Íñigo Méndez de Vigo durante su comparecencia a petición propia en la Comisión de Cultura.

Íñigo Méndez de Vigo durante su comparecencia a petición propia en la Comisión de Cultura. Efe

Cultura

La última “torpeza garrafal” del Gobierno: un “ADO olímpico” para el español sin Latinoamérica

Méndez de Vigo presenta el proyecto 'El español, lengua global' y la oposición en bloque le critica dejar fuera del proyecto al resto de hispanohablantes y tratar a la lengua como si fuera un bien comercial.

Noticias relacionadas

El ministro Íñigo Méndez de Vigo llamó el lunes a Marta Sánchez, como reconoció la cantante, para felicitarle por el himno a la bandera que la cantante ha compuesto. Este martes, en un nuevo capítulo por afianzar su suelo político patriótico ante el empuje de Ciudadanos, el ministro de Educación, Cultura y Deporte ha pedido comparecer ante la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados para anunciar su nuevo invento: 'El español, lengua global', un proyecto con el que trata de lanzar la lengua oficial de un país plurilingüe en todo el mundo -a través de la web-, en pleno debate de la reconversión lingüística con una casilla de la lengua para determinar el idioma a elegir en el que los padres desean escolarizar a sus hijos.


De esta manera, anuncia que el Gobierno hará de 2019 el Año Internacional del Español y organizará un “ADO Olímpico” para el español, aunque no ha entrado a detallar en qué consistirá este plan. “Es una línea transversal de políticas tecnológicas”, y el presidente, asegura el ministro, portavoz y conseller, ha colocado en uno de los puntos claves de la legislatura. “La iniciativa contempla amplios planes en educación y cultura”. Como por ejemplo, un “Erasmus Iberoamericano”. Quiere promocionar a los creadores españoles, aunque no ha aclarado si sólo a los creadores en español.


“Busca generar una gran marca de la cultura en español, que sume pasado, presente y futuro y que sea aglutinador de nuestra riqueza”, ha dicho el ministro. Este es el momento del español, ha asegurado, porque el Gobierno sigue creando empleo, “nos encontramos en una situación propicia para dar un empujón a nuestro mejor embajador del mundo: el español”. Añade Méndez de Vigo que la promoción del español es la promoción en el mundo de la libertad, la democracia, los derechos humanos, la igualdad, la justicia española. Y ha cerrado su intervención con un recuerdo a la partida de las cinco naves de Magallanes, “la armada para al descubrimiento”.


Por Ciudadanos, Félix Álvarez, traslada su “perplejidad” al ministro ante un proyecto “grandilocuente” lleno de “verbigracia” y falto de solidez. “Este proyecto nos suena a nada, adolece de la generosidad para involucrar a todos los organismos ligadas al español, que podrían impulsarlo para que no quede como tantos otros proyectos en agua de borrajas”, ha añadido.


“Intentar presentar nuestra lengua como parte de lo que es nuestro país no es razonable, porque España representa al menos del 10% de los hispanohablantes. Es un intento de apropiación de la lengua común”, cuenta Álvarez para señalar que es una “torpeza garrafal de coste elevadísimo” por dejar fuera a Latinoamérica. Un representante entre 14 no es suficiente para representar a más de los 500 millones de hispanohablantes en el mundo. “El español es de todos los hispanohablantes”.
También critica al ministro por confundir cultura con turismo, por marcar en exceso su carácter económico en sus objetivos. “Esto es un huevo vacío de yema y clara”, ha resumido. Le reclama que si quiere defender el español, lo haga en las comunidades en las que el español está arrinconado. Y cerró con la reprimenda por faltar a Davos, a la cita de todos los ministros de Cultura.


Desde el Grupo Mixto le recriminan que en España no se habla sólo un idioma y “es significativo que el Ministerio de Cultura sólo defienda el español”. ¿Cuántas medidas ha impulsado su partido y su Gobierno para defender las otras lenguas? “He encontrado tres medidas”, le ha dicho el portavoz Sergi Miquel. “Se cargaron la promoción y difusión de las otras lenguas oficiales en el país”. “¿Cree el Gobierno que es compatible defender el español sin atacar las otras lenguas oficiales del Estado? ¿Cree el Gobierno que es necesario una confrontación política que no existe en la calle? ¿Es mucho pedir al Gobierno que no confundan el independentismo con la lengua?”.


Por el grupo vasco, Joseba Agirretxea, asegura que se está hablando del español como si estuviera en peligro de extinción. “¿Acaso el español está perseguido?”, ha preguntado al ministro. “¿Usted ratifica la afirmación de su presidente cuando dice que el debate de las lenguas atentan contra el progreso?”. “Me parece muy bien defender el patrimonio lingüístico, pero nunca he visto protestar a su Gobierno porque cuando se va a renovar el DNI nadie atiende en euskera. ¿En estos sitios el español se siente perseguido?”. Agirretxea asegura que los que son bilingües se sienten amenazados porque no pueden utilizar las dos lenguas. “Están utilizando la lengua y la cultura para generar un problema donde no lo había”, añade en referencia a Cataluña.


Eduardo Maura, de Unidos Podemos, ha recordado que su propuesta se basa en “producto, soporte y mercado”. Tres ejes bastante elocuentes de la estructuración de su proyecto. Porque dibuja la globalización en términos mercantiles. “Su español está lleno de aventureros, héroes y clientes, pero no están los hablantes que lindan con otras lenguas”, ha dicho al ministro. “No ha hablado de nuestras propias lenguas, de nuestras culturas fronterizas”, añade.


Le recrimina que el español no es un añadido de la Marca España y ese mensaje es totalmente inoportuno en la relación con América Latina. “Además del error práctico en que incurre este proyecto, no es muy difícil darse cuenta que son viejas propuestas que ni siquiera dependen de su ministerio. Vaya lugar en el que deja al señor Dastis, que tendrá que defenderlo ante los embajadores americanos”. El ministro ha dicho que es el momento del español porque crecemos y creamos empleo, “¿y cuándo no crecíamos ni creábamos empleo?”. Y también ha criticado la fragilidad de la participación española en el Año del Patrimonio Europeo.


El PSOE, con José Andrés Torres Mora, ha dicho que su grupo no puede estar en contra del propósito que trae el ministro. “Entendemos que el español es un activo muy importante para los españoles y ciudadanos de todo el mundo. Desde ese punto de vista, fortalecer lo que nos beneficia a los hablantes es un proyecto con el que debemos estar de acuerdo”.


Pero aclara que tiene la sensación, como la de sus compañeros de oposición, es que no han preparado este proyecto con contenido. También ha criticado la falta de complicidad con el resto de países que comparten con España el idioma, una cumbre iberoamericana, un proyecto colectivo de los hispano hablantes. “Ellos también están empeñados en la defensa del español como lengua”, añade.