Aunque te atraiga, unas horas después te puede causar visitas de más al cuarto de baño.

Aunque te atraiga, unas horas después te puede causar visitas de más al cuarto de baño.

Nutrición NUTRICIÓN

Seis alimentos que comes a diario y pueden causarte problemas

Si eres de esas personas que llevan a rajatabla el dicho de "el melón por la mañana oro, por la tarde plata y por la noche mata", para no tomar fruta a determinadas horas del día, quizá deberías preocuparte más por otros alimentos que consumes a lo largo de la jornada y que afectan de forma directa a tu digestión. Los intolerantes a la lactosa bien lo saben con los lácteos, y los celiacos no quieren ni ver al gluten. Pero no son los únicos que, dependiendo de tu estómago, te están haciendo daño.

Algunos edulcorantes

Ahora que tantos sustitutos hay para el azúcar, y que no resultan más saludables, hay otra razón para no tomarlos: no son fáciles de digerir. La FDA estadounidense (la agencia de alimentos y medicamentos del país) advierte que edulcorantes como el sorbitol, presentes en los chicles sin azúcar y que le dan sabor, pueden provocar "gases abdominales, hinchazón y diarrea en algunos individuos, ya que no son absorbidos por completo por el cuerpo, y las bacterias los fermentan en el intestino grueso". O sea, que ese chicle que te comes para limpiar los dientes cuando no tienes un cepillo cerca, puede causar estragos en tu digestión por  su efecto laxante.

Comidas ultraprocesadas

Si ya de por sí tienen mala fama por sus nulos beneficios nutricionales, ahora hay que sumarles el dolor de estómago que nos producen. Las patatas fritas, por ejemplo, pueden contener químicos como nitratos o ácido fosfórico que irritan las paredes de los intestinos. Los kebabs, por ejemplo, pueden contener este elemento perjudicial, que causa problemas renales y cardiacos. 

¿Con pinta de delicioso? Tus intestinos no están de acuerdo.

¿Con pinta de delicioso? Tus intestinos no están de acuerdo. Pexels

Maíz

Este es otro ingrediente bastante habitual en las ensaladas que, sin embargo, algunas personas no digieren bien. De hecho, son muchos los que reconocen que luego encuentran granos enteros o restos en las heces. Esto se debe a la celulosa, un componente que resulta difícil de descomponer. Lo mejor es masticarlo durante mucho tiempo, para ayudar a su paso por el sistema digestivo. Si no lo hacemos, quizá nos encontremos con alguna molestia a las pocas horas.

Pimientos morrones

Si el maíz se lo echas a la ensalada, los pimientos suelen ser el acompañamiento ideal para la carne del asado. Guarnición a la plancha ideal para esta plato, pero que si se comen fritos pueden causarnos molestias en el estómago. En caso de ser algo picantes, pueden llegar incluso a irritar las mucosas del aparato digestivo. Para evitar que esto ocurra, hay quien recomienda quitarles la piel antes de cocinarlos. No obstante, aún existen dudas sobre su efecto en el cuerpo, así que no te preocupes por consumirlos.  

Cítricos

La fruta es buena, pero cuidado con pomelos, naranjas y otras frutas de la misma familia. Los cítricos pueden dañar la mucosa de tu estómago, así que si te duele la tripa tras ingerirlos (enteros o en fruta), ya sabes cual puede ser el motivo. En esos casos, los puedes sustituir por otras frutas que agraden a tu paladar y que no provoquen molestias en tu digestión.

Deliciosas, pero también causantes de muchos gases.

Deliciosas, pero también causantes de muchos gases. Pixabay

Sin duda alguna, un clásico en las malas digestiones. Puesto que son ricas en fibras y proteínas, deben estar en tu dieta si los médicos o nutricionistas no te las desaconsejan por algún motivo específico. Sin ir más lejos, por los molestos gases que te producen. Esto se debe a que tu organismo no tiene las enzimas que permiten que las alubias se descompongan correctamente. Por lo tanto, las bacterias de los intestinos deben ser las encargadas de realizar esta tarea, lo que acabar provocando esos gases.

Comidas grasas

Las comidas grasas, como ocurre con ciertos quesos o con la mantequilla, causan reacciones imprevisibles en el aparato digestivo de muchas personas, que pueden ir del estreñimiento a la diarrea. En caso de que sientas ciertas molestias al comer estos productos, como ocurre en tantos otros casos, evita tomarlos y opta por comidas bajas en grasa. Si te ha pasado con alimentos lácteos, como la leche o los quesos, podrías incluso considerar si tu problema es de intolerancia a la lactosa y deberías ir al médico para comprobarlo.

[Más información: No, no tienes que esperar dos horas para bañarte después de comer por la digestión]