Maribel López y Carlos Urroz.

Maribel López y Carlos Urroz. ARCO

Arte ARTE CONTENPORÁNEO

Carlos Urroz entrega a Maribel López su "mejor edición" al decir adiós a ARCO

La feria reúne a 203 galerías de 31 nacionalidades y centra su mirada en Perú, como país invitado.

ARCOmadrid arranca el próximo miércoles 27 de febrero su 38ª edición con un total de 203 galerías de 31 países y con Perú como país invitado. Además, este será el último año de Carlos Urroz como director, que pasa el testigo a Maribel López, con quien codirigirá esta edición.

Un año más, Ifema abrirá las puertas a las 166 galerías que este año integran el Programa General, así como a las secciones comisariadas 'Perú en ARCO', con una selección de 24 artistas y 15 galerías; 'Diálogos', con 13 galerías, y 'Opening', con 21.

Según estima la organización, el impacto de ARCOmadrid este año estará por encima de los 140 millones de euros y atraerá a 100.000 visitantes de todo el mundo a la ciudad de Madrid con motivo de esta feria.

Este año, Latinoamérica será una de las principales representaciones internacionales de la feria: el 29% de la representación extranjera lo acapara la presencia artística procedente de América, con 40 galerías de 12 países, a lo que hay que sumar el contenido latinoamericano de galerías procedentes del resto del mundo.

En cuanto a las nuevas incorporaciones de este año, ARCOmadrid contará con 45 nuevas galerías, entre las que destacan Meyer Riegger, Rodeo, Timothy Taylor o Edward Tyler Nahem.

Urroz se despide de esta feria con la que a su juicio es la mejor edición de las que ha dirigido, en la que han trabajado con contenido que no se ve en otras ferias y en la que han apostado por potenciar la conexión con Latinoamérica, tanto en el trabajo con los artistas como con las galerías europeas que trabajan con artistas latinoamericanos, tal y como destacó en la presentación de esta edición.

Un 'miró' de 4 millones

'Personnage et oiseau', obra de Joan Miró.

'Personnage et oiseau', obra de Joan Miró. E.E.

La obra Personnage et oiseau, 27 juillet (1963), de Joan Miró, con un precio de cuatro millones de euros, es una de las piezas más caras de la 38ª edición de ARCOmadrid.

Según los datos a los que ha tenido acceso Europa Press, además de este óleo, de la francesa Galerie Lelong, también destaca Au milieu (1942), de Wassily Kandinsky, que vende la galería Leandro Navarro por 1,8 millones de euros, seguido por Figura y pájaro, de Joan Miró, que la Galería Mayoral llevará por un precio de 1,2 millones de euros.

En el lado opuesto, una de las obras más baratas es la obra fotográfica Everything about the contemporary is panda (2017), que Rodríguez Gallery vende por 700 euros, así como Blind drawings II (2018), de Mónica de Miranda, que ofrece la Galería Sabrina Amrani por un precio de 1.000 euros.

Tanto la cifra de cuatro millones de euros del Miró como los 700 euros de la obra más barata superan las cifras de la pasada edición: Nature morte, de Picasso, se ofreció por 2,5 millones de euros, mientras que La noche es nuestra, de Pauline Fondevila, y una escultura en ganchillo de Alex Francés, ambas de la galería Rosa Santos, fueron las piezas más baratas con un precio de 800 euros.

Transparencia

Recientemente, el Juzgado de Primera Instancia número 81 de Madrid dio en parte la razón a Ramón García Alcaraz y su galería My Name's Lolita Art, que fue excluida en la feria de arte contemporánea que celebró Arco en 2006, concluyendo que se le impidió participar saltándose el principio de publicidad, transparencia y no discriminación al no dar información sobre cómo se valoró su proyecto con respecto a los seleccionados.

En este sentido, Urroz ha defendido en una entrevista con Europa Press la "transparencia" en la elección de galerías, si bien ha dejado la puerta abierta a facilitar las puntuaciones particulares "desglosadas" de aquellos que lo reclamen, porque "es una cuestión fácilmente corregible".

'Presos políticos'

De nuevo, Presos políticos volverá a estar este año en la programación de ARCO VIP, en Zapadores Ciudad del Arte. Esta obra acaparó toda la atención en la pasada edición, cuando la dirección de Ifema decidió retirarla. Después, y tras las críticas de, entre otros, el propio Urroz, rectificó y la galería Helga de Alvear volvió a exhibirla.

Precisamente, tal y como confesó a los medios de comunicación, este fue uno de los peores momentos de su trayectoria al frente de la feria de arte madrileña, así como los peores años de la crisis.