Angel María Villar durante su detención por la UCO el pasado martes.

Angel María Villar durante su detención por la UCO el pasado martes. EFE

Deportes operacion Soule

Las 12 claves del caso Villar: de la compra de votos a las puñaladas internas

Ángel María Villar se quedó con 5 millones de la RFEF para hacer con ellos "lo que se le ponga en los huevos”.

Carlota Guindal Daniel Montero

El presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, dirigía una trama dentro del propio organismo tendente a utilizar los fondos de manera irregular para perpetuarse en el poder y llenar los bolsillos de su hijo, Gorka Villar. Ambos han sido enviados a prisión sin fianza por orden del juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, a petición de la Fiscalía Anticorrupción, por los delitos de administración desleal, apropiación indebida y/estafa, falsedad documental y corrupción entre particulares.

La investigación inicial de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha sido confirmada por las conversaciones intervenidas a Villar y sus principales compinches, que denotan las técnicas hasta en ocasiones mafiosas que imparten con aquellos que no quieren seguir las órdenes de Villar: “No me toques los cojones, la autoridad está por encima de lo que nos cueste”.

Para conseguir su propósito y conservar su silla en la Presidencia de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), valía todo. Pero la manera más socorrida de solucionar los problemas era con dinero por delante, dinero de la Federación, utilizado para el beneficio particular de Villar y los suyos: “Cuando se ejerce la autoridad me cago en el dinero”.

La investigación conocida como 'Operación Soule' y desarrollada en el auto de prisión de Villar, su hijo, y el vicepresidente económico, Juan Padrón, tiene 12 claves para entender el 'saqueo' que, por lo menos desde el año 2009, se ha producido dentro de la Federación.

1. “Patrimonio ajeno” para Murcia

Villar utilizó “patrimonio ajeno” para ganar las últimas elecciones a la Presidencia de la Federación celebradas el pasado mes de mayo. De las conversaciones intervenidas por la Guardia Civil, se desprende cómo Villar entregó a Murcia la celebración del partido de la Selección España-Colombia, “que se traduce en beneficio económico para la región de Murcia”, con el consecuente provecho para el presidente de la federación regional.

De la investigación se desprende que Villar influyó en la selección del lugar de la celebración a cambio del voto del presidente de la Federación de Murcia, José Miguel Monje. Así lo demuestra la conversación entre el ex seleccionador de la Selección, Javier Clemente, con Padrón: “”El de Murcia ha entrado. Son votos, son votos comprados ¡joder Juan! Apoyos comprados… decir amén, amén, amén, amén por llevarse unos dineros”. Monje también consiguió que Villar le ofreciera un puesto en una comisión de la UEFA, destituyendo al antecesor.

2. 340.000 euros para “la cántabra”

Villar ofrecía recompensas a cambio de sus votos pero los presidentes de las federaciones jugaban con esa baza para reclamar dinero. Así, el presidente de la Federación de Cantabria, José Angel Peláez, reclamó 340.000 euros para la construcción de un campo de fútbol a cambio de su voto. Villar intermedió para que desde la Federación se pagara para ese campo: “Mírame lo de la cántabra”.

Pero además, Peláez exigió que el dinero fuera directamente a cuentas suyas, “si no, no lo quería”. “Él quiere el dinero para manejarlo él, para hacer lo que quiera”, aseguró Padrón en una de las conversaciones. “El cántabro me está pidiendo y se ha llevado 100.000 euros de anticipo porque me ha obligado el presidente”, relató el vicepresidente económico.

3. “Apretar” en Madrid

Según conversaciones, Villar pregunta al presidente de la Federación de Madrid, Francisco Díez, si deberían hacer una visita al presidente de la Federación de Madrid de Fútbol Sala, quien no había entregado unas delegaciones de votos para la candidatura de Villar: “Si hay que apretarle se le aprieta”.

De las conversaciones se desprende cómo Villar iba a intervenir él directamente: “Le voy a apretar las tuercas. Le diré: que sepas que si apoyas a la candidatura contraria vas en contra de este señor (en referencia a Díez) y en contra de mí, y si gano las elecciones, despídete, y si pierdo, con este señor que les has hecho perder, despídete también”.

4. Amenazas a Ceuta

Las técnicas de Villar para amedrentar a presidentes de federaciones para que le dieran su voto también llegó al de Ceuta, Antonio García Gaona. Éste era reticente a firmar una carta al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), por temor a cometer una prevaricación si no se actuaba conforme a derecho: “Antonio, muy mal, eh, muy mal, me parece muy bien lo que hagas eso pero no estás ya en el grupo, no quiero que estés en el grupo, te separas y punto. O estás con todo o no estás con todo, punto”, amenazó el propio Villar.

