Cayetano M. de Irujo y su pareja Bárbara Mirjan en el acto.

Cayetano M. de Irujo y su pareja Bárbara Mirjan en el acto. Gtres

Famosos POR LA PUERTA DE ATRÁS

El 'desplante' de Cayetano M. de Irujo en el concierto de Niña Pastori

El conde y su novia Bárbara acudieron al evento en el Teatro Real y se convirtieron en los invitados más esquivos al no querer posar ante los medios. JALEOS estuvo presente. 

Este pasado lunes el Teatro Real de Madrid se engalanó por un motivo muy especial: el concierto de la cantante Niña Pastori (40 años). Con motivo de este evento, muchos fueron los rostros conocidos que se dieron cita en la Plaza de Oriente. Como es costumbre, casi todos desfilaron por el photocall y atendieron a los medios de comunicación con la mejor de sus sonrisas. Y se escribe casi porque hubo una pareja que no quiso dejarse inmortalizar y entró al teatro por la zona del público: Cayetano Martínez de Irujo (55) y su pareja Bárbara Mirjan

JALEOS estuvo presente y supo cómo transcurrió todo. Entre la prensa, la cita de Cayetano era una de las más esperadas, sobre todo después del documental de TVE, Lazos de sangre, centrado en la familia de los Alba.

Cayetano y su novia.

Cayetano y su novia. Gtres

Mientras este momento se hacía de rogar, iban desfilando famosos. Desde Antonio Orozco (45) hasta Cristina Tárrega (50), Arancha de Benito (49) o la actriz Hiba Abouk (31). "Ahora, Cayetano", informó, como es habitual, el organizador del evento a los medios. Sin embargo, este nunca hizo su paseíllo ante las cámaras. Lejos de entrar por donde lo hacía el resto de caras conocidas, el conde y su pareja hicieron su entrada al teatro por donde lo hacía el público. Durante unos segundos, la cola de los 'anónimos' se inundó de flashes mientras alguien de la organización guiaba al hijo de Cayetana de Alba al interior del recinto. Este 'desplante' no fue bien entendido por los periodistas allí congregados, quienes no es la primera vez que sufren, de algún modo, los desaires del jinete. 

"Usurpan la vida de los demás"

No fue ni el primero ni, seguramente, el último enfado del duque de Arjona. Fue en noviembre de 2017 cuando Cayetano aterrizaba en Madrid y protagonizaba uno de los enganches más mediáticos con la prensa. No le agradó la presencia de las cámaras y estalló: "Yo creo que este país antes o después dejará de ver la basura y de usurpar la vida de la gente, con ustedes y con los programas de Telecinco. Cuando eso suceda nos consideraremos ciudadanos normales. Entonces yo estoy seguro que eso va a suceder, que este país evolucionará. Ustedes usurpan la vida de las personas". 

Memorable también fue el enfado de 2009. Entonces, se rumoreó de que había rehecho su vida tras divorciarse de Genoveva Casanova (41), algo que no sentó nada bien al jinete. "No me sigan, por favor, se lo pido con toda corrección, ¿vale?", empezó a responder Cayetano a las primeras preguntas de los medios. Pero, ante la insistencia de los periodistas, después continuó: "¿Cómo quiere que se lo pida? ¿Me sigue usted grabando? ¿Quiere usted seguir molestando mi vida? ¿Hasta cuándo quiere seguir?".

Unas actitudes que se han repetido en otras ocasiones cuando la prensa lo ha captado en la calle o incluso en algún acto público en el que él no contaba con hablar. Sin embargo, muy distinta es su actitud cuando existe un evento relacionado con su madre. Así ocurrió el año pasado durante un homenaje por el tercer aniversario de la muerte de la duquesa en Sevilla. Entonces, el duque -como ocurrió durante el programa de TVE de la semana pasada- fue todo amabilidad en sus declaraciones. "A este hombre no hay quien lo entienda", se aseguró en el teatro Real. 

[Más información: Cayetano Martínez: "Me ha costado 30 años regenerar mi trauma de infancia"]