Montaje que representa el cambio climático.

Montaje que representa el cambio climático. Archivo

Salud Calentamiento global

Los agricultores suicidas de la India: el efecto más triste del cambio climático

Un estudio reciente de la Universidad de California apunta que la pérdida de los cultivos está afectando gravemente a los agricultores del país asiático.

Las consecuencias del cambio climático son muy duras en todo el mundo, pero resultan notablemente trágicas en los países cuyos ingresos proceden mayoritariamente de algo tan dependiente del clima como la agricultura. Éste es el caso de la India, un país en el que se suicidan 130.000 agricultores de media cada año. Podría parecer una casualidad, pero estas sospechas se confirman gracias a un estudio publicado recientemente en PNAS de la mano de científicos de la Universidad de California.

Según este trabajo que ha liderado la investigadora Tamma Carleton, por cada grado que aumenta la temperatura por encima de los 20 grados se dan 67 suicidios más en la India. Las razones de este fenómeno son lógicas: la agricultura representó en el pasado un tercio del Producto Interior Bruto del país, mientras que en la actualidad sólo supone un 15 % del mismo. Todo esto conlleva la pérdida de empleo de un gran número de pequeños agricultores, especialmente los que tienen superficies de terreno por debajo de las dos hectáreas.

Y es que en este país las consecuencias del cambio climático, que ha provocado tormentas, olas de calor, sequías y otros fenómenos climatológicos extremos, se están notando más que en otras zonas del mundo, con lo que eso conlleva para sus cultivos y las economías familiares dependientes de él. Es por esta razón por la que muchas personas llegan al punto de querer terminar con su sufrimiento a través de medidas tan drásticas como el suicidio.

En busca de una solución

El objetivo del estudio de Carleton no es sólo mostrar al mundo lo que está pasando en la India, sino también definir bien el problema para poder encontrar una solución, que deberá consistir tanto en ayuda psicológica como económica para los agricultores que pierden su sustento.

Aunque los datos son contundentes, debe quedar claro que no pueden considerarse concluyentes debido al método utilizado para establecer una conexión entre el aumento de las temperaturas y el número de suicidios. Los datos se extraen de los casos archivados en la Oficina Nacional de Delitos entre 1967 y 2013, pero sólo desde 1995 se empezó a establecer la causa del suicidio, por lo que en los casos previos es imposible saber si se trataba de un agricultor arruinado o de cualquier otra persona. Además, también podría haber casos de suicidios que no se reflejen en estos archivos, por lo que sólo sirven para hacernos una idea aproximada del problema.

Sea como fuere, está claro que algo está ocurriendo en la India y que la realidad del cambio climático es cada vez más triste. Ahora se trata de la India, pero si no se pone remedio, los problemas provocados por el calentamiento global pueden ser mucho más graves.