José Mota en la presentación de su programa 'El Acabose', marzo de 2017.

José Mota en la presentación de su programa 'El Acabose', marzo de 2017. Gtres

Famosos ASÍ SON SUS EMPRESAS

Luces y sombras del empresario (y humorista) José Mota

La audiencia del manchego ha ido en picado con sus últimos programas, pero sus números no se han resentido. Su empresa tuvo el año pasado unos ingresos superiores a los 800.000 euros.

Noticias relacionadas

No fue un déjà vu. Hace dos semanas que los españoles se sorprendieron al ver a Cruz y Raya juntos, de nuevo, en la noche del viernes de TVE. José Mota (51) volvió a compartir plató en su nuevo programa 'El Acabose' de TVE con su compañero de fatigas durante 18 años, Juan Antonio Muñoz (52), al que conoció en Zaragoza, durante el montaje del teatro 'El secreto de Elma'. Desde entonces formaron una pareja artística de éxito hasta que en el año 2007 Mota siguió su camino en solitario.

El reencuentro quizá forma parte de la estrategia de la televisión pública por aumentar la audiencia del humorista de Montiel (Ciudad Real), que no sube del 10% de la cuota de share en el prime time de la noche de los viernes, la franja natural de José Mota. Cifras que quedan lejos del 21% de share (4 millones de telespectadores) que consiguió en 2012, cuando su programa 'La hora de José Mota' era todo un éxito.

José Mota y Juan Muñoz en la presentación del espectáculo 'Historias mías' en Madrid, 2016.

José Mota y Juan Muñoz en la presentación del espectáculo 'Historias mías' en Madrid, 2016. gtres

A pesar de que su audiencia desciende y su sueldo se ha visto reducido tras la vuelta de Telecinco, la productora de José Mota va viento en popa a toda vela. En sus últimas cuentas presentadas, la empresa Producciones Nueva Linea SL, en la que también participan su hermana y otra familiar cercana, tuvo unos beneficios de más de 800.000 euros, casi 500.000 euros más que el ejercicio anterior. La sociedad tiene un activo de casi 8,5 millones de euros con bienes valorados en más de 1 millón de euros.

Mota tiene una larga carrera a sus espaldas que fue reconocida en el 2011 con el Goya al mejor actor revelación por su aparición en 'La chispa de la vida' de Álex de la Iglesia y hace dos años con un premio Ondas al mejor intérprete masculino. Son muchos años trabajando no solo en televisión, sino también en el cine, en el teatro y haciendo doblaje. De hecho, el showman fundó su productora en 1997, pero los últimos tiempos en TVE antes de marcharse a Telecinco fueron los más lucrativos.

José Mota en la edición de los premios Ondas 2015.

José Mota en la edición de los premios Ondas 2015. Gtres

Según hizo público el propio Consejo de RTVE, el programa de José Mota llegó a costar 12.000 euros por minuto en el año 2012, casi medio millón de euros por programa. De ahí que el manchego haya podido asegurarse un fuerte colchón desde el que seguir invirtiendo.

UNA EMPRESA CON PÉRDIDAS

Pero no todo son luces en las cuentas del rey del humor manchego. También hay algunas sombras, como las pérdidas de más de 43.000 euros que tiene en la empresa de espectáculos Ja, Ja, Ja Espectáculos SL, fundada tan solo dos años después de su productora de Televisión para administrar sus actuaciones en teatros, una dedicación mucho menos provechosa que los programas de televisión pero a la que no quiere renunciar. De ahí que haya hecho algunas producciones como el exitoso musical 'Los productores', con Santiago Segura.

José Sánchez Mota (José Mota) es el único responsable de las cuentas de la empresa Ja, Ja, Ja Espectáculos. En 2012, su mejor año a nivel profesional y económico, creó una tercera sociedad de Holding, Akapu Holding SL, probablemente para aglutinar sus dos empresas anteriores.

Jose Mota y Patricia Rivas durante un homenaje a Richy Castellanos, 2012.

Jose Mota y Patricia Rivas durante un homenaje a Richy Castellanos, 2012. Gtres

El actor vive con su mujer, la actriz Patricia Rivas a la que también estamos acostumbrados a ver en sus sketches, y con sus tres hijos Valeria, Daniela y José en Madrid. Hace dos años se mudaron a vivir a una casa de 1.000 metros cuadrados de extensión de estilo modernista que ellos mismos diseñaron.