Chinche de la familia Triatominae.

Chinche de la familia Triatominae. Dick Culbert Commons

Salud Parasitología

Las chinches que muerden la boca y contagian el mal de Chagas llegan a España

Los insectos triatominos son una subfamilia de insectos que habita principalmente en América del Sur. Entre ellas, existe una variedad conocida como "chinches del beso". Su cariñoso nombre puede inducir a error: su objetivo es morder la cara y zonas periféricas a la boca para extraer la sangre de esa parte abundantemente irrigada.

Pero, además de las evidentes lesiones externas que puede causar la mordedura, también existen otros peligros asociados. Concretamente, este tipo de chinches es capaz de transmitir una enfermedad parasitaria endémica pero hasta ahora acotada a Sudamérica, que destaca por poder llegar a causar graves complicaciones a nivel cardíaco e intestinal: la enfermedad de Chagas.

Algunos expertos han llegado a denominar al mal de Chagas como el "asesino silencioso", dado que muchos individuos se infectan pero no sufren sus síntomas. Uno de cada tres, sin embargo, desarrolla problemas de corazón, pudiendo sufrir  insuficiencia cardíaca y muerte súbita si progresa la enfermedad y no es detectada a tiempo.

Según un nuevo comunicado a cargo de la American Heart Association -AHA- y la Sociedad Interamericana de Cardiología, se está extendiendo a Estados Unidos, Canadá, Australia, Japón y Europa. Los chinches han aparecido en los estados sureños de EEUU y en países mediterráneos: Italia y España, concretamente. Y el mayor problema suele ser su desconocimiento, por lo que no suele tenerse en cuenta como posible diagnóstico cuando se presentan sus síntomas en zonas del planeta donde la enfermedad anteriormente era inexistente.
España es el tercer país en extensión del Chagas fuera de Sudamérica.

España es el tercer país en extensión del Chagas fuera de Sudamérica. ahajournals.org

Según el estudio, existen alrededor de 42.000 individuos con Chagas solo en España, 300.000 en Estados Unidos y hasta 6 millones de personas en todo el mundo.

Cómo se contagia la enfermedad

La enfermedad de Chagas es una infestación parasitaria, y requiere un "vector" o transportador del parásito, el Trypanosoma cruzi. Ese vector son las chinches del beso, las cuales suelen morder -y no "picar"- a humanos, perros y otros mamíferos por la noche, a nivel de la cara y cerca de los ojos y la boca.

Actualmente se conocen más de 100 especies de triatominos diferentes, y 12 de ellas son transportadores del parásito causante del Chagas. Sin embargo, la infestación no se produce solo con la mordedura. Cuando comen, estos insectos defecan justo al lado de la herida que han causado. En sus heces se encuentra el parásito, y al frotar la herida, el parásito penetra y causa la infección.

La mayoría de los individuos infectados o bien no muestran síntomas o como mucho solo sufren una hinchazón de párpados. Otros experimentan síntomas inespecíficos como fiebre, fatiga, dolor corporal, cefalea o erupciones cutáneas. En casos más graves, puede llegar a provocar diarrea o vómitos. Y en un pequeño porcentaje de casos, se encuentran las complicaciones, dando lugar a un "hinchazón del corazón" (cardiomegalia) o "hinchazón del cerebro" que puede conducir a la muerte.

El problema no es tanto la fase inicial como la detección precoz del parásito, dado que si no se trata, la enfermedad se vuelve crónica, y a largo plazo hasta el 30% de los infectados desarrollan complicaciones.

Otras formas de infectarse por Chagas

La mordedura no es la única forma conocida de sufrir la infección. Actualmente se sabe que el parásito puede transmitirse también mediante transfusiones sanguíneas, donación de órganos e incluso de mujeres embarazadas a sus hijos.

La enfermedad de Chagas se ha considerado una parasitosis "descuidada", aunque en algunos de los países de origen de la misma se ha logrado paralizar su extensión. En Chile, por ejemplo, se ha detenido significativamente, aunque las nuevas formas de propagación sanguínea son motivo de preocupación al alza.

Por otro lado, el nuevo comunicado de la AHA admite que las estimaciones sobre los individuos infectados a nivel mundial deben mejorarse, dado que hay lugares del planeta donde la enfermedad no se tiene en cuenta y por tanto ni siquiera se busca su posible diagnóstico, ni por supuesto tratamiento.

Así mismo, para finalizar, también sugieren que es necesario mejorar los medicamentos usados, buscando la mínima toxicidad y efectos secundarios, además de aumentar su efectividad y su posible uso incluso en el embarazo.