Alejandro Sanz durante el concierto del pasado 8 de diciembre de 2017.

Alejandro Sanz durante el concierto del pasado 8 de diciembre de 2017.

Música DERECHOS DE AUTOR

1.355 euros el minuto: el concierto televisado más rentable de Alejandro Sanz

El concierto generó al artista y su editorial más de 300.000 euros en derechos de autor por la emisión en T5. La elevada tarifa se ha visto multiplicada tras el escándalo de “la rueda”.

La madrugada ya no es rentable para la música en televisión. Tras el escándalo de “la rueda”, los artistas tienen difícil seguir desarrollando sus carreras en los espacios nocturnos que no veía nadie pero se pagaban a prime time. Con la aplicación del laudo de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), en julio de 2017, la SGAE pinchó la burbuja de la hora bruja: si antes la franja horaria menos vista de la jornada se llevaba el 50% de los derechos generados en un día, el laudo los rebajaba hasta el 15% del total. Esa bolsa de dinero amasada en una franja que sólo tiene un 1% de audiencia, se ha repartido en el resto de la parrilla.

La estafa era de tal calibre que el 70% del dinero recaudado en 2015 por la SGAE, en concepto de derechos de autor por la música de la televisión, correspondió a piezas emitidas en esa franja bruja. De noche, mientras no mira nadie, las televisiones y artistas se ponían las botas. La Policía Nacional apuntó que el “enriquecimiento injusto” se produjo por “un grupo de autores y editoriales”.

Hasta la aplicación del laudo los músicos encontraban la fuente de ingresos más sustanciosa en la rueda. Con la caída de las ventas de discos, y la parca entrada de beneficios por escuchas on line, los músicos acudían a la rueda como salvación. En la primera liquidación con la aplicación del laudo, ya se han visto las consecuencias. Hay caídas de ingresos de cerca del 60%, tal y como ha sabido EL ESPAÑOL. Fuentes cercanas a la SGAE cuentan a este periódico que tras el ajuste, los mayores beneficiados son los músicos compositores de fondos de programas de la mañana (Ana Rosa Quintana, Susanna Griso, Antonio Ferreras).

“Sanz: Lo que fui es lo que soy”

Pero es el horario de máxima audiencia el que empieza a generar más alegrías a los músicos. Uno de los editores de la SGAE consultados por este periódico asegura que es “una justa medida” porque se pone en valor a la audiencia de las televisiones. Y el primer taquillazo no tardó en aflorar: el 8 de diciembre Telecinco rescató el concierto de Alejandro Sanz en el Vicente Calderón, ante 50.000 personas, acompañado por artistas amigos como Juanes, Laura Pausini, Miguel Bosé, Malú, Pablo López, Niña Pastori, Vanesa Martín, Antonio Orozco y Pablo Alborán, entre otros.

El concierto reventó las audiencias: marcó un 13,6%, con casi dos millones de espectadores. En la última liquidación de derechos de autor, que la SGAE ha remitido a sus socios se descubren las nuevas fórmulas de tarifar. EL ESPAÑOL ha podido confirmar con la SGAE que “el prime time en Tele 5 el valor minuto fue de 1.355 euros en TVE 1.301 euros”.

Sanz celebraba en diferido el aniversario de los 20 años de su disco Más (el más vendido de la música española), con un buen pellizco en derechos de autor (a repartir con su editorial). La televisión programó desde las 22:00 horas hasta la una de la madrugada, es decir, 325.200 euros en derechos de autor.

¿Dónde está el negocio de T5, si no se reembolsa parte de los derechos como editora? Además de los anunciantes, en la web de la televisión, la cadena desvela su mayor interés: “Podrás revivir este conciertazo siempre que quieras ya que sale a la venta el DVD+CD que contiene los 24 temas en directo, que conforman la totalidad del concierto más importante y multitudinario de 2017”.  

La tortilla de la recaudación se ha dado la vuelta y la franja nocturna ahora se paga a 38,6 euros. El negocio de la música de madrugada ha perdido todo su valor. Por eso los avales del presidente de la SGAE, José Miguel Fernández Sastrón, en la Junta Directiva, están tan molestos con quien preside gracias a sus votos.

Precisamente, Alejandro Sanz se mostró muy molesto con las prácticas fraudulentas de la rueda, investigada por la Audiencia Nacional. Su firma se encuentra entre las 150 firmas de músicos que reclamaba al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte la intervención sobre la SGAE para la reforma integral de la sociedad.

La nueva tarifa de la SGAE podría revivir la música en máxima audiencia, por los derechos y productos que genera y de los que las televisiones se pueden beneficiar. Hacía mucho tiempo que no se veía un concierto de música en una cadena no pública. Sin embargo, sólo serán los músicos más populares los que resulten atractivos a las cadenas de televisión.

La diversidad cultural en televisión quedará tocada, porque nadie supera las ventas de discos, de descargas y de entradas de Alejandro Sanz. Nadie es capaz de generar tanto espectáculo: “El show contó con una escenografía diseñada especialmente para la ocasión: 300.000 vatios de luz, 80.000 vatios de sonido, más de 27 tráilers, 8 días de montaje, más de 1.400 personas trabajando en el evento, y el mayor número de músicos que jamás hayan compartido un mismo escenario”.