Un espécimen de pez gato parecido al que ingirió el joven

Un espécimen de pez gato parecido al que ingirió el joven Wikimedia

Salud Veneno

El extraño caso del joven que casi muere por comerse un pez vivo

El pez gato es un pez típico de los acuarios. Sin embargo, tragárselo vivo puede ser una peligrosa idea, e incluso letal, dadas sus espinas venenosas.

Noticias relacionadas

Si bien es cierto que existen múltiples tradiciones o costumbres alrededor de los momentos donde se consume alcohol, algunas de ellas pueden ser más irresponsables o peligrosas que otras. Bailar al ritmo de la música es una de las costumbres más conocidas y compartidas en todo el mundo, pero hay algunos que llevan las "tradiciones" mucho más allá.

Ese fue el caso de un grupo de jóvenes que vivía cerca de Rotterdam (Países Bajos), los cuales empezaron a consumir pescado vivo cada vez que consumían alcohol. La costumbre de por sí es mala idea, pero las cosas pueden empeorar -más si cabe- cuando se consumen pescados peligrosos, como el pez gato o Corydoras aeneus, un conocido pez de acuario que posee espinas venenosas y que llevó a uno de los jóvenes al hospital el pasado año 2016, según un informe publicado recientemente en Acta Oto-Laryngologica Case Reports.

Los médicos responsables del informe compararon esta costumbre con el famoso programa Jackass. Un programa de comedia donde se realizaban actividades peligrosas, a cada cual peor. En este caso, según los investigadores, los jóvenes solían tragarse peces de colores de su propio acuario, la mayoría inofensivos. Sin embargo, uno de ellos quiso ir más allá el 3 de abril de 2016, intentando tragarse un pez gato, un pez popular en los acuarios, pero menos inofensivo que las anteriores víctimas de los jóvenes.

El joven, de 28 años de edad, acabó en urgencias con un pez espinoso en su garganta, el cual tuvo que ser retirado cuidadosamente por el servicio de otorrinolaringología del hospital.

Este tipo de pez suele medir entre cinco y ocho centímetros, pero posee una serie de espinas en sus aletas frontales. Si se sienten en peligro (como cuando intentan comérselos), las espinas se endurecen y secretan veneno en la garganta de sus depredadores, como fue el caso. Por ello el pez gato no suelen tener demasiados depredadores (como otros peces o aves) porque cualquiera que intente consumirlo suele acabar muriendo.

En este caso, en el vídeo grabado por los propios jóvenes se puede visualizar a un hombre tragándose el pez gato entero, según relatan los médicos en su informe. Pero a los pocos segundos lo escupe y lo tira sobre la mesa, con cara de angustia. Por desgracia, un segundo individuo lo coge y se lo da al protagonista del informe, el cual se tragó el pez junto a un trago de cerveza. Sin embargo, el pez no pasó de su garganta por mucha cerveza que intentase consumir para continuar tragándoselo.

De nuevo, a los pocos segundos, esta segunda víctima del pez venenoso intentó extraerlo de su garganta, pero fue imposible. A los 10 segundos empezó a vomitar de forma intensa, incluso con sangre, pero sin poder extraer el pez. Posteriormente, el vídeo se acaba. Y, aún así, los médicos calculan que los jóvenes tardaron varias horas en acudir al hospital, ya que intentaron extraer el pez usando "cerveza, miel y helado".

Un cuerpo extraño en la garganta

Aunque es bastante típico acudir a urgencias con un cuerpo extraño en la garganta (espinas de pez o huesos de pollo, por ejemplo), este caso fue poco común, dado que cuando el joven acudió al servicio de urgencias del Centro Médico de la Universidad de Rotterdam los médicos pudieron visualizar "una estructura similar a un pez".

En ese momento el pez gato ya estaba muerto, pero ejercía presión contra el esófago del paciente. Según los médicos, probablemente el pez se asfixió.

Finalmente el paciente fue sometido a una delicada cirugía para extirparle el pez y las diversas espinas de su garganta, con éxito y sin complicaciones (en marzo de 2017 el seguimiento del paciente fue bueno). Aunque actualmente se desconoce qué efectos puede tener el veneno de pez gato en un ser humano, pues los casos de envenenamiento por el mismo son atípicos.

[Más información: El extraño caso de la mujer que no podía escuchar la voz de los hombres]