Según el juez, “se ignora qué consecuencias tiene la pertenencia o exclusión del citado grupo, pero se entiende que lo que pretende es una acción de castigo contra García Gaona, una suerte de coacción que le obligue a reflexionar sobre su decisión, y en su caso a cambiar su posición al respecto”.

5. Cinco millones para Villar

La estrategia de Villar era evitar que nadie metiera mano en las cuentas de la Federación y así poder manejarlas a su antojo. Uno de sus principales problemas fue cuando decidió gestionar subvenciones públicas, que son controladas externamente. El 'caso Haití', por el que Villar también está investigado, se inicia al descubrir que 1,2 millones públicos concedidos a la RFEF para construir escuelas en Haití nunca fueron utilizados para tal fin.

Cuando Villar descubrió que la mejor manera de entrar en la opacidad era rechazar dinero público, así lo hizo. Según recoge el juez, Villar ha pretendido desvincularse de la percepción de subvenciones públicas “con la finalidad de eludir el control financiero y contable consecuencia de la aplicación de la Ley de Transparencia”. Por eso, en los últimos años la Federación ha dejado de recibir dinero público, con el perjuicio que eso supone para los federativos.

Así Villar podía gestionar el dinero sin control. Como muestra, la conversación entre el presidente y Peláez, quien le comunica que ha dejado fuera del reparto 5,2 millones de euros para uso potestativo y a criterio personal del presidente de la federación: “para lo que se te ponga en los huevos”.

6. Pago de lealtades

La investigación recoge cómo Villar gastaba mucho dinero en personal. De alguna conversación se deduce que él mismo ha promovido u otorgado altos salarios a determinados cargos directivos y utilizado el patrimonio que administra para pagar a algunas personas por “amistad” o “conveniencia”. Estas contrataciones no se ajustaban a sistemas de retribución laboral o a criterios objetivos.

Su propio hijo, Gorka, le reprocha que tenga contratados a empleados con poca aptitud y altos salarios, aconsejándole que cambie de estrategia de utilizar altas retribuciones para comprar lealtades: “Tienes que empezar a dejar de confundir la lealtad hacia las personas con la incapacidad… te meto tal cosa o te jubilo de puta madre…".

7. Guerra abierta entre Villar y su nº2

De la causa se desprende cómo existía una guerra abierta entre Villar y Juan Padrón, vicepresidente económico y también enviado a prisión. Este enfrentamiento se hace más visible con la estrategia de Villar de pagar una indemnización a su secretaria, Esther Gascón, por 300.000 euros para luego de manera inmediata volver a contratarla.

Villar le exigió a Padrón firmar esa indemnización y éste se negó: “Padrón dijo que ese contrato no lo firmaba, que de eso no quería saber nada, que aquí sólo queríamos dinero”, le cuenta la secretaria a Gorka Villar.

El propio Padrón relata lo ocurrido: “Ya lo tenían hablado y preparado para firmarlo ayer. ¡300.000 euros! Y luego lo que sigue ganando actualmente. Vino el presidente a hablarme… pegué cuatro puñetazos sobre la mesa. ¡Conmigo no, ni hablar! ¿Qué es eso? Como si fueran 300 pesetas. ¡300.000 euros… mi madre querida! Liquidación del tiempo que lleva aquí y luego el cargo nuevo con todo”.

8 Gorka Villar, el gestor en la sombra

Según el juez, Gorka Villar se valió de una de sus sociedades, Sport Advisers (asesoramiento jurídico-deportivo) para beneficiarse a través de su padre en la dirección y administración de la Federación. Son “múltiples” las conversaciones que demuestran el cada vez mayor control de Gorka en la Federación, “pese a no tener ningún cargo o vinculación laboral”.

En una conversación del 12 de mayo, Gorka reprocha a su padre que los días que él (Angel María) ha estado de viaje todo ha estado bajo control gracias a que él (Gorka) ha estado en la RFEF. “Ojo, que tienes que dirigir todo este cotarro, todos estos cambios y estás perdiendo mucho tiempo”, sostiene a Gorka el presidente de la Federación Cántabra de Fútbol.

9. Los partidos de la Selección, en la lupa

Los investigadores analizan la organización de una serie de partidos amistosos jugados por la Selección Española. En su organización habría participado Gorka Villar, quien en última instancia se habría favorecido económicamente a través de su empresa. Entre los partidos aparecen los jugados con Corea del Sur (3 del junio de 2010); con Venezuela ( 7 de junio de 2011); con Chile (tres partidos en 2008, 2011 y 2013); con México (11 de agosto de 2010); Colombia (9 de febrero de 2011); y Argentina (dos partidos en 2009 y 2010).

