Hay frutas y verduras que nos pueden resultar exóticas por venir de tierras lejanas y diferir de los más clásicos y tradicionales cultivados en España. El kiwi, el aguacate o la quinoa son ejemplos de estos productos que son originarios del extranjero y que se cultivan desde hace años en distintas provincias de nuestro país. Consumidores y agricultores se benefician de poder contar con productos de proximidad y en temporada, en un mercado más sostenible que reduce las emisiones y los gastos por transporte que implica la importación desde el otro lado del planeta, como explicaba Consumidor Global.

Noticias relacionadas

Como en el caso de la mandarina oronules, Mercadona apoya estos objetivos incorporando cultivos locales en coordinación con la iniciativa del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación 'Frutas y Verduras de temporada'. Y desde hace un año, una fruta tradicionalmente exótica que comercializa en su sección de frutería proviene de la huerta española. Se trata del mango, que provoca auténtica pasión: se está consumiendo, según datos de la propia cadena de supermercados, 40.000 kilos diarios

"El mango español se encuentra en plena temporada", recuerda su página web al llegar octubre. La variedad más extendida es la Osteen. "Se caracteriza por ser oloroso, de sabor dulce y textura suave. Esta fruta es rica en vitamina A, C y E, además de en potasio y magnesio. Contiene propiedades antioxidantes, un alto contenido en fibra y agua y un bajo aporte calórico, recomendable para mantener una dieta equilibrada".

Esta temporada, informan, se van a comprar más de 2.800 toneladas de mango a proveedores de la provincia de Málaga. "La compañía colabora con los proveedores SAT 2803 Trops, Provelpack, Frutas Montosa, Tropical Millenium, Tropical Miranda, Sweet Fruits y Exceltrop, con campos fundamentalmente en el municipio de Vélez-Málaga".

Efectivamente, tal y cómo explicaba Enrique Colilles, gerente de Trops a EL ESPAÑOL, el Osteen es el 'mango español' predilecto, pero no el único. "El Tommy Atkins se produce en agosto y septiembre; el Irwin en septiembre; el Osteen y el Kent, en septiembre y octubre; y el Palmer y el Keitt en octubre y noviembre", relataba. Por tanto, la temporada para adquirir fruta local sería de finales de verano hasta finales del otoño.

Beneficios saludables del mango

Esta fruta es célebre entre los paladares más golosos por su dulzura, pero más allá de su interés gastronómico, destaca en lo nutritivo. Como sucede con la sandía, su sabor no implica un "atracón" calórico, tal y cómo adelantaba la cadena: según la Fundación Española de Nutrición (FEN), 100 gramos solo aportarán 65 kilocalorías, y los azúcares intrínsecos que poseen se complementan con nutrientes fundamentales de origen vegetal como la fibra alimentaria.

Por tanto, salvo excepciones dietéticas específicas, el mango se puede consumir sin miedo a engordar como parte de las 5 frutas y verduras diarias que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es importante, sin embargo, tomar la pieza entera en lugar de licuarla para zumos o triturarla como puré. Esa transformación altera los azúcares intrínsecos y los transforma en azúcares libres, que se metabolizan con facilidad y provocan un pico de glucemia en sangre que, en este caso, sí se relaciona con una ganancia de peso. 

Si tomamos la fruta entera, por el contrario, obtendremos beneficios saludables como el control de enfermedades crónicas y problemas metabólicos como la diabetes de tipo 2. Esto se observó en un ensayo en EEUU en el que los participantes, con sobrepeso y obesidad, tomaron 100 gramos diarios de mango durante 12 semanas. En comparación con otro grupo que tomaba una alimentación baja en grasa, sus niveles de glucosa en ayunas y la inflamación mejoraron.

Un dato curioso y extrañamente poco valorado es que el mango también tiene notables beneficios dermatológicos. Otro estudio relizado en la Universidad de California en Davis con las variedades Ataúlfo y Champagne determinó que mujeres posmenopáusicas que tomaban media taza de esta fruta (unos 100 gramos) cuatro veces a la semana lograron una disminución de hasta el 23% de sus arrugas más profundas tras apenas dos meses, y una reducción de hasta el 20% de las arrugas cuatro meses después.

También te puede interesar...