La sensación de mareo es como un desvanecimiento, debilidad o inestabilidad que crea una falsa impresión de que todo en torno a ti está girando y también se conoce como vértigo. Suele ser una de las causas más frecuentes por las que los adultos visitan al médico.

Sin embargo, no suelen indicar un trastorno grave, aunque sea una sensación molesta e incómoda. El mareo puede ir acompañado de náuseas y podría ser tan intenso que quizás necesites sentarte o acostarte, y puede durar desde unos segundos hasta días. A continuación, te mostramos las posibles casusas de los mareos y cómo quitar el mareo rápidamente.

Causas de los mareos repentinos

El vértigo es la falsa sensación de que el entorno está girando en torno a ti y se produce mientras el cerebro trabaja para ordenar la desorientación. Son muchas las causas que pueden provocar esta sensación de mareo, pero las más comunes son:

  • Problemas en el oído interno.
  • Padecer vértigo postural paroxístico benigno, además es la causa más común de vértigo.
  • Experimentar migraña es otra de las causas de mareo más habituales.
  • Sufrir la enfermedad de Ménière.
  • Tener alguna infección viral del nervio vestibular.
  • Descenso repentino de la presión arterial.
  • Una mala circulación sanguínea.
  • Trastornos neurológicos como la enfermedad de Parkinson y la esclerosis múltiple.
  • Ciertos medicamentos incluyen entre sus efectos secundarios la sensación de mareo, como antidepresivos, anticonvulsivos, tranquilizantes y sedantes.
  • Los niveles bajos de hierro, lo que también se conoce como anemia, puede provocar que sientas mareos, fatiga y debilidad.
  • Padecer trastornos de ansiedad, incluidos los ataques de pánico y miedo.
  • El calor excesivo y la deshidratación.
  • Tener unos niveles bajos de azúcar en sangre, o hipoglucemia, puede ocasionar también sensación de mareo.

¿Cuándo debo visitar a un médico?

Siempre que tengas mareos o vértigos recurrentes, repentinos o fuertes de manera prolongada debes visitar a un médico. Si además se acompaña de los siguientes síntomas, no dudes en acudir de inmediato a un centro médico:

  • Dolor en el pecho.
  • Dificultades respiratorias.
  • Desmayos.
  • Visión doble.
  • Taquicardia o arritmia.
  • Vómitos continuos.
  • Convulsiones.
  • Confusión o dificultades para hablar.
  • Cambio repentino en la audición.
  • Tropiezos o dificultad para andar.
  • Entumecimiento o parálisis de las extremidades.
  • Dolor de cabeza repentino e intenso.
  • Entumecimiento o debilidad faciales.

Tratamiento para la sensación de mareo

Una vez que hemos visto las causas de los mareos, pasamos a explicarte cuál es el tratamiento adecuado para combatirlos. Aunque a veces es tan sencillo como cambiar algunos hábitos o seguir ciertas terapias.

Dependiendo de las causas de tus mareos, el médico te recetará determinados medicamentos para reducir la frecuencia de estos ataques. Además, también podría recomendarte las siguientes terapias:

  1. Terapia de equilibrio. Consiste en aprender ejercicios específicos para que tu sistema de equilibrio sea menos sensible al movimiento. Esta terapia se conoce con el nombre de rehabilitación vestibular. Suele utilizarse en personas con trastornos del oído interno.
  2. Maniobras de posicionamiento de la cabeza. Esta técnica debe realizarla un médico, un audiólogo o un terapeuta físico, pues supone maniobrar la posición de la cabeza.
  3. Psicoterapia. Esta terapia suele ayudar a personas que padecen de vértigo causado por trastornos relacionados con la ansiedad.
  4. Cirugía u otros procedimientos. El médico puede decidir inyectarte un antibiótico en el oído interno para inhabilitar la función del equilibrio y acabar así con la sensación de mareo. El oído no afectado tomaría el control de esa función. Sin embargo, cuando ningún tratamiento parece funcionar y tienes una pérdida de audición grave, se te puede someter a una cirugía para inhabilitar el laberinto vestibular del oído afectado. Como en el caso anterior, el otro oído tomaría el control de la función del equilibrio.

Consejos y remedios caseros

Si sueles experimentar reiterados episodios de sensación de mareo, debes considerar estos consejos para descartar algunas de los mareos causas mencionadas más arriba:

  • Ten mucho cuidado, puedes perder el equilibrio y caerte al suelo, lo que podría provocarte serias lesiones.
  • Acondiciona tu hogar para que esté libre frente a posibles caídas, elimina los obstáculos innecesarios con lo que puedas tropezar como alfombras, cables, adornos… Utiliza alfombras antideslizantes en el baño y ten siempre una buena iluminación.
  • Evita los movimientos rápidos y repentinos y camina con ayuda de un bastón si fuese necesario para conservar la estabilidad.
  • Evita tomar cafeína, alcohol, tabaco o sal, el uso de estas sustancias puede empeorar mucho los síntomas.
  • Bebe suficiente agua y mantén una dieta sana y equilibrada. Duerme las horas necesarias, si es posible no menos de 8, y evita el estrés.
  • Siéntate o acuéstate en cuanto sientas el mareo, así evitarás desplomarte. Cierra los ojos y permanece acostado en una habitación a oscuras si estás atravesando un episodio de vértigo.
  • Si tus mareos son provocados por un medicamento, consulta con tu médico para interrumpir o disminuir las tomas.
  • No es conveniente que conduzcas en este estado ni operes con maquinaria pesada si experimentas mareos frecuentes e imprevistos.
  • Si los mareos van acompañados de náuseas, prueba a tomar un antihistamínico de venta libre. Pero cuidado, suelen causar somnolencia.
  • En caso de que tus mareos estén causados por un exceso de calor o por deshidratación, descansa en un lugar fresco y bebe bastante agua o una bebida deportiva para proporcionarte sales minerales. Así conseguirás eliminar la sensación de mareo.