Parte de los visitantes este fin de semana, en el Palais de Tokyo.

Parte de los visitantes este fin de semana, en el Palais de Tokyo. Le Parisien

Arte Nuevas experiencias

Sin ropa en el museo: lo mejor para concentrarte “por completo” en el arte

161 naturistas acceden al Palais de Tokyo, en París, para visitar el museo en una experiencia innovadora. "El ambiente fue muy agradable", comenta uno de los visitantes.

Este sábado hubo una visita especial al Palais de Tokyo, frente a la Torre Eiffel: la Asociación de Naturistas de París descubrieron las joyas de arte moderno y contemporáneo universal, sin ropa. En total, 161 personas reconocieron las salas de la exposición temporal Discorde, fille de la nuit, divididos en seis grupos, antes de que las puertas se abrieran a la visita general. Es la primera vez que sucede una experiencia de este tipo en el museo.

El diario Le parisien ha recogido las reacciones de los nuevos visitantes: “El ambiente fue muy agradable. Estábamos un poco avergonzados cuando nos desvestimos en el vestuario, pero el pudor se disipó rápidamente. Por supuesto, en las grandes salas del Palais de Tokyo te sientes más vulnerable cuando estás desnudo. La relación con las obras no es la misma”, explicaba uno de los participantes en el recorrido.

Cartel de la asociación para divulgar la acción en el museo.

Cartel de la asociación para divulgar la acción en el museo.

Otra de los usuarios explica que sin ropa “hay más interacción”, sobre todo con las esculturas. “En algunas salas donde hay música, las personas se mueven como si estuvieran bailando”. Reconoce que como mujer estaba un poco asustada. Pero es uno de los casos que confirman lo que señalan desde la asociación, que el naturismo no es sólo gente en la playa, que la desnudez no es vergonzosa, sino bella. Por eso defienden la idea de un naturismo más urbano.

Desnudo ante el arte

“La mentalidad está cambiando en estos días”, dijo a Reuters Julien Claude-Penegry, director de comunicación de la Asociación Nudista de París. “Los nudistas están superando barreras, tabúes o mentalidades que eran un obstáculo”. Argumentan que mirar desnudo las obras de arte es aumentar la experiencia, porque “ya no piensas en lo que representas en la sociedad”. Es más: “Cuando estás desnudo, puedes concentrarte por completo en el arte”, explicaba Cédric Amato, vicepresidente de la asociación que ha organizado la experiencia.

Cuando se abrió la inscripción al evento, a principio de marzo, las plazas se agotaron en pocas horas y la mayoría de las inscripciones correspondió a mujeres, entre los 20 y los 30 años. La web del Palais de Tokyo no se hizo eco de la cita, sino la de la asociación, que aclaró que era un estreno en Francia. “Nunca un evento naturista ha atraído tanto interés. Siempre estamos buscando reinventar el naturismo para adaptarnos a las demandas de la sociedad actual”. La lista de espera creció hasta las 30.000 personas y por 2,4 millones de personas se interesaron por el acto, en su perfil de Facebook.