La hortensia, una flor milenaria

La hortensia, una flor milenaria

¿Cómo hacer... ?

Cómo cuidar las hortensias en el interior y en el exterior

Las hortensias han sobrevivido durante miles de años, pero cultivarlas en casa es una tarea algo complicada, te enseñamos a cuidar las hortensias.

De origen asiático, las hortensias son plantas que llegaron a Europa hace siglos y que supieron adaptarse perfectamente al viejo continente.

Recordaréis que hablamos de cómo cultivar una begonia, los cuidados de la hortensia son distintos. Crecen en forma de enredadera y tienen unas hojas y flores bastante grandes. Además, las flores son muy coloridas y tienen un agradable aroma. Las más comunes son las de flor blanca, seguidas de las de flor rosa y las menos habitual es la hortensia azul, de un delicado y único color, por lo que suele resultar la más preciada. 

Aquí aprenderemos cómo cuidar una hortensia para que nazca y se conserve grande y sana, y sobre todo, con esos magníficos colores que hacen de las hortensias unas plantas bellísimas, de las que a cualquiera le gustaría tener en sus jardines.

Hortensia: cuidados

La hortensia es una planta muy llamativa, debido a sus hermosas y grandes flores que crecen durante la primavera y que solo se mantendrán esplendorosas durante esa época del año. Pero para que florezcan en primavera hay que tratarlas durante todo el año. Las hortensias duran muchos años en jardines con tierra bien preparada y con mucho espacio.

En macetas duran alrededor de cuatro años, y para que duren tanto tiempo, es preferible tenerlas en las terrazas o porches, es decir, al aire libre, pero siempre a la sombra, salvo en climas frescos. La mejor época para comprarlas, según los expertos en jardinería es en el primer trimestre del año, justo antes de que empiece la primavera. Para seleccionar una hortensia, observa que las hojas y tallos estén sanos y sin manchas.

Si las quieres plantar en casa y sacarlas de la maceta, ten en cuenta que la calidad del suelo influye mucho en la intensidad de los tonos de  la hortensia. Y si quieres conseguir que la planta dé más flores en primavera, lo mejor es podar al final del invierno, quitando solo las ramas que hayan dado flor y también aquellas que estén estropeadas.

Como ocurre con todas las plantas, es conveniente que la cambies de maceta cuando la anterior se haya quedado pequeña y que renueves la tierra en ese momento, para que la hortensia florezca con más intensidad.

Trucos y consejos para cuidar las hortensias

Los cuidados de las hortensias tienen que ser constantes en el tiempo para que nazcan sanas y sean siempre hermosas. Aquí van algunos consejos sobre su cuidado: 

  • Las hortensias deben estar colocadas en lugares luminosos y bien ventilados, preferiblemente al aire libre, ya que necesitan mucha luz para que las hojas no se pongan amarillas. Pero no todos los climas son válidos. Las hortensias solo aguantan el sol directo en el norte, así que si no estás allí, el aire libre es bueno, pero busca siempre un lugar con sombra.
  • El calor no es bueno para las hortensias, así que hay que buscar sitios frescos que no sobrepasen los 20ºC, ya que, si la temperatura es mayor, la hortensia dejará de florecer.
  • Esta planta necesita mucha humedad para que su crecimiento sea el adecuado y para que florezca con normalidad. Hay que regarla todos los días con agua cuando está en flor, cuidando siempre de que drene, para que no se encharque. Cuando llueve, acércala a la lluvia. A esta planta le encanta mojarse.
  • Además, cuando la planta está en flor, se debe añadir abono líquido para que las hojas y flores estén siempre grandes y hermosas.
  • La hortensia crece mucho, es una planta bastante grande, por lo que puede resultar difícil trasplantarla a otra maceta. Lo mejor es eliminar todas las ramas y tallos que ya no estén sanos, raspar la tierra con la ayuda de un rascador hasta que veamos las raíces, y renovar la tierra, manteniendo el mismo tiesto. Durarán los cuatro años que suelen durar en perfectas condiciones.
  • Si planta de la hortensia está creciendo demasiado, lo que puedes hacer es utilizar guías para sujetar las ramas, y que éstas se mantengan rectas.
  • Cuando las hojas amarillean, es porque el agua de riego tiene demasiada cal. Lo mejor es regar con agua previamente descalcificada, y utilizar tierra de brezo, a la venta en tiendas especializadas.
  • Para acabar con los pulgones que pueden salir en las hortensias, utiliza un antipulgón o un insecticida normal.

Las hortensias y sus colores: la hortensia azul

Cuando veamos hortensias en jardines y plantas, nos habremos fijado en que son de color rosa, blanco y azul.

La hortensia azul es la más preciada, aunque su cuidado no difiere nada en absoluto de los cuidados de cualquier otra hortensia. Tú misma puedes cambiar el color original de las flores, plantandolas en un suelo especial, más alcalinizado, o bien regándolas con un producto llamado sulfato de aluminio. Pero para no complicarnos la vida, lo mejor es pedir en la floristería un producto que se llama "azulador de hortensias", y añadirlo al agua de riego. Pero solo debes hacerlo con las hortensias de flor rosa, puesto que las blancas no cambian de color.

También puedes añadir productos ricos en azufre a la tierra de la hortensia, puesto que bajará el Ph natural de la tierra, que es donde mejor florecen las hortensias azules. En cualquier caso debes ser paciente, puesto que este proceso puede que no ocurra a la primera, sino que deberás esperar meses, porque quizás no ocurra en la primera floración. Así que toca ser constantes hasta conseguir esa hortensia azul tan bonita y llamativa.