En diciembre de 2019 se registró el primer caso de COVID-19, un nuevo tipo de virus de la familia ‘coronavirus’ que se ha extendido por el mundo.

Solo treinta días después de ese primer contagiado en un mercado de alimentos de Wuhan (Hubei, China), la Organización Mundial de la Salud declaró una emergencia sanitaria internacional que acabó por convertirse en pandemia el pasado 11 de marzo.

La rapidez con la que han aumentado los nuevos contagios en los países más afectados como Italia, España o Estados Unidos ha obligado a tomar medidas drásticas. En nuestro país, por ejemplo, ya se ha superado en número de fallecidos en comparación con los que ha declarado China o Francia.

Evolución de los casos en España

Las autoridades sanitarias han puesto mucho énfasis en la importancia de evitar una acumulación de casos en pocos días por el riesgo de colapso que supondría para la sanidad pública. En este sentido, se ha insistido en la necesidad de 'aplanar la curva', en referencia a la reducción de nuevos contagios cada día.

Las medidas de confinamiento que el Gobierno ha aprobado bajo el paraguas del Estado de Alarma se han enfocado en evitar los contagios. Sobre todo, en los grupos de población de riesgo. De hecho, desde el 2 de abril se ha apreciado una reducción de los nuevos contagios diarios. También desde esa fecha, el número de fallecidos al día se ha reducido tras haber alcanzado su pico máximo con 929.

Ya se ha iniciado una ralentización de la evolución del número de casos activos calculados a partir de las cifras oficiales de contagiados, curados y fallecidos.

Madrid, la comunidad más afectada

Desde el inicio de la crisis en nuestro país, la Comunidad de Madrid ha sido la más afectada con miles de casos que obligaron a instalar en Ifema un hospital con 5.500 camas para atender a los contagiados. 

Otras comunidades también han puesto en marcha planes para evitar la saturación de las urgencias hospitalarias como en Cataluña o la Comunidad Valenciana, donde se han construido tres hospitales de campaña para Castellón, Valencia y Alicante.

La sanidad pública no ha sido la única que se ha visto desbordada por la crisis. En Madrid, donde han fallecido más personas, se habilitó el Palacio de Hielo de la capital y el de Majadaonda como morgues, así como la sede de la Ciudad de la Justicia ante la saturación de los tanatorios. Solo las dependencias del Instituto de Medicina Legal de la Ciudad de la Justicia permanecen abiertas tras la mejora de la situación.

Desescalada

A partir del 1 de junio, Comunidad Valenciana, Granada, Málaga, Albacete, Toledo, Gerona y Tarragona están completamente en fase 2.

En Castilla y León solo la comarca de El Bierzo (León) pasa a fase 2, el resto de la provincia se mantiene en fase 1. En Cataluña, Alt Penedés, Cataluña Central y El Garraf pasan a fase 2. 

Formentera, La Gomera, El Hierro y La Graciosa avanzan a fase 3 tras permanecer dos semanas en la fase 2. 

Criterios de desescalada

Entre los factores que se tienen en cuenta para aprobar las fases de la desescalada por territorios, está la incidencia del virus en proporción con el número de habitantes. 

---

Los datos publicados en las visualizaciones anteriores proceden del Ministerio de Sanidad, Datadista, la Universidad Jonhs Hopkins y la Organización Mundial de la Salud.

Información sobre el coronavirus: