Salmón y wasabi, plato típico si viajas a cualquier ciudad de Japón.

Salmón y wasabi, plato típico si viajas a cualquier ciudad de Japón.

Nutrición

El caso de la mujer que confundió el wasabi con aguacate y acabó con el 'corazón roto'

El síndrome del corazón roto o enfermedad de Takotsubo suele ocurrir por un estrés intenso. 

Noticias relacionadas

Aunque el wasabi y el aguacate o el mismo guacamole tienen una tonalidad verdosa similar, la realidad es que su sabor y textura son fácilmente diferenciables. Sobre todo en el caso del wasabi, el cual en ínfimas cantidades puede llegar a provocar una picazón extraordinaria dependiendo de la sensibilidad de cada individuo.

Sin embargo, confundirlos no es imposible, y de hecho puede llegar a ser muy peligroso, como pudo comprobar una mujer se 60 años procedente de Israel. En este caso, según recoge un informe del BMJ Case Reports, la mujer confundió una gran cantidad de wasabi con una porción normal de guacamole en una boda, y lo consumió como tal.

Posteriormente,empezó a sufrir un dolor de pecho intenso, hasta el punto de requerir atención médica de urgencia. En realidad había consumido una elevada cantidad de wasabi, un vegetal japonés muy picante, de la familia de la mostaza y el rábano.

Un síndrome del corazón roto alimentario

Según relató la mujer a sus médicos, apenas cinco minutos después de consumir el wasabi en una cantidad excesiva, empezó a sentir una sensación opresiva en el pecho que irradiaba hacia sus brazos, llegando a durar este dolor varias horas. Sin embargo, la mujer decidió quedarse en la boda, y su dolor empezó a disminuir.

El problema es que, al día siguiente, empezó a sentirse incómoda y débil, por lo que buscó atención médica.

Inicialmente los médicos que la atendieron descartaron un cuadro de insuficiencia cardíaca, pero su electrocardiograma mostró signos de mal funcionamiento del ventrículo izquierdo del corazón. Finalmente, su diagnóstico fue el de miocardiopatía de Takotsubo, más conocido coloquialmente cómo síndrome del corazón roto.

Esencialmente, la enfermedad de Takotsubo implica una disfunción ventricular izquierda, es decir, un mal funcionamiento del ventrículo izquierdo del corazón, el más grande de los dos que posee nuestro musculoso órgano, y responsable de distribuir la sangre arterial por todo el organismo. Habitualmente la enfermedad se produce en mujeres mayores tras un intenso y repentino estrés emocional o físico. Durante este síndrome, la capacidad del corazón para bombear sangre queda temporalmente afectada y se vuelve ineficiente, causando síntomas similares a los de un infarto, como fue el caso.

La primera vez que se conoció la existencia de este síndrome fue hace dos décadas, por parte de investigadores japoneses, siendo diagnosticado en mujeres que habían experimentado un intenso evento emocionalmente traumático, como la muerte de un cónyuge por ejemplo.

Aunque coloquialmente se conozca como "corazón roto" por su relación con el estrés emocional intenso, la realidad es que su nombre oficial, de Takotsubo, tiene un significado peculiar. No se trata del apellido de su descubridor, como sucede en otras conocidas patologías como por ejemplo la Enfermedad de Alzheimer, o la Enfermedad de Parkinson. En este caso, Takotsubo es el nombre que recibe el frasco de cuello estrecho que se usa en Japón para atrapar pulpos; y esa es la forma que adquiere el ventrículo izquierdo del corazón cuando se dilata de forma generalizada, pero presenta una contracción basal. 

Primer caso conocido

Aunque hace más de 20 años que se conoce esta patología cardíaca, este es el primer caso conocido en la literatura médica de una miocardiopatía de Takotsubo secundaria al consumo de alimentos. Se había relacionado anteriormente con casos de anafilaxia o alergias alimentarias graves, pero no con el consumo de alimentos en sí.

Actualmente la enfermedad se considera bastante benigna, aunque puede llegar a asociar complicaciones, como un edema agudo de pulmón o arritmias. Por suerte, en este caso, la mujer solo precisó del tratamiento con betabloqueantes y fármacos IECA, recuperándose por completo en un mes.