prácticamente anónimo. Como su verdadero nombre, Chayaphon Moonsr. O sus motes (también le apodan “pollo a la parrilla cinco estrellas” por motivos publicitarios) y los lugares en los que entrena (gimnasios tailandeses) y pelea (el ayuntamiento de Nakhon Ratchasima en esta ocasión). Y, desde luego, como su caché, que no tiene ni punto de comparación con el de Marciano y Mayweather (quienes, además, eran peso superwélter y pesado respectivamente). Aunque lo lleva con mucha filosofía: “No me siento presionado. Ganas y pierdes, y esa es la naturaleza del deporte”.

A buen seguro que es consciente de que su récord va a ser visto con cierto escepticismo en el mundillo. La mayor parte de los rivales a los que ha dejado por el camino son boxeadores asiáticos de medio pelo, con un largo historial de derrotas a sus espaldas (44 uno y 24 otro, por poner algunos ejemplos). Ni punto de comparación con los adversarios a los que tumbaron Marciano y Mayweather en su día o con la dificultad de los KO del segundo (27 por 18 de Menayothin).

El 'enano gigante' tampoco se parece a ellos en aspectos como su condición de licenciado en Arte y sus aspiraciones futuras de ser soldado o policía cuando se retire del boxeo. Algo en lo que todavía no piensa. Parece una nota al pie o “una pregunta de Trivial” en lo que respecta a la historia del boxeo (eso declaró un periodista) antes que alguien realmente importante. Sin embargo, no se rinde: quería igualar a Mayweather y lo ha conseguido. Pequeño pero matón, lo dicho.

Le dan igual que digan que es una nota al pie en la historia del boxeo: quiere ser leyenda.

Le dan igual que digan que es una nota al pie en la historia del boxeo: quiere ser leyenda. AFP