En épocas estivales, todo el mundo agradece una bebida fría para refrescarse y aliviar el intenso calor. Dado que si salimos a la playa las bebidas ya no estarán refrigeradas, hay trucos para enfriar bebidas y mantenerlas frías sin necesidad de utilizar la nevera. También te puede pasar en una cena, en la que de repente nos quedamos sin bebidas frías, en la cocina. Es fácil tener una bebida fría si aprendemos cómo, y con cosas que tengamos por casa, así que tomad buena nota de cómo mantener bebidas frías sin nevera.

Bebidas frías con hielo y el congelador

Es muy fácil que en una fiesta donde hay mucha gente, por mucho que hayamos sido previsores con la alimentación y las bebidas frías, éstas últimas se acaben con rapidez. Lo mejor para mantener una gran cantidad de bebidas frías sin nevera es utilizar un barreño de grandes proporciones, echar una gran cantidad de hielo (siempre tendremos a mano una gasolinera si nuestro congelador no tiene suficiente capacidad) y utilizar sal de mesa en abundancia. 

En menos de 10 minutos podremos disfrutar de unas bebidas frías sin nevera, perfectas para consumir. No debemos echar la sal a puñados y sin medida. Debemos calcular más o menos una cucharada sopera por cada bol o cuenco de agua que echemos en el barreño. Si este barreño es grande podremos enfriar bastantes bebidas. Una vez echamos la sal, removemos bien para mezclar con el hielo y el agua. Lo que conseguiremos es que los hielos se derritan más rápido por el efecto de la sal, con lo que el agua bajará rápidamente de temperatura y quedará helada. Podemos poner tanto latas como botellas de cristal, que se enfriarán en un corto periodo de tiempo, y que se mantendrán frías por bastante tiempo. Este truco también lo podemos utilizar para salir de excursión, metiendo el hielo, el agua y la sal en una nevera portátil.

Si vamos a las diferentes playas tendremos la tranquilidad de saber que nuestras bebidas se mantendrán frías hasta la hora de consumirlas. Otra opción, si salimos de excursión a lugares donde hay ríos y lagos, es sumergir hasta la mitad la nevera portátil en el agua, y se mantendrá las bebidas frías por más tiempo, ya que los ríos o lagos suelen tener el agua bastante fría.

Los espráis, las bolsas isotérmicas y el congelador

Las bolsas isotérmicas están pensadas para mantener la cadena de frío de los productos congelados en las compras y transportes, pero sirven también para mantener las bebidas frías sin nevera, ya que mantienen el frío durante unas dos o tres horas. Estas bolsas conservan la temperatura entre los 2 y los 8 grados. Una buena opción es congelar las latas o botellas de cristal en el congelador (ojo, las botellas de cristal hay que meterlas con papel en el congelador, ya que el cristal, con temperaturas bruscas, puede explotar) y después, meter las bebidas en la bolsa isotérmica.

Si vamos a salir a la playa, es un buen sustituto de la nevera portátil.
Si estamos en casa y se nos han acabado las bebidas frías, la solución es meter vasos de cristal grueso en el congelador. En poco tiempo quedarán congelados, y ya podemos servir una bebida del tiempo en ellos, que estará fría para consumirla. Los sprays de aire comprimido, que generalmente se utilizan para limpiar los objetivos de las cámaras o los teclados del ordenador, también sirven para mantener las bebidas frías sin nevera.

Si ponemos el spray boca abajo, su contenido no saldrá, pero el bote sí que expulsará el gas a presión que contiene, que estará a temperaturas bajo cero. Aplicar este gas a las botellas o latas de bebidas es muy efectivo, incluso éstas se pueden llegar a congelar en pocos minutos.

Una buena técnica para mantener las bebidas frías: el enfriamiento evaporativo

Si nos hemos preguntado cómo es posible que los botijos mantengan el agua fría durante tanto tiempo, el secreto está en el barro, y con este truco se podrán mantener las bebidas frías sin nevera por mucho más tiempo.

En una olla o recipiente de barro ponemos arena para aislarla térmicamente. Después echamos agua y tapamos con una toalla que esté húmeda y fría. A medida que el agua se vaya evaporando, el interior de la olla se irá enfriando, y podrás poner las latas y botellas dentro del recipiente y dejarlas enfriar. El resultado es perfecto. Si no tenemos un recipiente de barro, también podemos usar este sistema de enfriamiento evaporativo de otra manera. Remojamos una toalla con agua bien fría.

También podemos emplear periódico, y después lo utilizamos para envolver botellas o latas. A medida que el agua se evapora, la bebida se irá enfriando. Si estamos en un lugar con el suelo frío, podemos enfriar botellas y latas enterrándolas en un rato bajo el suelo, siempre que éste esté frío y húmedo. Este método mantiene las botellas frías aunque no suele ser tan rápido como los demás.