Según la UCO, existen ocho casos en los que se observa una “especie de relación triangular, de una parte entre la RFEF y las federaciones homologadas de terceros países, con cuyas selecciones nacionales de fútbol disputan partidos amistosos la Selección española”. De otra, entre estas federaciones y Gorka Villar, que recibía cobros de las federaciones a través de su sociedad.

En algunos de los casos, como Corea, Venezuela y Colombia, se aprecia, por aparecer en comunicaciones de correos electrónicos o llamadas telefónicas, la intervención inmediata e interés de Gorka Villar respecto a la organización de los partidos.

10. 51 perdidos en derechos televisivos

Otro de los pilares de la investigación que ha llevado a Angel María Villar y a su hijo a la prisión preventiva es la relación de la Federación con la firma Santa Mónica Sports, que negoció derechos deportivos por cantidades millonarias e inclumplió con ello los acuerdos alcanzados con la entidad. Para rescindir el contrato, la deuda de Santa Mónica con la federación ascendía a 19 millones de euros. Lejos de percibir ese dinero, Villar y Padrón decidieron condonar la deuda. Y no solo eso. Reconocieron derechos de cobro para el Grupo Santa Mónica por valor de 17 millones sobre la explotación de los derechos televisivos. En total, el juez Santiago Pedraz fija en 51 millones de euros las pérdidas patrimoniales generadas para la Federación con ese acuerdo. Además, el juez señala a cuatro empleados de la Federación por percibir de forma simultánea cantidades dinerarias de Santa Mónica Sports

11. El canje de los 14 millones en camisetas

Según el auto judicial, Juan Padrón benefició con 14,7 millones de euros limpios (35 millones de euros de facturación)  a la firma Estudio 2000 SL. La empresa, de su amigo Vicente Bernad, se dedicaba a comercializar ropa deportiva y tenía a la Federación Española de Fútbol como único proveedor. Las camisetas compradas terminaban en ocasiones almacenadas sin utilidad o distribuidas a las distintas federaciones. Las investigaciones de la UCO han revelado además que Estudio 2000 SL se limitaba a comprar las prendas a un proveedor textil y revenderlas después a la Federación de Villar con un suplemento que llegó a doblar el precio por unidad.

Diferencia entre el precio real de las camisetas y el vendido a la federación.

Diferencia entre el precio real de las camisetas y el vendido a la federación.

Según la tesis de los investigadores, el dinero desviado de la federación llegaba después a empresas satélites del vicepresidente económico. En 2004, Juan Padrón entregó a sus hijas el control de una sociedad textil llamada Tenerife Sport. Una firma con la que Estudio 2000 SL, el proveedor textil de la federación, contrataba y hacía operaciones crediticias. En tres años, la primera empresa facturó a la segunda (de Juan Padrón) más de 650.000 euros.

El auto de prisión de Villar señala además a su número dos en la federación nacional por desviar fondos de forma irregular al organismo en Tenerife. Como ejemplo, el dinero destinado al traslado para competiciones entre islas (365.000 euros en un año) quintuplica el presupuesto de otras islas como Baleares o Las Palmas. “Juan se ha llevado de ahí lo que no está en los escritos [...] es un ladrón y un jeta”, dicen de él Villar y el presidente de la federación cántabra en las escuchas del sumario.

En otra de las conversaciones es Gorka Villar quien asegura estarhasta las pelotas” de Juan Padrón, al que acusa de realizar actividades ilícitas con terceros “que luego se come el marrón” su padre, Ángel María Villar.

12. Dinero a sus propias cuentas

Según la investigación desarrollada por la UCO de la Guardia Civil, tanto Padrón como su número dos al frente de la federación tinerfeña utilizaron además empresas personales para desviar fondos de la entidad a sus propias cuentas. Así, sobre el papel y según sus declaraciones de Hacienda, Estudio 2000 SL y la Federación Tinerfeña de Fútbol no tienen relación directa ni negocios conectados. No existe relación entre ellos. Sin embargo, las cuentas de la empresa textil, según el sumario del caso, sumaron más de 404.000 euros entre los años 2011 y 2016. la tesis de los investigadores es que ambos falsificaron cheques bancarios para facilitar el traslado de fondos.

El auto del juez revela además las investigaciones que la Guardia Civil mantiene por ejemplo sobre los negocios en China de la hija de Padrón y los contratos que la Federación mantiene con una sociedad llamada United Vanssen International. Una empresa que canaliza los negocios de la Federación Española de Fútbol en Asia y que llegó de la mano de María Padrón, hija del vicepresidente de la entidad. Además, el juez señala que Padrón benefició con un contrato de 1,1 millones de euros a una constructora de un socio de su hijo para después retornar el 10% por medio de sociedades vinculadas.