Ya tocamos el tema de cómo limpiar la plancha, ahora toca otro electrodoméstico importantísimo para la limpieza de nuestra ropa, con unos remedios caseros muy asequibles.

Cómo limpiar la lavadora: lo que debes saber

Cada tres meses es conveniente limpiar a fondo la lavadora, ya que, como cualquier electrodoméstico, acumula suciedad, aunque no lo parezca ya que su tarea fundamental es lavar nuestra ropa. Por otra parte, y de vez en cuando, podemos darle un buen repaso por fuera con un paño húmedo, ya que al estar en muchos casos en la cocina, la superficie puede quedar impregnada de grasa.

Cómo limpiar la lavadora y sus diferentes elementos

La lavadora se puede limpiar con limpiadores que tengamos por casa, pero los limpiadores a base de vinagre, o el propio vinagre blanco son muy efectivos.

El vinagre para limpiar la lavadora tiene un alto poder desinfectante y desincrustante, y además elimina el moho y las bacterias con mucha eficacia, además de prolongar la limpieza de la lavadora. Se puede utilizar un vinagre que tengamos por casa, diluido en un barreño con agua bien caliente, y también hay limpiadores a base de vinagre que funcionan muy bien, puesto que son altamente efectivos para limpiar y desincrustar las cubetas de los detergentes y la goma de la lavadora.

Una de las partes de la lavadora donde más suciedad se acumula es el filtro. Restos de detergente, alguna prenda que se haya colado, pelusas, y todo lo que se haya introducido en el tambor, acaba, por definición, en el filtro. Para limpiarlo, lo más conveniente es desenchufar primero la lavadora, poner una toalla vieja en el suelo, ya que el filtro suele acumular agua, abrir la puertecilla que lo protege, y sacarlo. Lo más efectivo es dejar el filtro sumergido en agua bien caliente y en vinagre, durante el tiempo que limpias el resto de los componentes de la lavadora. Enjuágalo bien con un estropajo, sécalo, vuélvelo a introducir en su sitio y ya lo tienes perfecto. 

Las cubetas de la lejía, el detergente y el suavizante también están continuamente húmedas y, con el paso del tiempo, se generarán bacterias y mohos de desagradable color negro. Sácalos de su sitio y ponlos en remojo con vinagre y agua caliente, para que se vaya desincrustando la suciedad, ayúdate después con un cepillo para terminar de limpiar bien las cubetas, sécalas bien y vuelve a meterlas en su sitio. Para limpiar la goma de la lavadora, tiraremos de ella hacia fuera, pero sin sacarla, y la frotamos bien con un paño que tenga detergente limpiador o lejía, hasta que quede limpia y brillante, retiramos con un paño seco los restos de detergente, y ya está limpia.

Por último, para limpiar la lavadora por completo, tan solo nos queda repasar el tambor. Lo que haremos para limpiar el tambor de la lavadora con vinagre, será elegir un programa corto y en caliente, llenar con vinagre una de las cubetas de detergente, y poner en marcha el ciclo. Después, dejamos la puerta abierta para que todo se seque bien, y ya tenemos perfectamente limpia toda la lavadora

Trucos y consejos para alargar la vida de la lavadora

Una lavadora es foco de gérmenes, y debe mantenerse perfectamente limpia siempre, ya que, al acumular gérmenes y bacterias debido a la humedad, es un foco de infección y llegará un momento en que, si descuidamos su limpieza, tenga mal olor y la ropa no salga limpia. Así que para fomentar su buen uso, alargar su vida y que ésta funcione siempre en las mejores condiciones de uso, aquí van unos cuantos trucos y consejos muy fáciles:

  • Limpiar la lavadora con una periodicidad de cuatro veces al año es la opción más correcta para que siempre esté limpia y nos proporcione los mejores resultados. Aunque también podemos limpiarla por encima (cubetas y goma) más a menudo, cuando lo consideremos necesario.
  • No debemos llenar la lavadora a tope para aprovechar el lavado. Lo más aconsejable, siempre, es respetar la carga recomendad por el fabricante, porque si sobrecargamos la lavadora, ésta puede estropearse y, además acumular bastante más suciedad.
  • Es importante, antes de meter las prendas para lavarlas, revisar bien los bolsillos para no dejar monedas u otros objetos que puedan dañar la lavadora. Además, cuando acabe el ciclo de lavado, y por si se nos ha olvidado, debemos darle vueltas al tambor para revisar si se nos ha quedado algo olvidado, o bien mirar entre la goma. A veces aparecen pañuelos de papel o monedas, y éstas últimas pueden provocar óxido.
  • La lavadora es un electrodoméstico húmedo, lo que fomenta la aparición de moho. Es importante que la ventilemos, y mantengamos la puerta y las cubetas abiertas para que se sequen bien después de cada lavado.
  • También merece la pena sacar el filtro de vez en cuando y comprobar si se ha quedado prisionero algún calcetín.
  • Hay que utilizar siempre la cantidad de detergente recomendado por el fabricante, porque usar detergente en exceso no va a dejar la ropa más limpia, y puede dañar la lavadora, y hacer que nos dure en perfectas condiciones menos tiempo del que esperábamos.
  • Realiza, de vez en cuando una desinfección periódica para eliminar bacterias. Es muy sencillo. Una vez por semana, podemos hacer un ciclo de lavado con la lavadora vacía, y poner en la cubeta de detergente una taza de vinagre o un buen chorro de lejía. De esta manera, limpiaremos y desinfectaremos bien el electrodoméstico por dentro.