Hay que tener tiempo para tener sexo

Hay que tener tiempo para tener sexo

¿Cómo hacer... ?

Cómo prolongar el sexo hasta alcanzar el orgasmo

Para que los miembros de la pareja se sientan satisfechos en sus actos sexuales es importante prolongar el sexo hasta que los dos lleguen al clímax. 

Lo primero que hay que saber si vas a realizar sexo con alguien al que le interesas, no estar seguro/a puede que distraiga dichas relaciones. 

Posiblemente, si eres mujer, antes de cualquier acto sexual tengas que seducir a ese hombre que tanto te gusta.

Y si es un amigo o amiga, tendrás que decirle de forma competente que estás enamorado/a de el/ella. 

Un coito ideal, dura entre unos 20 y 25 minutos, que es el tiempo que suele necesitar una mujer para llegar al orgasmo, sin embargo, el porcentaje de hombres que consiguen aguantar tanto tiempo es bastante bajo, en torno al 20%. La realidad es que, en la mayoría de las parejas la media de tiempo que dura una relación de sexo es aproximadamente de entre 6 y 8 minutos, sin embargo, hay hombres que aguantan aún menos tiempo, reduciendo esta cifra a sólo dos minutos, estamos hablando de la eyaculación precoz.

Es importante prolongar el sexo lo suficiente para que los dos queden satisfechos. 

Habla con tu pareja sobre el problema

Si no hablas con tu pareja, aumentarás tus inseguridades y tu estrés durante las relaciones sexuales por forzarte mentalmente a durar más, lo cual es contraproducente en estos casos, ya que logras el efecto contrario.

El simple hecho de contarle tu problema hará que en las próximas relaciones te sientas más relajado y por consiguiente logres aguantar más durante el coito. Por otro lado, tu pareja sentirá que confías en ella, se sentirá importante y más unida a ti.

Ejercicios de Kegels

Los ejercicios de kegels te ayudarán a aumentar la duración en la cama fortaleciendo los músculos que controlan la eyaculación.

Un ejercicio consiste en tumbarse sobre la cama desnudo y colocar los dedos índice y corazón en el punto que se encuentra entre el ano y la parte trasera de los testículos. A continuación, debemos flexionar el músculo pubocoxígeo, que es el músculo que flexionamos cuando estamos orinando y queremos dejar de hacerlo. Debemos repetir este ejercicio a diario durante unos cinco minutos.

Practica con la masturbación

Aunque no es lo mismo la masturbación que tener una relación sexual con una pareja, a modo de entrenamiento es muy útil.

Es importante que mantengas durante todo el ejercicio la concentración, de manera que cuando estés a punto de alcanzar el punto álgido del climax aprendas a parar, volver a enfriarte sin que afecte a la erección y continuar nuevamente. Si lo necesitas puedes apretar la base del pene, de esta manera evitarás eyacular.

No te marques objetivos muy ambiciosos al principio, trata de durar unos 5 minutos las primeras veces y según avances en tu entrenamiento, trata de aumentar más tiempo.

Ejercicios durante las relaciones sexuales

Presta atención a los preliminares, no sólo harán que la relación sexual sea mucho más placentera para tu pareja, sino que resultan una parte muy divertida, además de que puede hacernos conectar más con nuestra pareja. Por otro lado, pueden ayudarnos a relajar nuestra excitación inicial y a quitar hierro al asunto si en el coito duramos poco, pues estaremos alargando la relación sexual.

También es muy importante que durante las relaciones sexuales aprendamos a respirar de forma correcta. Inspirar y expirar profundamente puede mantendrá nuestra excitación en unos niveles más bajos, retrasando el momento del clímax.

Muy importante es tener un sexo seguro, para que ninguno de los dos esté preocupado durante los coitos. 

Por último, cabe mencionar que es aconsejable realizar penetraciones profundas, pues la vagina de la mujer es más ancha cuanto más se aproxima al cuello uterino disminuyendo el contacto de nuestro glande con las paredes de la vagina, con lo que nos sobreexcitamos menos.

Las posturas sexuales

Hay una serie de posturas sexuales que, no solo son una buena idea para innovar, sino que facilitan que el hombre dure más en el sexo de forma natural:

  • La cucharita: Al principio esta postura resulta un poco complicada, consiste en que ambos miembros de la pareja miren a la misma dirección y el hombre se sitúe detrás de la mujer estando ambos en posición fetal. Los movimientos tras la penetración serán lentos, lo que evitará la sobreexcitación del hombre.
  • La misionera: la mujer se colocará sobre el hombre y bajará el pecho hacia el de su pareja, realizando movimientos hacia adelante y hacia atrás.
  • Sentados: El hombre sentado en la cama y la mujer sentada sobre el pene de su pareja, rodeando con las piernas la espalda de él. Se consigue una penetración profunda donde los movimientos son lentos y el hombre no tiene la posibilidad de “acelerarse”.
  • De pie, de espaldas: La mujer se coloca de pie con las manos apoyadas en la pared agachándose ligeramente, lo justo para que el hombre la pueda penetrar desde atrás.

El uso de preservativos retardantes

Los preservativos retardantes pueden ayudarte a durar más en la cama. Se trata de preservativos de apariencia igual a la de los preservativos normales, pero contiene benzocaína, ayudando a retardar el momento del clímax masculino.

Es probablemente el método más desaconsejado para durar más en la cama, ya que la benzocaína disminuye la sensibilidad del pene y es por ello por lo que se retrasa el orgasmo. No obstante, cuando estamos en pleno entrenamiento para durar más en la cama, especialmente si somos de los que no aguantamos más de dos minutos, puede venirnos muy bien esta ayuda extra.

Alimentos para durar más en la cama

La alimentación también juega un papel muy importante. El consumo de ciertos alimentos puede favorecer que seamos mejores a nivel sexual:

  • Jengibre: el consumo de jengibre nos mejora la circulación, con lo cual ayuda también a que el flujo sanguíneo hacia el pene mejore, dando al hombre un mayor control sobre su eyaculación.
  • Ajo: al igual que en caso anterior, el ajo también mejora la circulación. Se conseguirán erecciones más fuertes y duraderas.
  • Higos:  además de estimular el deseo sexual, los higos ayudan a controlar la eyaculación.
  • Aguacate: ayuda en la producción de testosterona, por lo que mejora la potencia sexual y aumenta la lívido.