La piedra pómez tiene múltiples beneficios que deberías conocer

La piedra pómez tiene múltiples beneficios que deberías conocer

¿Cómo hacer... ?

Cómo usar una piedra pómez: utilidades y beneficios

La piedra pómez es una roca volcánica usada como remedio casero para la exfoliación y depilación. Te mostramos cómo usarla de forma correcta.

La piedra pómez es una piedra volcánica que puede tener un gran número de formas. Puede ser alargada o con muchos ángulos, lo que le proporciona diferentes beneficios. Además, sus componentes se unen durante el proceso de enfriamiento del magma de gran viscosidad. Este proceso es el culpable de que cuente con diferentes características.

Normalmente suele ser de color blanco y tiene una gran resistencia. Puede soportar el frío extremo, el fuego o estar a la intemperie sin que se vea dañada. Es una piedra de dureza media gracias a su alta friabilidad. Además, cuenta con un poder abrasivo bajo, siendo ideal para trabajar nuestra piel con ella.

Para qué se utiliza la piedra pómez

Al ser una piedra muy versátil se le pueden dar muchos usos diferentes. Uno de los usos más comunes es en la cosmética. También se usa en la construcción, odontología, fabricación de diferentes materiales o limpieza. Esto deja patente la gran versatilidad que tiene.

En el campo de la belleza, la salud o la estética de la piel, es muy utilizada. Se usa para la fabricación de aceites y cremas, pero también para retirar la piel muerta. Podemos usarla en los pies, los callos o las asperezas que pudiéramos tener. También es muy utilizada cuando nos hacemos la pedicura, dejando la piel de los pies muy suave. Por otro lado, en el mundo de la moda se usa para hacer el efecto desgastado en los pantalones vaqueros. Incluso, es tan versátil, que puede usarse en las pastas de dientes.

La exfoliación de la dermis de nuestros pies es esencial. Se trata de una zona que está resguardada todo el tiempo, pero sufre muchas rozaduras. El uso de tacones y plataforma, estar mucho tiempo de pie, etc., produce asperezas.

La piedra pómez tiene una textura adecuada para limpiar todas las superficies delicadas del pie. Hay que frotar la piedra suavemente con un poco de agua, esto hará que la piel muerta se retire fácilmente. En muy poco tiempo tendremos completamente suave la zona, proporcionándonos una gran comodidad. Otra forma de uso es remojar los pies en agua templada y los enjabonaremos con jabón con pH neutro. Dentro del balde se frotarán las asperezas o los callos con la piedra, con movimientos circulares y suaves. No hace falta presionar mucho porque teniendo la piel blanda por el agua, las asperezas se retiran muy fácilmente.

Consejos para usar la piedra pómez

Se recomienda mantener siempre los pies enjabonados para tener el mejor resultado posible. En caso de que vaya siendo absorbido hay que aplicar más para evitar que la piel se reseque. Además, evitaremos que el proceso sea doloroso, a pesar de que con una piedra como esta no debería haber ningún problema.

¿Cada cuánto debemos usar la piedra pómez? Los expertos en dermatología recomiendan usarla dos o tres veces por semana. De esta forma se conseguirán unos pies suaves, lisos y libres de asperezas y callos. Esto proporciona una gran comodidad cuando tengamos que utilizar unos zapatos.

Se debe tener en cuenta que su uso dependerá del estado y necesidades de nuestros pies. Si tenemos pies con callos, uno de los remedios caseros es la piedra pómez que conseguirá que tengamos unos pies lisos y sin callos para lucirlos en cualquier momento del año, sobre todo en verano.

Otros usos de esta piedra

Una pedicura siempre quedará mucho mejor con el uso de esta piedra. Ya sabemos que su acción abrasiva acaba con las durezas en muy poco tiempo y deja los pies completamente suaves. También puede usarse para eliminar los callos de las manos. Algo ideal para personas que tienen un trabajo físico fuerte. Con el uso de esta piedra se consigue dejar la piel de las manos suave y acabar con los callos de una manera rápida y efectiva.

Para ello, hay que hacer lo mismo que con los pies. Debemos sumergir las manos en agua templada y dejar en remojo unos diez minutos. Esto hará que la piel se reblandezca y sea mucho más fácil de trabajar. Cuando la piel esté bien blanda, secaremos con una toalla y aplicaremos la piedra pómez. Movimientos circulares, sin presionar demasiado. En poco tiempo se habrán eliminado las durezas.

La depilación es otro de los usos de esta piedra no es demasiado conocido, sobre todo porque hay muchos otros métodos para depilarse. Utilizando esta piedra, se podrá acabar con el vello no deseado. Se puede usar para eliminar el vello de forma natural y muy suave, sin sufrir dolores o molestias. Además, la piedra pómez también se puede emplar para eliminar los pelos encarnados de las piernas o los brazos. Solamente hay que usar la ducha o mientras nos damos un baño. Debemos esperar a que la piel esté suave y posteriormente tendremos que frotar ligeramente contra la piel. Siempre usando movimientos circulares. ¿Conocías todos estos usos de la piedra pómez?