El Rebujito' es una mezcla de heroína y cocaína

El Rebujito' es una mezcla de heroína y cocaína E.E.

Salud Drogas

Cocaína en los dedos sin haber consumido: sucede en hasta un 10% de la población

 Una de cada diez personas que nunca ha consumido cocaína o heroína presentan restos de estas drogas en los dedos. 

Tanto la cocaína como la heroína, entre otras muchas drogas de abuso, se han extendido a gran velocidad por todo el planeta. Existen muchos tipos de consumidores de cualquier clase social, pero por su parte también existen muchos otros individuos que jamás han tenido contacto alguno con estas u otras sustancias adictivas. Al menos, en teoría.

Así lo sugiere un nuevo trabajo publicado en Clinical Chemistry, en el cual se llegó a la conclusión de que alrededor de 1 de cada 10 personas que jamás han tenido contacto conscientemente con drogas o sustancias de abuso como la cocaína y la heroína tendrían restos de las mismas en sus dedos. Concretamente, un 13% de los participantes estudiados en este trabajo.

Restos de cocaína y heroína no visibles, pero sí detectables

Durante el estudio, los investigadores de la Universidad de Surrey analizó las manos de los habitantes de Reino Unido, aunque el objetivo del trabajo no era realmente detectar trazas de estas drogas de abuso. Esencialmente, la investigación buscaba establecer una cantidad basal de drogas detectable en los dedos de alguien que jamás haya consumido drogas a la hora de tomarles sus huellas dactilares. Lo que no se esperaban es que hubiese tal cantidad de individuos con trazas de cocaína o heroína en sus dedos.

En realidad, la cantidad de drogas detectada por los sensibles instrumentos usados durante el estudio -espectrómetros de masas- no fue suficiente como para alertar a las autoridades, ya que ni siquiera era visible a simple vista, pero sí era detectable con estos aparatos.

Para el estudio, se analizó qué sustancias podían llegar a detectarse tan solo tomando las huellas dactilares a los participantes, y comparándolas con las huellas de consumidores habituales de drogas. Además de detectar trazas de cocaína y heroína en individuos que jamás habían consumido y establecer un "limite basal de confianza", es decir, una cantidad de trazas de drogas sin llegar a desconfiar del posible consumo por parte del individuo investigado, también se detectó abundante contaminación en las huellas dactilares estudiadas. Contaminación que no desaparece a pesar de lavarse las manos.

En anteriores investigaciones ya se había llegado a la conclusión de que es posible detectar pequeñas cantidades de cocaína y heroína en multitud de situaciones y materiales: están en todas partes, incluso en monedas y billetes de uso cotidiano.

Métodos confiables para detectar drogas

Dado que es relativamente fácil detectar drogas en casi cualquier sitio, los investigadores británicos quisieron ser más específicos buscando en las huellas dactilares de los individuos, usando un método que ellos sugieren que es menos invasivo que extraer sangre, recolectar orina o analizar el cabello humano. El objetivo era poder diferenciar un consumo real de sustancias adictivas del simple contacto aislado con las mismas.

Por otro lado, los investigadores advierten de que su método obtiene resultados más inespecíficos que los otros análisis, ya que dependiendo de donde vive cada individuo sería más o menos fácil que hubiese contacto con drogas, y con cantidades mucho mayores de las detectadas en este trabajo, por lo que establecer un límite basal de confianza sería complicado según la zona estudiada. De hecho, ellos mismos ponen como ejemplo que según la zona estudiada, podría ser más fácil acabar con rastros de drogas en las manos simplemente contactando con un cajero bancario que usando billetes o monedas a diario.

Por otro lado, mediante el uso de estos espectrómetros de masas, los investigadores aseguran que es mucho más fácil detectar cantidades ínfimas de drogas en los dedos. Por tanto, a pesar de que cualquier individuo que jamás haya consumido drogas tenga trazas en sus dedos, estos científicos aseguran que no debería ser motivo de preocupación, ya que se trata de niveles demasiado bajos como para ser significativos.

Además, recuerdan, estos aparatos son tan sensibles que pueden detectar pequeñas trazas de medicamentos en el agua potable de las ciudades. Trazas por su puesto no significativas y sin impacto medible en la salud de las personas. En otras palabras, nadie debería preocuparse de tener una cantidad de cocaína o heroína suficiente en sus dedos como para sufrir problemas de salud. Al menos, de momento, con los datos disponibles hasta ahora.