Con la colaboración de:

Cultura

La Fundación Cajasol potencia su propuesta cultural en Andalucía con dos nuevos espacios

En la sede de la Fundación en Sevilla se inauguran dos nuevos espacios: la sala literaria Bécquer como centro de estudios y biblioteca y una sala de exposiciones con las últimas tecnologías.

La apertura al público de dos nuevos espacios culturales en la capital hispalense, convierten a la entidad en uno de los principales dinamizadores culturales de Andalucía. Con la inauguración de estas salas, la Fundación Cajasol quiere poner en valor este espacio privilegiado, un espacio con una actividad tan dinámica y variada en torno a actividades culturales como la música, el teatro, la literatura o la propia pintura, que difícilmente encuentra parangón en Andalucía y en España.

Los nuevos espacios se han inaugurado en la sede de la Fundación Cajasol en Sevilla, en pleno centro de la ciudad; por un lado, una nueva sala de exposiciones que se suma a la sala Murillo y, por otro, se ha dado la bienvenida a la sala literaria Bécquer, dispuesta como biblioteca y sala de estudios.

Con la inauguración de estas salas se quiere poner en valor un espacio privilegiado cuya actividad gira en torno a la actividad cultural. Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol, explicó durante la inauguración que estas nuevas salas son una “firme intención de convertir esta sede en el gran centro cultural de Andalucía”.

Sala literaria Bécquer: zona de estudios y biblioteca

La sala literaria Bécquer es un espacio polivalente, que actuará como biblioteca y espacio para la lectura o los estudios pero en el que también “se presentarán libros y se acogerán charlas y debates sobre literatura, gracias a que se trata de un espacio muy versátil, ya que su equipamiento puede ser desplazado fácilmente”, tal como comentó el presidente de la Fundación el día de la inauguración.

La sala consta de tres estancias principales. Una sala de reuniones de al menos 70m², una zona de descanso con una superficie de 110m² y la sala de estudios y biblioteca, que tiene nada menos que 200m² divididos en una sala de lectura, en la que podrá disfrutarse de la lectura en sus sillones y sofás y la sala de estudios, en la que se encuentran 20 mesas con capacidad para albergar a más de 50 personas.

Inauguración de la sala Bécquer con el periodista Jesús Vigorra y los escritores Antonio Soler, Antonio Orejudo, María Dueñas, Ayanta Barilli, Felipe Benítez Reyes y Nativel Preciado.

Inauguración de la sala Bécquer con el periodista Jesús Vigorra y los escritores Antonio Soler, Antonio Orejudo, María Dueñas, Ayanta Barilli, Felipe Benítez Reyes y Nativel Preciado.

La disposición de la sala literaria concurre en la misma línea que sigue el centro cultural: la versatilidad. Por esta razón las mesas de estudios tienen un sistema de transporte que permite convertir el espacio en una amplia sala de conferencias capaz de recibir a 120 personas. También dispone de una sala específica para las labores de administración de la biblioteca y que puede actuar como sala de control para otros eventos que precisen algún sistema audiovisual o de sonido.

Por su parte, el archivo de la biblioteca se ha nutrido con los préstamos de la Fundación Machado, que ha donado material vinculado con la cultura popular española y a los estudios de tradición oral. Mientras que la Fundación José Manuel Lara ha cedido cada uno de los ejemplares de la editorial Planeta y, además, ha renovado su convenio con la Fundación Cajasol para poner en marcha actividades culturales que fomenten la lectura y la literatura.

Para acceder a esta sala es necesaria la adquisición de un carné gratuito que puede solicitarse a través de la página web de la Fundación Cajasol. La sala literaria Bécquer está abierta al público de lunes a viernes de 9.00h a 21.00h ininterrumpidamente y los sábados hasta las 15h.

Las últimas tecnologías dominan la nueva sala de exposiciones

La otra gran inversión de la Fundación Cajasol ha sido la nueva sala de exposiciones que ha abierto al público en la sede de la Fundación, un edificio de gran valor arquitectónico situado en la plaza de San Francisco, en pleno centro de la capital andaluza. La apertura de esta sala coincide con el plan que se está llevando a cabo para reformar el edificio y renovar sus instalaciones, para tratar de convertirlo en uno de los centros culturales de referencia de la comunidad autónoma.

El edificio de la Fundación Cajasol ya contaba con la sala de exposiciones Murillo, en funcionamiento desde 2015, pero con la apertura de esta segunda sala podrá acoger un mayor volumen de exposiciones y, gracias a las tecnologías introducidas, tendrá más flexibilidad para los distintos tipos de muestras artísticas.

La sala, con una superficie de más de 200m², tiene un diseño abierto por el que dispone de una superficie vertical expositiva de más de 130m². Esta puede, además, incrementarse en 90m² con la colocación de 6 tabiques móviles. Pero la mayor innovación de la sala son las modernas instalaciones audiovisuales. El carácter tecnológico de la sala se lo confieren los paneles móviles y el suelo, bajo el que se ha dispuesto un mapa de 150 puntos de conexiones eléctricas. Gracias a esta tecnología, podrán representarse en el suelo imágenes y sonido, dotando a la sala de una conveniente versatilidad para realizar cualquier tipo de montaje. Las tecnologías implantadas buscan adaptarse a las tendencias artísticas del siglo XXI y ser capaces de acoger exposiciones de toda índole.

Desde su inauguración en febrero, la sala aloja la exposición de Enrique Ochoa ‘La mirada de la mujer’, una muestra gratuita de algunos de los más notables retratos que el pintor andaluz realizó en las primeras décadas del siglo XX y que puede visitarse hasta el 7 de abril.

Con la apertura de estas dos salas, la Fundación Cajasol da un paso más para convertir su sede en Sevilla en uno de los principales centros de difusión de la cultura en Andalucía, en el que tienen cabida todas las tendencias artísticas, vengan de la literatura, la pintura, la música o el teatro.