Nadie es inmune a los resfriados.

Nadie es inmune a los resfriados. Gary M. Prior Getty Images

Salud Enfermedades infecciosas

Todo lo que crees que sabes y no sabes del resfriado común

A pesar de ser la enfermedad más frecuente, sobre todo en esta época del año, persisten muchas afirmaciones falsas sobre esta dolencia. 

Roberto Méndez

Aunque la época de otoño-invierno es la que más afectados por el resfriado común acumula, esta enfermedad leve pero molesta puede darse en cualquier momento del año. Además, no existe un solo tipo de virus que la provoque, sino que hay varios microorganismos capaces de producir síntomas similares. De entre todos, destaca el rinovirus, conocido vulgarmente como virus del resfriado común.

Hoy en día, y a pesar de toda la información sanitaria disponible, sigue habiendo mucha gente que se pregunta qué tomar para curar el resfriado común. Otros ya están mentalizados y tan solo buscan aliviar los síntomas.

Síntomas y tratamiento

Ante de explicar qué se puede hacer para mejorar en un resfriado, es importante resaltar lo que no está recomendado en ningún caso: el uso de antibióticos. El resfriado común lo producen virus, y los antibióticos sirven para tratar infecciones por bacterias, por lo que es absolutamente inútil su uso en el resfriado o la gripe.

No sólo eso, optar por este tipo de medicamentos no indicados tiene también consecuencias para la salud pública. Se prevé que en el año 2050 las resistencias a los antibióticos causarán diez millones de muertes, por lo que es muy importante tener claro su uso.

La tos es el síntoma más odiado del resfriado. Cuanto más irritativa y seca es, más molesta se vuelve. Y de hecho, en algunos casos, la irritación por tos llega a producir afonía.

Por desgracia, la tos puede durar de media entre nueve y 21 días sin que debamos preocuparnos, aunque hay que hacerlo si supera el mes. No es algo grave, pero sí molesto. En cuando a los remedios contra la tos, no existe un fármaco ideal ni mucho menos. Lo único que ha demostrado funcionar es hidratarse adecuadamente y tomar analgésicos si nos produce dolor por ser una tos demasiado seca. Los antitusígenos como la codeína han demostrado demasiados efectos secundarios y no son efectivos según los estudios.

Por otro lado está la congestión nasal, que no es igual a mucosidad; ésta se produce por una inflamación de la nariz, obstruyendo así el paso del aire. Por ello son muy buscados los descongestionantes nasales con el objetivo de reducir esta inflamación, aunque los recientes estudios indican que estos fármacos son inútiles y que su efecto es el mismo que el de un placebo. Usar suero fisiológico o la típica agua de mar es más barato e incluso más útil.

En cuanto a la mucosidad, la cual suele ir de la mano de la congestión nasal, el fármaco más buscado se llama mucolítico, cuyo objetivo es disminuir la densidad de la mucosidad para poder expulsarla fácilmente. De nuevo, un estudio publicado en la revista Semergen llegó a una conclusión similar a la de los descongestionantes: son inútiles.

Finalmente, el malestar general que suele acompañar tanto al resfriado común como a otras enfermedades como la gripe, la duda suele ser: ¿paracetamol o ibuprofeno? En el caso del malestar y la sensación febril, el paracetamol suele funcionar mejor que el ibuprofeno o los antiinflamatorios en general (aunque suele tardar un poco más en actuar), acarreando menos efectos secundarios. Por otro lado, si la molestia es el exceso de tos o dolor de garganta, el ibuprofeno y los antiinflamatorios en general son mejor opción.

Mitos sobre el resfriado común

Los mitos sobre el resfriado son tan persistentes como lo es a veces la propia enfermedad. 

Comer mucho lo mejora. No es totalmente cierto, pues es más importante beber e hidratarse bien que comer excesivamente. De hecho, comer demasiado puede ocasionarnos algún que otro problema añadido.

La vitamina C protege contra él. Aunque se ha especulado durante años sobre el uso de la vitamina C para prevenir el resfriado común o su uso como complemento para reducir la duración del mismo, la realidad es que no ha superado al placebo en ningún estudio.

El pelo mojado aumenta el riesgo de resfriado. Los virus se transmiten por inhalación o tocando una superficie contaminada y después tocándonos la boca, por tanto, que el pelo esté o no esté mojado es indiferente. Asimismo, no se debe pecar de exceso de capas de ropa; por ir demasiado abrigado no nos protegeremos del resfriado. Todo en su justa medida.

Hay que sudar el resfriado para curarse. Aunque es muy típico de las películas ver a gente con una toalla en la cabeza y ponerse sobre el vaho del agua caliente, la realidad es que es una medida inútil, aunque añadir mentol al vapor de agua puede dar sensación de mejora subjetiva.

¿Resfriado o gripe?

Tanto el resfriado como la gripe dan síntomas similares a nivel respiratorio. Sin embargo, el primero destaca por centrarse en síntomas nasales (congestión, mucosidad), mientras que la gripe suele provocar fiebres elevadas de hasta 40ºC, escalofríos, dolor muscular o cansancio.

Un resfriado común puede durar de entre cinco a 10 días de media. Durante la gripe se suele producir fiebre alta con una duración de tres a cinco días. Asimismo, hay síntomas que pueden durar más, como la tos o el cansancio, que se prolongan incluso dos semanas.

Como sucede con el resfriado común, la gripe no tiene tratamiento específico (excepto en casos puntuales de personas con enfermedades graves de base). El paracetamol sigue siendo un fármaco muy usado para el malestar, aunque algún estudio reciente afirma que su efecto es dudoso. La hidratación es clave, tan importante como en el resfriado.

Conclusión: se pasa con el tiempo

Para finalizar, la conclusión es la misma que repetían una y otra vez en la serie que se emitió hace unos años El síndrome de Ulises: el resfriado se pasa con "paracetamol y mucha agua".

De esta afirmación, lo más exacto y correcto científicamente es lo segundo, pues la buena hidratación es el pilar esencial para sobreponerse a un resfriado. Y otra cosa que, por desgracia, no nos permiten recetar a los médicos y nadie quiere admitir que también es esencial: tiempo y paciencia.