El cacao se ha subido al podio de los superalimentos por sus más de 50 nutrientes y componentes bioactivos que nos aportan múltiples beneficios para nuestra salud, especialmente la cardiovascular. El Theobroma cacao es el nombre científico del árbol del cacao o cacaotero, una planta de la familia Malvaceae cuyo nombre en griego significa "alimento de los dioses". No se trata de una coincidencia nominal: este fruto nos da energía, mejora nuestro estado de ánimo e incluso, contra todo pronóstico, nos ayuda a mantener a raya la báscula. Eso sí, hay que saber cómo tomarlo y controlar las cantidades, pero el placer de tomarlo a diario no nos lo va a quitar nadie.

Noticias relacionadas

Siendo un alimento que se consume desde hace milenios, existen muchos estudios científicos que acreditan sus propiedades. Por eso sabemos que una taza de cacao puro aporta más antioxidantes que el té, las bayas de goji e incluso los arándanos. Sus flavonoides elevan el colesterol bueno y sus efectos vasodilatadores reducen la presión arterial y mejoran la circulación. De hecho, su consumo puede aliviar los dolores de la enfermedad arterial y mejorar le estado físico de las personas que la padecen. Asimismo, reduce la mortalidad global, especialmente la incidencia del infarto de miocardio y del accidente vascular cerebral.

Las personas con diabetes también encontrarán en el cacao un aliado perfecto al proteger contra la enfermedad metabólica más común. Su ingesta modifica la microbiota intestinal de individuos con diabetes tipo 2 según el estudio realizado por investigadores del CIBERDEM en la Universidad Complutense de Madrid y el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición. Además, el alimento se relaciona con un menor riesgo de pérdida de memoria y la mejora del rendimiento, aparte de prevenir la formación de litiasis renales y la formación de piedras en el riñón.

Por si esto fuera poco, la teobromina estimula en sistema nervioso pero es más suave que la cafeína, así que ayuda a reducir los niveles de estrés; la anandamida funciona como un regulador del humor natural, y químicos como la feniletilamina y la serotonina son neurotransmisores responsables de estimular las endorfinas cerebrales encargadas del placer, la euforia y la excitación, por eso el cacao se señala como un alimento afrodisíaco. Por último, contra todo pronóstico, ha demostrado tener efectos beneficiosos sobre ratones con obesidad. En concreto, son tres de sus ácidos fenólicos los compuestos naturales que ayudan a luchar contra la grasa.

Origen del cacao

Es una planta originaria de la cuenca del Amazonas, donde existen evidencias de su cultivo desde hace 5.500 años. Las teorías apuntan a que se extendió a Mesoamérica por rutas comerciales que mantenían las diferentes civilizaciones aborígenes. Así se empezó a producir también en Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Brasil. Se extendió hasta México algo más tarde, pero hay evidencias sobre si se produjo de forma natural o con la ayuda del hombre, siendo un misterio también su llegada a América Central. Posteriormente se introdujo en África, donde actualmente se produce el 60 % de todo el cacao en el mundo.

El cacao llega a España en el siglo XVI cuando Hernán Cortés viajó a México acompañado del religioso fray Jerónimo Aguilar. Fue el fraile quien envió al abad del Monasterio de Piedra el primer cacao junto a la receta para cocinarlo. Después de la conquista del país, el fruto viajó como mercancía en barco desde los puertos de la Nueva España. El primer viaje ocurrió en la década de 1520, pero no fue hasta el siglo XVII cuando se establece una ruta regular desde Veracruz que abastecería también al resto de Europa.

Valor nutricional del cacao

El valor nutricional por 100 gramos de cacao es el siguiente:

Calorías: 228 kcal

Grasas totales: 14 g

Colesterol: 0 g

Hidratos de carbono: 58 g

Proteínas: 20 g

Potasio: 1.524 mg

Sodio: 21 mg

Calcio: 128 mg

Hierro: 13,9 mg

Magnesio: 499 mg

Variedades de cacao

El cacao se cultiva principalmente en Costa de Marfil (38%), Ghana (19%), Indonesia (13%), Nigeria (5%), Brasil (5%), Camerún (5%), Ecuador (4%) y Malasia (1%). Aunque investigaciones más recientes demuestran que hay al menos unas diez familias, tradicionalmente existen tres variedades principales:

-Cacao criollo. Es un cacao de gran calidad con el que se fabrican los chocolates más finos. Representa el 10% de la producción mundial.

-Cacao forastero o campesino. Es un cacao más normalizado, que requiere de un tueste más intenso que se reconoce como un ligero sabor a quemado en muchos chocolates. Suele usarse en las mezclas para dar cuerpo.

-Cacao trinitario. Se trata de uno de los muchos cacaos híbridos, en este caso un cruce entre los dos anteriores aunque su calidad es más próxima al segundo. Se usa normalmente mezclado con otras variedades. 

La principal utilidad del fruto del cacao es la producción de polvo y grasa o manteca, ambos empleados para fabricar chocolate. Aunque dos tercios de la producción se dediquen a ello, convertir el cacao en chocolate requiere seguir un proceso largo.

Cómo tomar el cacao

Seguramente esta pregunta ya tenga respuesta e incluso podáis enumerar varias elaboraciones con cacao que estarán entre vuestras favoritas, pero conviene tener en cuenta que no hay que pasarse de la raya aunque sea un alimento de lo más saludable. La nutricionista y dietista Blanca García-Orea explicaba a EL ESPAÑOL cuál era la cantidad máxima de chocolate que podemos tomar al día: "En uno negro con porcentaje igual o superior al 85% de cacao sería entre 1 y 2 onzas, unos 10 o 15 gramos".

Dicho esto, también hay que tener en cuenta que un día es un día y, de vez en cuando, conviene darse un capricho con cosas como esta crema de cacao y avellanas casera y sin azúcar que es más sana que la comprada pero igual de rica. Podemos optar por hacer una crema de chocolate, plátano y chía, que es muy rápida y saludable, e incluso un bizcocho light que no lleva grasas ni azúcares, con lo que tendremos la oportunidad de caer en la tentación sin remordimientos. Eso sí, esta receta de coulant de chocolate casero con fresas a lo mejor nos hace perder un poco la cabeza.

Entre el recetario casi infinito, la mayoría de postres, tampoco hay que olvidarse de la más sencilla y más sana: aquí te contamos cuál es el mejor cacao soluble del supermercado que puedes desayunar todos los días sin miedo a equivocarte y en este otro artículo analizamos los 4 mejores chocolates a la taza según la OCU, todo un manjar que conviene tener en la despensa preparado para cualquier ocasión en la que apriete un poco el frío y podamos acompañarlo de unos buenos churros.

También te puede interesar

Así ayuda tomar cacao a proteger contra la enfermedad metabólica más común

Así puede aliviar el consumo de cacao los dolores de la enfermedad arterial

Así es el mejor cacao soluble del supermercado