Dulceida

Dulceida Gtres

Famosos NUEVA ESTRATEGIA

La estrategia oculta de Dulceida: centrifuga su imagen tras su escándalo en África

Noticias relacionadas

Como suelen decir los inspectores de Hacienda, "el desconocimiento no te exime de la culpa". Y, si encima eres influencer, puede que este dicho tenga más sentido. El pasado mes de abril, Alba Domènech, más conocida como Dulceida (29 años), sufrió un aquelarre viral al publicar en Instagram varias imágenes polémicas, entre ellas, la de varios niños negros luciendo las gafas de sol que promocionaba y dándose un delicioso baño en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) mientras la zona padecía una las sequías más terribles de las últimas décadas. Su mujer, Alba Paúl (31), con 978.000 seguidores en Instagram y otros 64.300 en Twitter, tampoco se quedó corta. Y ambas contestaron a las críticas.

Imagen publicitada por Dulceida en su Instagram.

Imagen publicitada por Dulceida en su Instagram.

En Twitter, Dulceida se explayó a gusto soltando algunas perlas a sus haters: "Dejad de ser ignorantes", "¿Burguesa? ¡Me meo! Soy la típica que vive y deja vivir, y menos habla sin saber", "Daos una ducha de educación", o "No miréis mi perfil cada dos minutos si tanto me odiáis". Entonces, ¿qué sentido tiene no mirar los perfiles de una influencer si viven de los likes y no aceptan las críticas?.

Si no fuera por su enjambre de seguidores probablemente no cobraría unos 6.000 euros por tuit promocional, según afirman varios expertos. Y Alba Paúl también arremetió: "Es tal la ignorancia... que aburre, eso sí, criticar es vuestra vida. Visitamos una tribu Masai y conocimos su cultura, de la cual ellos están muy orgullosos. Espero que jamás lleguen a tener una sociedad tan podrida como esta, donde reina la ignorancia y la mala educación". La fama es un arma de doble filo. Si hacemos un flashback hacia la década de los ochenta, Lydia, la profesora de baile de la popular serie Fama, lo dejó muy claro a sus alumnos: "Tenéis muchos sueños, buscáis la fama, pero la fama cuesta, pues aquí es donde vais a empezar a pagar, con sudor".

Las críticas a Dulceida fueron tan insoportables que cerró su cuenta en Twitter, pero en Instagram sigue fardando de tener 2.5 millones de seguidores. Y, como el tema de África aún colea, a la catalana le han aconsejado poner en marcha una estrategia de imagen que más que lavarla, la va a centrifugar. Por ello, va a ser una de las estrellas invitadas el próximo 22 de noviembre en la masía Can Magí (Sant Cugat del Vallés, Barcelona) en la IX Cena Benéfica Ningún niño sin derechos de la Fundación Dr. Iván Mañero y la Asociación Médica para la Infancia (AMIC), a la que también están invitados Nuria Roca (46) -madrina del acto-, Mónica Naranjo (44) y David Guapo (38) -ex de Ares Teixidó (31)-  y en la que han colaborado Mario Casas (32), Blanca Suárez (30), Los VivancosElena Furiase (30), Concha Velasco (78) y Ricardo Darín (61), entre otros. El objetivo de esta entrañable velada es la de recaudar fondos para proyectos que mejores la calidad de vida de los niños y niñas de Guinea-Bisáu.

Dulceida en el polémico viaje que realizó a África

Dulceida en el polémico viaje que realizó a África Instagram

Una fuente allegada a la influencer ha confirmado en exclusiva a JALEOS que Dulceida quería estar y, de hecho, no sólo va a colaborar con su presencia, sino que va a visitar el país para aportar algo más que un granito de arena. De momento, está estudiando de qué manera va a aparecer ante los medios y, sobre todo, qué va a decir. Hasta la fecha no hay rastro en sus tuits sobre su participación en este evento solidario ya que priman sus vacaciones en Bahamas al estilo Kardashian, la promoción de sus modelitos y su bella historia de amor. Y como empezamos con un dicho, vamos a acabar con otro: "Al César lo que es del César" ya que, según ha conocido este medio Dulceida dona un 5% de sus ganancias a diferentes causas benéficas

[Más información: Dulceida habla de la muerte de Celia Fuentes]