El doctor Keshav Singh y sus ratones, envejecidos prematuramente y posteriormente restaurados.

El doctor Keshav Singh y sus ratones, envejecidos prematuramente y posteriormente restaurados. University of Alabama at Birmingham.

Investigación Genética

Las arrugas y calvicie provocadas por la edad tienen cura: estos ratones son la prueba

Aunque hoy en día la calvicie es un terreno médico rodeado de múltiples mitos y escasos tratamientos funcionales, se trata de un concepto diferente de la pérdida de pelo relacionada con la edad. Tanto esta caída de cabello como las arrugas, ambas debidas al proceso natural de envejecimiento, eran aún poco entendidas e irreversibles. Pero esto podría cambiar según nuevo trabajo.

En el nuevo estudio, a cargo de los investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham (UAB) y publicado recientemente en Cell Death & Disease, se habría logrado revertir tanto la pérdida de cabello como las arrugas asociadas a la edad en ratones, algo que podría allanar el camino a futuros tratamientos contra el deterioro de la piel y la caída de pelo en seres humanos.

En anteriores investigaciones ya se vislumbró un posible papel de las mitocondrias en el envejecimiento, unos orgánulos responsables de procesar la energía para la actividad celular general. Su mala función a lo largo del tiempo se habría relacionado con el envejecimiento normal, dado que el agotamiento de su ADN propio, también llamado ADN mitocondrial o ADNmt, se ha relacionado con diversas enfermedades en los seres humanos. Es el caso de la diabetes, trastornos neurológicos y algunos tipos de cáncer.

De media, un ser humano pierde alrededor de cuatro copias de ADN mitocondrial cada diez años. No se sabe con certeza si dicha disminución del ADNmt se debe a alguna enfermedad relacionada con la edad, pero lo que sí demuestra este trabajo es que evitar dicha pérdida y restaurar el ADMmt podría mejorar los síntomas de dolencias relacionadas con el envejecimiento, incluyendo la aparición de arrugas y la pérdida de pelo.

El curioso caso del ratón rejuvenecido

Para demostrarlo, el equipo del genetista Keshav Singh diseñó un modelo de ratón donde el ADNmt podía agotarse usando un activador de antibióticos. A las ocho semanas de edad, se administró a los ratones este activador. Cuatro semanas después de haber ordenado el agotamiento, los ratones mostraban signos de pérdida de cabello, arrugas y letargo, todos ellos síntomas de un envejecimiento normal que en este caso se había activado de forma acelerada.

Cuando se retiró el antibiótico (Doxiciclina), se lograron revertir todos los signos del envejecimiento, dando lugar a un crecimiento del pelo y un alisamiento de todas las arrugas en los roedores. Esto sugeriría que el ADNmt sería un importante regulador del envejecimiento natural

Sin embargo, este trabajo no examinó qué otras repercusiones podría tener agotar o restaurar este tipo de ADNmt, aunque en las pruebas iniciales se detectaron pocos cambios en los diversos órganos examinados. Esto también sugeriría que las mitocondrias tienen un papel mucho más importante en la salud y envejecimiento de la piel de lo que se pensaba anteriormente.

Aún así, los investigadores afirman que es necesario continuar estudiando al respecto, con el objetivo de extrapolar estos resultados a los seres humanos y poder crear un tratamiento adecuado que sea capaz de modular la actividad de las mitocondrias y su ADNmt, evitando al máximo los efectos secundarios de dicha modulación.