El eslogan y el producto que Oatly ha publicado en redes y en lugares públicos.

El eslogan y el producto que Oatly ha publicado en redes y en lugares públicos.

Nutrición Intolerancia alimentaria

El anuncio que reabre la polémica sobre la leche: ¿es recomendable para los humanos?

Cuando parecía que la gente volvía a consumir leche con tranquilidad, aparece un anuncio que vuelve a ponerla en cuestión.

Noticias relacionadas

Junto al medio limón, el brick de leche es uno de los productos que podemos encontrar en casi todos los frigoríficos. Hacemos uso de él en muchas ocasiones: para suavizar el café de las mañanas, para bañar unos cereales o, incluso, para cocinar. Se trata de un alimento tan unido a nosotros que nos extraña cuando alguien dice que no deberíamos consumirlo. Sí, se trata de un debate que puede parecer pasado de moda, pero a la compañía de bebidas vegetales Oatly le está funcionando como reclamo publicitario.

La compañía sueca ha publicado su anuncio en varias marquesinas de autobús y en las redes sociales. El eslogan, una supuesta bomba: "es como leche, pero hecha para humanos". Tal y como explica la empresa en su página web, este producto no puede llamarse leche, pero sí se propone sustituirla. Se trata de una bebida vegetal elaborada a partir de los granos de la avena. Por tanto, los principales interesados en comprar este producto serían, a priori, los veganos y los intolerantes a la lactosa. De todas formas, si su mensaje cala en la población, otros consumidores omnívoros pueden pensar que necesitan dejar de tomar leche. 

Eso sí, esto no significa que la leche sea un alimento imprescindible. "Es erróneo que la leche sea tan esencial. Se exagera su papel en la salud. Hay otras fuentes de calcio, como el brócoli, los higos secos, las avellanas y, sobre todo, las almendras", explica Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, en su libro Salud a ciencia cierta. El médico asegura que se puede llevar una alimentación "perfectamente sana" prescindiendo de los lácteos.

¿Qué lleva esta bebida?

El calcio es, de hecho, el componente de la leche que más se destaca en su contenido. Se ha asociado siempre a la salud de los huesos y de los dientes, pero, además, tiene un papel destacado en la contracción y en la relajación de los músculos, en la coagulación de la sangre y en la secreción de hormonas. Aunque casi el 90% de la leche es agua, también contiene un porcentaje destacado de proteínas y de grasas.

La mayoría de estas últimas son del tipo saturado y, por esta razón, existen muchos consumidores que eligen las opciones desnatada y semidesnatada temiendo engordar. "Si los tomas, que sea por gusto y no por miedo a la grasa láctea. Los lácteos enteros son más saciantes, llevan más vitaminas en su grasa y no se ha demostrado que engorden", cuenta Carlos Ríos, dietista-nutricionista, en su libro Come comida real.

El ingrediente más abundante en la bebida de Oatly es el agua y, después, la avena, que supone un 10% del total. Además, contiene aceite de colza, carbonato cálcico, fosfatos de calcio, sal yodada, vitaminas D2 y B12 y riboflavinas. Aunque es una bebida con menos calorías que la leche, menos grasas, contiene fibra y una proporción de calcio similar a la leche, se trata de una bebida vegetal en la que el cereal se encuentra en una proporción muy baja y el calcio ha sido añadido a través de otros ingredientes.

El CEO de Oatly interpretando al órgano el 'jingle' de su producto.

Esta bebida de avena, además, contiene un porcentaje menor de proteínas que la leche. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) explica en su página web que estas bebidas vegetales no pueden sustituir a la leche pues sus propiedades y su composición son diferentes. "Las bebidas vegetales se parecen a la leche de vaca como un huevo a una castaña", sentencia Marián García, conocida también como Boticaria García, en su libro El jamón de York no existe. "Se enriquecen con vitaminas y minerales para darles un barniz y asemejarlas a la leche de vaca [...] Si tu intención es cubrir los requerimientos con una bebida vegetal enriquecida de forma artificial, sale más barato tomar un suplemento".

El único mamífero adulto que bebe leche

Por tanto, ni la leche es tan importante para la alimentación, ni la bebida de Oatly puede ser una sustituta. Pero, ¿la leche está hecha para los humanos? Depende de cómo lo interpretemos. Ningún alimento que se encuentre en la naturaleza está especialmente diseñado para nosotros. Más bien, nuestro organismo ha evolucionado para poder alimentarse de ellos. Muchos críticos de la leche han dicho que el ser humano es el único mamífero que bebe este líquido cuando es adulto y, por tanto, no deberíamos hacerlo.

Sin embargo, la especie humana no se caracteriza por imitar el comportamiento de los demás animales. Realizamos actos tan insólitos en el reino animal como escribir, cocinar o construir ciudades y, a pesar de ello, a nuestra especie le va bien: la población humana nunca ha sido tan alta y se encuentra repartida por todos los continentes y climas. En este sentido, una de las principales actividades revolucionarias del ser humano es la agricultura y la ganadería. Es decir, sólo nosotros consumimos leche porque somos los únicos que crían animales para alimentarse. Pero si este argumento no nos convence, la Boticaria García aporta un razonamiento incuestionable: "Si a un gato le das un platito con leche, también la bebe".

Como diría Yuval Noah Harari, autor del libro superventas Sapiens. De animales a dioses: natural es todo aquello que permite la Biología. Y la Biología nos permite a la mayoría de los seres humanos beber leche. La lactasa es una enzima que permite separar a la lactosa, un azúcar de la leche que ha sido demonizado últimamente, en glucosa y galactosa, dos azúcares que el cuerpo asimila mejor. Al nacer tenemos una gran reserva de lactasa en el cuerpo para poder digerir la leche materna, pero según crecemos, la cantidad de lactasa disminuye y, en algunos casos, llega a niveles ínfimos y provoca molestias en aquellas personas que beben leche.

"Se calcula que en España hay un 35% de personas sanas con hipolactasia o baja actividad de la lactasa. Sí, es un porcentaje importante, pero recordemos que existe un 65% a los que 'les funciona la lactasa'. Es decir, la mayoría de los españoles no son intolerantes a la lactosa", explica Boticaria García. La leche de animales, por tanto, es un alimento seguro y que, según García, permite alcanzar los requerimientos diarios de calcio y vitamina D de manera cómoda. Pero, quien no pueda o no quiera consumirla, no está obligado a tomar bebidas procesadas y puede optar por otros alimentos naturales.