Un turrón blando como los que podemos encontrar en el supermercado.

Un turrón blando como los que podemos encontrar en el supermercado. Pixabay

Nutrición

Alerta alimentaria: Sanidad pide que no se consuma este popular turrón

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria avisa de la presencia de leche no declarada en un turrón blando de la marca Vicens. 

Noticias relacionadas

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) ha emitido una alerta para avisar de la presencia de leche no declarada en el etiquetado de una variedad de turrón. La presencia de este ingrediente tan popular en los alimentos debe constar de forma obligatoria en el etiquetado debido a que puede provocar distintas reacciones en las personas alérgicas a la lactosa. 

Según explica la Aesan, el producto en cuestión es el turrón blando de almendra de la marca Vicens, que se vende en unidades de 500 gramos y cuya fecha de consumo preferente es 02/2021. El número de lote del producto afectado es 329-X. 

Como suele ser habitual, el organismo, que depende directamente del Ministerio de Sanidad, tuvo conocimiento del incidente gracias a una notificación trasladada por las autoridades sanitarias de Cataluña a través del Sistema Coordinado de intercambio Rápido de Información (Sciri). "La empresa fabricante detectó el problema en uno de sus autocontroles, activó su procedimiento de gestión de alertas y ha avisado a sus clientes", señala la Aesan. 

El turrón blando de la marca Vicens que ha provocado la alerta.

El turrón blando de la marca Vicens que ha provocado la alerta. Aesan

El turrón afectado fue fabricado en Cataluña y habría sido distribuido prácticamente por toda España: Castilla La Mancha, Comunidad Valenciana, Andalucía, Asturias, País Vasco, Castilla y León, Islas Baleares, Cantabria, Galicia, Canarias, La Rioja, Comunidad de Madrid, Cataluña, Murcia, Navarra, Aragón, Francia y Andorra. La Aesan ha procedido a alertar a las autoridades sanitarias de estas comunidades para que retiren el turrón de los comercios a los que haya podido llegar. 

“Como medida de precaución, se recomienda a aquellos consumidores alérgicos a la leche que pudieran tener el producto anteriormente mencionado en sus hogares que se abstengan de consumirlo”, señala la Agencia. “Asimismo se indica que el consumo de este producto no comporta ningún riesgo para el resto de consumidores”, finaliza.