Andrew Fuller, el gimnasta afectado por el escándalo de los abusos.

Andrew Fuller, el gimnasta afectado por el escándalo de los abusos. Twitter

Deportes

El escándalo sexual de la gimnasia estadounidense también afecta a los hombres

Andrew Fuller ha desvelado en sus redes sociales la gran cantidad de vejaciones a las que fue sometido por el exdirector de los programas de trampolín, George Drew: drogas, insultos, abusos...

Un gimnasta estadounidense de la modalidad de trampolín ha denunciado que su entrenador y médico le drogó y abusó de él y ha recordado que el #MeToo "no es solo para mujeres". Andrew Fuller ha escrito en su cuenta de Twitter que él es "una víctima masculina de abusos" y acusa a George Drew, director de los programas de trampolín en la federación estadounidense entre 2015 y 2017, de someterle a todo tipo de vejaciones cuando le "reclutó" para que se fuese a vivir y entrenar con él a Michigan.

Cuando intentó denunciarle se sintió "aún más traumatizado por el sistema" y por "el estigma" de ser una víctima masculina. Según cuenta Fuller, Drew le obligaba a ingerir pastillas, le llamaba "simio" o "retrasado" y le hacía salir de madrugada en calzoncillos a recoger leña.

"Me sentía humillado sexualmente", afirma el gimnasta, que en una ocasión fue drogado y, cuando despertó, se encontró con que había sido tatuado sin su consentimiento. El entrenador le obligaba a llamarle "papá".

Fuller relata que abandonó la casa de George Drew después de que una noche le descubriese masturbándose mientras miraba a otra gimnasta, que estaba inconsciente debido a los medicamentos que le había proporcionado el médico.

George Drew dejó el cargo en la federación estadounidense el año pasado pero, según denuncia Fuller, aún tiene acogidos en su casa a varios deportistas. Estas revelaciones llegan una semana después de que Larry Nassar, exmédico de la selección estadounidense de gimnasia, fuese condenado a entre 40 y 175 años de cárcel por abusar sexualmente de varias gimnastas, entre ellas la campeona olímpica Simone Biles. Más de 150 mujeres se declararon víctimas de sus abusos.