Enrique de Dinamarca junto a su mujer, la reina Margarita.

Enrique de Dinamarca junto a su mujer, la reina Margarita. Gtres

Casas Reales CONFIRMACIÓN REAL

Enrique de Dinamarca, marido de la reina Margarita, sufre demencia

A los extraños comportamientos y declaraciones del príncipe en las últimas semanas se suma ahora el diagnóstico médico confirmado por el mariscal de la Casa Real danesa.

"Cambios de comportamiento, patrones de reacción, juicio y vida emocional así como deterioro de la interacción con el mundo exterior". Los extraños comportamientos del príncipe Enrique de Dinamarca (83 años) en las últimas semanas ya tienen una explicación médica. La Casa Real danesa emitía este miércoles un comunicado en el que anunciaba que el marido de la reina Margarita II de Dinamarca (77) sufre demencia, una enfermedad diagnosticada tras varios exámenes y chequeos médicos realizados a finales de agosto por un equipo de especialistas del hospital que le ha atendido.

"El diagnóstico implica una disminución en el nivel funcional cognitivo del príncipe. El grado de incapacidad cognitiva es mayor de lo que suele afectar a las personas de la edad del príncipe (...). Como consecuencia de la dolencia, el príncipe debe rebajar sus actividades futuras y considerar su condición de miembro honorario de los patronatos. Es deseo de la reina y de la familia real que el príncipe tenga la paz y tranquilidad que requiere la situación".

Enrique de Dinamarca había mostrado comportamientos extraños en los últimos meses.

Enrique de Dinamarca había mostrado comportamientos extraños en los últimos meses. Gtres

Lo cierto es que el marido de la monarca se había retirado ya de gran parte de los actos oficiales desde que se jubiló hace año y medio, por lo que su actividad pública no se verá mermada, aunque sí sus relaciones familiares y sociales.

De hecho, en los últimos tiempos el consorte Enrique ya ha protagonizado algunos episodios que resultaban difíciles de entender para el común de los daneses. Fue durante el mes de agosto cuando el príncipe mostró su negativa a ser enterrado junto a su mujer en el cenotafio que se estaba construyendo de la catedral de Roskilde. Allí estaba todo listo para acoger, el día de mañana, los cuerpos de la reina y su esposo, pero las declaraciones de Enrique de Dinamarca cayeron como un jarro de agua fría sobre el palacio, aunque si bien es cierto, a su mujer no parecieron preocuparle.

[Más información: Enrique de Dinamarca se niega a ser enterrado con su mujer, la reina Margarita]

[Más información: La reina Margarita II de Dinamarca graba un macabro documental con los preparativos de su muerte]

Días después, el príncipe Enrique se quejó de lo que considera un "trato injusto" por parte de su mujer. "Ella me toma por un payaso. No me he casado con la reina para ser enterrado en Roskilde. Si ella quiere que me entierren a su lado, tiene que nombrarme rey consorte, eso es todo", señalaba molesto el marido de la monarca en una nueva crítica pública hacia su papel secundario dentro de la monarquía danesa.

[Más información: Enrique de Dinamarca: "La reina me toma por tonto"]